El que miente es el candidato Guillermo Lasso, banquero enriquecido en medio de crisis económica y sanitaria en Ecuador

Por Liset García (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano Cuba.

En medio de una pandemia que ha dejado un saldo superior a los 332 mil contagiados, y en total casi 17 mil decesos, según informó el Ministerio de Salud este viernes, se hacen públicas algunas noticias sobre evasión fiscal, peculado y sumas cuantiosas en las arcas privadas del candidato Guillermo Lasso, delitos por lo que no podría seguir aspirando a la presidencia de país.

Al hacerse públicos los desmanes financieros de Lasso, ha quedado respondida la pregunta que le hiciera el candidato por la Unión de la Esperanza, Andrés Arauz, durante el debate presidencial el pasado 21 de marzo: ¿la banca o el país? A esa interrogante se refirió en un twitt el expresidente Rafael Correa. 

Solo en 2020, según el Servicio de Rentas Internas (SRI), el banquero, quien lidera el movimiento Creando Oportunidades (Creo), con el cual pretende llegar al poder en alianza con el Partido Social Cristiano, tuvo ganancias de 6.4 millones de dólares provenientes del Banco de Guayaquil, del que sigue siendo su mayor accionista, pese a negar esos vínculos.

Además, de acuerdo con una publicación de Jake Johnston, de The Center for Economic and Policy Research (CEPR), del 31 de marzo último, Lasso contaría con 114 propiedades en los condados de Broward y Miami-Dade, valoradas en más de 30 millones de dólares.

Pese a que en 2017 en Ecuador se aprobó en referéndum la prohibición de que políticos y funcionarios públicos tengan activos en paraísos fiscales, han sido identificadas unas 50 compañías asociadas con Lasso, algunas de ellas son propiedades enmascaradas mediante miembros de su familia, asociados y personas vinculadas a negocios de bienes raíces en la Florida, EE.UU, según una investigación publicada por la periodista Cynthia García en el diario argentino Página/12.

La normativa en cuestión, aprobada por el pueblo ecuatoriano daba un año para desprenderse de ese dinero o transferirlos. Y aunque Florida no se considera en la lista de paraísos fiscales, cuánto no tendrá más allá si se sabe del camuflaje que intenta ocultar los reales dueños de un sinnúmero de propiedades cuyo número ha crecido desde ese propio año. No hay dudas de ello después de salir a la luz que el banquero parece estar involucrado en intereses bancarios que facilitan la fuga de capitales desde Ecuador hacia Panamá.

Lo paradójico es que el líder de Creo llamó mentiroso a Arauz en el mencionado debate, y cobra fuerza la campaña sucia contra él, con la complicidad de los medios de la derecha. Mientras tanto, surgen nuevas piezas del entramado de engañifas de Lasso, y ninguno de esos medios, que se dicen objetivos e imparciales, son capaces de denunciar su enriquecimiento acelerado e ilícito, que además son de larga data.

Ya en 2012, el economista y docente universitario Hernán Ramos, había publicado que en el salvataje del Banco Continental la figura de Guillermo Lasso no resultó “ni marginal ni accidental”. Entonces, este consultor internacional en economía denunció lo ocurrido como flagrante caso de corrupción bancaria netamente privado, de amplia repercusión social, ya que se inyectaron enormes cantidades de recursos de todos los ecuatorianos. https://www.americaeconomia.com/analisis-opinion/por-los-laberintos-del-banquero-ecuatoriano-guillermo-lasso

En 2016 el banquero había declarado un valor inferior de su patrimonio con lo que consiguió pagar una menor contribución destinada a mitigar los daños provocados por el terremoto de ese año, a lo cual estaba obligado, según la Ley orgánica de solidaridad dictada entonces.

Al contabilizar sus posesiones, el organismo de control tributario encontró que Lasso no incluyó el 35,43% de sus acciones del Banco de Guayaquil. El SRI determinó que el verdadero patrimonio, directo e indirecto, del hoy candidato presidencial, ascendía a USD 174’292.280,34, es decir, se encontró una diferencia patrimonial de USD 149’726.262,51, según publica el analista Orlando Pérez en el multimedio Telesur. https://www.telesurtv.net/opinion/Las-cuentas-de-Guillermo-Lasso-en-plena-pandemia-20210402-0001.html

Refiere que al detectarse la evasión fiscal, se le impuso un nuevo pago de acuerdo con lo establecido, pero el 2 de marzo de 2018, presentó un reclamo administrativo que cinco meses más tarde fue aceptado por la nueva directora del SRI, Marisol Andrade, nombrada por el presidente Lenin Moreno.

“¡Qué vergüenza!”, escribió este viernes en Twitter, el expresidente Rafael Correa, tras conocerse las nuevas triquiñuelas del candidato a la presidencia por la derecha ecuatoriana, y recordó que “en agosto 2018, por pedido del propio banquero, Gobierno de Lenín Moreno le devolvió a Guillermo Lasso 1.5 millones de dólares de la contribución solidaria establecida por Ley, debido al terremoto que afectó gravemente a Manabí y Esmeraldas”.

El otro tema son los gastos de las campañas electorales (este es su tercer intento por llegar a Carondelet), en los que el líder de Creo no ve decrecer su patrimonio, sino todo lo contrario. ¿Hay que creerle que el financiamiento sale de fondos legales, como supuestamente ha declarado al Consejo Electoral?

De acuerdo con otras revelaciones de documentos de tributación oficiales, 2020 fue mejor para Lasso que los cuatro años anteriores. En 2019 ganó dos millones de dólares; en 2018, 2.3 millones de dólares; en 2017, 4.3 millones de dólares; en 2016, 1.7 millones de dólares; y, en 2015, 2.8 millones de dólares.

Al tiempo que el país contabiliza un millón de desempleados, y en medio de la pandemia el banco de Guayaquil fue de los que más eficientemente cobraron las deudas de los ciudadanos, Lasso ganó el equivalente a 16.000 salarios básicos de Ecuador, y su patrimonio engordó en más de cien millones. Solo la banca en sociedad con el presidente Lenín Moreno subió sus ingresos, cuando el resto de la economía crecía 0%.

De ahí que el candidato presidencial por UNES, Andrés Arauz, presentó en febrero una denuncia en la Fiscalía contra Lasso, por presunto peculado bancario y financiamiento de su campaña electoral, lo que significa distraer fondos privados del banco de Guayaquil para destinarlos al financiamiento de sus campañas electorales, un delito tipificado en el artículo 278 del Código Orgánico Integral Penal, que aún no ha tenido respuesta.

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Reuters.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: