Pensamiento crítico: Geopolítica de vacunas y lucha antiimperialista

Compartir

Por Rodrigo Suñe y Giovani del Prete.

El problema de las vacunas está ligado umbilicalmente al tema del hambre, el desempleo, las deudas y los bloqueos criminales. A más de un año del inicio de esta pandemia, una cosa es cierta: solo la vacunación masiva, pública y gratuita, es la solución para revertir esta situación de muertes y tragedias.

En teoría, ya sabemos cuál debería ser la respuesta. En la práctica, empresas y gobiernos de todo el mundo están librando una guerra paralela a la guerra contra el virus.

La guerra por la vulneración de la propiedad intelectual para producir la vacuna ha sido el gran conflicto que expone las desigualdades entre el Norte y el Sur Global en medio de la pandemia.

Aquí estamos hablando del llamado “nacionalismo de la vacuna”, caracterizado por la reproducción del apartheid médico existente entre los países imperialistas y los países de la periferia del mundo.

Según datos de Oxfam (2020), con el 14% de la población mundial, los países ricos compraron el 53% del stock mundial de vacunas prometido por la industria farmacéutica. Muchos de estos países ya han garantizado unas tres dosis para cada uno de sus habitantes. Canadá, por ejemplo, tiene el equivalente a cinco dosis para cada uno de sus ciudadanos.

Por otro lado, el mismo estudio señala que solo una de cada diez personas en países pobres podrá recibir el inmunizador a fines de 2021. Con esta tasa de vacunación, la población de países de ingresos medios estará inmunizada en 2022 , y la de los países pobres en 2023 o 2024. Una tragedia.

La siguiente tabla, de la plataforma Our World in Data, coordinada por la Universidad de Oxford, muestra la distribución de las dosis de vacuna administradas por cada 100 habitantes de cada país. Los países azul oscuro (Norte Global) tienen más de dos dosis del inmunizador en stock para cada habitante.

Pero, ¿qué explica y cómo podemos solucionar este problema? Este apartheid médico entre el Norte y el Sur Global tiene sus raíces en la propiedad privada.

El estudio «Alerta Roja: vacuna popular», elaborado por el Instituto Tricontinental, muestra que la producción a gran escala del agente inmunizante se ve impedida por la vigencia del régimen de patentes, que garantiza a las grandes empresas farmacéuticas la propiedad intelectual de la receta (conocimientos e insumos) de producción de vacunas.

No es casualidad que India y Sudáfrica lideren el llamamiento a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para suspender temporalmente las patentes relacionadas con inmunizadores y suministros para combatir la Covid.

Sin embargo, gracias a inversiones públicas multimillonarias en sus laboratorios privados, los países del Norte Global son precisamente los principales defensores del régimen de patentes, legitimando así el derecho al monopolio y la realización de ganancias exorbitantes en medio de una pandemia.

Toda pobreza extrema es hermana gemela de la riqueza extrema. Este es el resultado de la tendencia estructural de concentración y centralización del capital. En otras palabras, este apartheid médico revela la naturaleza imperialista del Norte Global, que antepone las ganancias de su burguesía a las vidas de 7.700 millones de seres humanos.

La salida de esta catástrofe más que anunciada solo puede ser colectiva, coordinada a nivel mundial. O todos ganan esta carrera por la vacuna o nadie ganará. Es así de simple.

Además de Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea, Brasil es el único país fuera del Norte Global que tampoco aboga por la ruptura temporal de patentes, contribuyendo al mantenimiento de la lógica del lucro por encima de la vida, estando al lado del monopolios internacionales y ser cómplice de la tragedia humanitaria.

Vale la pena recordar que este país latinoamericano incluso podría estar produciendo vacunas a gran escala si se compartiera información y métodos de fabricación del inmunizador. Sin embargo, la orientación de la actual política exterior brasileña, de subordinación pasiva al imperialismo, impide al gigante latino cooperar con otras naciones para una solución más rápida a esta crisis de salud.

Brasil debería estar del lado de los más de 100 países que avalan esta propuesta con la OMC. En cuanto a las vacunas, además del fin de las patentes, también debemos invertir en la iniciativa Covax Facility , una coalición de más de 160 países de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que haya una distribución justa y equitativa de las vacunas en el mundo.

Sin embargo, aunque es la medida más urgente, la producción de vacunas por sí sola no resuelve el problema. Como nos explica Vijay Prashad , además del apartheid médico, también existe el apartheid del dinero y la comida. Juntos, estos tres apartheids estructuran sociedades en todo el mundo, lo que significa que cualquier esfuerzo para superar estas crisis debe incluir políticas de empleo, ingresos, salud pública y soberanía alimentaria.

Ante este diagnóstico, son muchos los desafíos que se imponen a todas las organizaciones políticas, movimientos populares, gobiernos progresistas, y a todos y a todos los que defienden la vacuna como un bien para la humanidad, una lucha que tiene, en esencia, una lucha anti- carácter imperialista.

Este fue el esfuerzo realizado por el Día Internacional de la Lucha Antiimperialista , articulación que aglutina a diferentes redes internacionales de movimientos populares y partidos políticos, entre el 7 y el 11 de abril.

La Acción Antiimperialista por la Vida también contó con la participación de otras redes, campañas y colectivos de salud, convocando acciones simbólicas en las calles y en las redes sociales para denunciar el control que ejercen las grandes transnacionales de la industria farmacéutica y de los países. que concentran el stock de vacunas, además de expresar la solidaridad con los trabajadores de la salud y las familias de los millones de víctimas del covid-19 en torno al lema: “Vacuna y salud pública gratuita para todos, en todo el mundo, ¡ahora!”.

Identificamos algunos desafíos para continuar el proceso de articulación de la lucha antiimperialista, continuando las luchas que construimos entre el 7 y el 11 de abril.

Primero, la necesidad de conjugar las diferentes formas de lucha, a nivel ideológico, institucional y de masas, entendiéndolas como complementarias e identificando las más adecuadas para cada momento histórico, sin perder la perspectiva que tanto la lucha ideológica como la lucha institucional deben tener. Estar subordinado a la lucha de masas, que es la forma de lucha que es capaz de alterar la correlación de fuerzas en la sociedad.

Necesitamos librar la batalla de ideas y denunciar este modelo de comercialización y concentración privada de vacunas, señalando las alternativas concretas que se están desarrollando, especialmente por parte de los gobiernos socialistas, para enfrentar los problemas de la pandemia y sus desarrollos futuros. En esto, destacamos el papel central que deben cumplir la comunicación y la cultura, como herramientas de disputa ideológica y politización de la sociedad.

Al mismo tiempo, debemos sumar esfuerzos en las iniciativas de los gobiernos comprometidos con la vacunación como derecho humanitario y en las arduas luchas institucionales que se librarán en los organismos multilaterales, especialmente en la ONU), en la OMS y en la OMC.

Es necesario que estos organismos asuman su responsabilidad ante este escenario de desigualdad explícita en la adquisición de vacunas. Aunque somos conscientes de los límites de estos órganos, es fundamental que aumentemos la presión sobre ellos.

Y sin embargo, es una tarea central estimular, movilizar y contribuir con iniciativas que ayuden en el proceso de organización de la clase trabajadora, en los diferentes territorios donde se ubica. Solo así estaremos mejor posicionados para que, cuando las condiciones sanitarias lo permitan, podamos tener la capacidad de convocar luchas sociales masivas.

La construcción de la fuerza social, a través del trabajo paciente y permanente, adaptando las formas a la realidad concreta que tenemos, es una tarea urgente. No podemos tener ningún tipo de actitud pasiva y abstencionista ante este trágico escenario.

En segundo lugar, debemos ampliar la articulación internacional entre las más diversas redes de movimientos populares, entidades sindicales, organizaciones y líderes políticos, religiosos, intelectuales, artistas, abogados, científicos, etc. Buscando siempre, desde esta amplia diversidad, la unidad de acción antiimperialista en defensa de la vacuna como bien de la humanidad.

Es importante resaltar que solo podremos impactar en la mesa política internacional y en la sociedad en general si contamos con la fuerza política y social para que esta bandera asuma la centralidad que necesita.

En tercer lugar, debemos continuar el proceso de construcción de una plataforma de emergencia que contribuya a la cohesión de las fuerzas políticas a nivel internacional en torno a un plan de lucha común para que los pueblos del mundo enfrenten los problemas concretos de la pandemia, que también señalan la reconstrucción de la posguerra. pandemia mundial, basada en las necesidades objetivas de los más afectados por la profunda crisis que vive el sistema capitalