Noticias falsas y periodismo de paz: Una reflexión de Luciano Vasapollo a partir de las indicaciones del Papa Francisco

La invitación a promover “un periodismo de paz, no queriendo decir con esta expresión un periodismo de bienestar, que niega la existencia de problemas graves y adquiere tonalidades blandas” es lo que quiso recoger la “Associazione Padre Virginio Rotondi”, dando vida este periódico. En su mensaje para la 52ª Jornada de las Comunicaciones Sociales, el Papa Francisco habla de “un periodismo sin pretensiones, hostil a las falsedades, a las consignas efectivas ya las declaraciones grandilocuentes; un periodismo hecho por personas para personas, y que se entiende como un servicio a todas las personas, especialmente a aquellas, la mayoría en el mundo, que no tienen voz; un periodismo que no quema la noticia, pero que apuesta por investigar las causas reales de los conflictos, promover el entendimiento desde las raíces y superarlas mediante la iniciación de procesos virtuosos; un periodismo comprometido con indicar soluciones alternativas a la escalada del clamor y la violencia verbal ”.

Estos mismos conceptos fueron repetidos por Francesco en una entrevista a Jordi Évole -periodista y humorista español irreverente, presentador de “Salvados”, uno de los programas de infoentretenimiento más populares de España, también por sus importantes investigaciones – en la que el Papa ha evocado a los cuatro pecados de los medios de comunicación.

La “desinformación”, que da la noticia sólo a medias y no del todo. Y de nuevo la “calumnia”: hay medios que difaman sin problemas, fuertes en el poder que tienen hoy sobre las masas. ¿Quién se toma hoy la libertad de juzgarlos? Y hablando de nuevo de “difamación”, el Papa enfatiza cómo cada individuo debe gozar de su propia reputación: sacar historias del pasado que ya están cerradas, sólo por enlodarlo, es profundamente incorrecto. Y finalmente, el Papa Francisco condena el “escandalismo”, esa búsqueda constante de escándalos, sean verdaderos o presuntos. Una vez superados estos cuatro obstáculos, la comunicación “es algo maravilloso” y quien no cae en estos peligros es “la flor” del sector.

Al director que le señala que hay medios de comunicación pertenecientes a la Iglesia en España que practican “esas malas actitudes de las que se quejaba”, el Papa responde que conoce a alguno y que no hacen más que avivar más confusión. “Para ser uno que no la ve, hizo un análisis bastante importante de la televisión actual”, observa irónicamente Évole, con quien el Papa también habla sobre las redes sociales: “Las redes sociales son siempre una bendición pero también pueden ser una fuente de alienación o simplemente una lluvia de noticias no objetivas”  y “te crean una gran confusión”. Está lo bueno y lo “no tan bueno”, en las redes sociales, como en todas las cosas.

Según Francisco, “el mejor antídoto contra la falsedad no son las estrategias, sino las personas: personas que, libres de ansias, están dispuestas a escuchar y con el esfuerzo de un diálogo sincero dejan que la verdad emerja; personas que, atraídas por el bien, se responsabilizan en el uso del lenguaje”.

En este esfuerzo, “están particularmente involucrados quienes, por mandato, están obligados a ser responsables de informar, es decir, el periodista”, a quien el Papa Francisco define como el “guardián de las noticias” y que como tal debe preservarlas.

“Son denuncias valientes que nadie más tiene el coraje de hacer hoy”, comenta Luciano Vasapollo, profesor de economía internacional en la Sapienza, miembro de la Red en defensa de la humanidad así como de la secretaría de la Red Comunista, quien ha participa desde hace algún tiempo a través de la “Asociación Padre Virginio Rotondi por el Periodismo por la Paz”, en la promoción de FarodiRoma.”

“Nuestro agradecimiento a Francesco –continúa Vasapollo– por lo que hace por la humanidad. Es verdaderamente un revolucionario, debemos tener el coraje de empezar a decir que este Papa es un revolucionario, que se le puede comparar con revolucionarios comunistas, como Fidel, que fue un padre para mí, y Raúl Castro, que hizo un muy discurso de alto nivel, abriendo las obras del Congreso del Partido Comunista de Cuba, como el Che Guevara, como Chávez. Pero entre los más grandes revolucionarios no podemos olvidarnos de Francisco de Asís, no podemos olvidarnos del Papa Juan XXIII, y no puedo olvidar a este Papa, que en mi opinión es muy alto, que hace esta declaración en la que me encuentro.”

“Sobre este tema, yo mismo escribí un libro con Rita Martufi en el ’99 ‘Comunicación desviada’ que luego fue reeditado hace un par de años por Hefesto con el subtítulo “Gorilas entrenados y estrategias de mando en la nueva cadena de valor”, en el que, sobre la base del pensamiento de Gramsci, destaco el papel de la comunicación, que puede convertirse en un recurso del capital comunicacional, en el sentido de una comunicación que ya no es un elemento de apoyo a las estrategias del capital multinacional, sino que forma parte de la valorización, parte de la producción de plusvalía, de la nueva cadena de valor. Una forma de ser del conocimiento en esta cadena de valor, en la que utilizan la comunicación como herramienta para fomentar la opresión. Como dice el Papa: con calumnias, difamación instrumental al servicio de un proceso de dominación. Una comunicación que se pone al servicio de una cadena de valor, por tanto genera valor y, a través de un totalitarismo de comunicación estratégica desviada, también homologa el capital intelectual”.

Según Vasapollo, “lamentablemente esta es la estrategia que suelen llevar a cabo la televisión, la filmografía, los periódicos y la información difundida en Internet para abrirse paso entre las personas con poca cultura”.

“Pero al mismo tiempo -agrega el docente- puede ser utilizado por intelectuales como herramienta de comunicación también en la Universidad, donde ocurre que recurren a la difamación, el delito de difamación, falsedad, calumnia que afecta a la persona, con el estilo de los seguidores del imperialismo que deben bombardear un país, deben hacer una guerra deben hacer el bloqueo contra Cuba, contra Venezuela, contra Palestina contra Irán, y que utilizan la campaña de desinformación para luego bombardear, como sucedió en Irak e Irán.”

“En resumen, como en la guerra militar se utilizan calumnias y, obviamente, difamación, incluso en diferentes contextos, por ejemplo precisamente en el mundo universitario, se promueve la desinformación y en lugar de reconocer al profesor que cumple con su deber lo hace con un sentido extremo de sacrificio, trabajando 20 horas diarias, inventando calumnias, por ejemplo que los libros son enseñados y escritos para enriquecerse con derechos de autor. Por ejemplo, afirma Vasapollo, no acepto un centavo. De hecho, lucho contra los derechos de autor comerciales como estos, por ejemplo, para la vacuna. Y me parece que ese es el sentido de compartir conocimientos que caracteriza a la docencia universitaria, cuya libertad está garantizada por la Constitución Italiana”.

Vasapollo señala la relevancia de Gramsci en todo esto: “Hago un llamado –explica– a las fuerzas sanas del país, a los jóvenes en particular, a los jóvenes por favor, por favor no acepten en la forma absoluta de ser hijos de la comunicación desviada y totalitarismo de ‘información, tratar de entender que el capital intelectual no debe estar al servicio de unos pocos, convirtiéndose en gorilas entrenados para estrategias de mando”.

Finalmente, Vasapollo subraya que “las campañas de desinformación juegan un papel muy específico y estas no son innovaciones originales, son solo la fase más reciente de un largo proceso que comenzó con la elección del industrialismo y que siempre se manifiesta en formas más brutales que también utilizan información de esta manera”.

«Y hay que hacer lo que dijo Gramsci, que es poner una participación activa, de la inteligencia, de la imaginación, de la iniciativa del trabajador y por tanto del alumno. Ustedes jóvenes, por favor, no se dejen llevar por esta sociedad de las redes sociales, los mensajes de texto, y en su lugar hablen informados y aun chocando en un conflicto dialéctico por la verdad”.

Tomado de FarodiRoma.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: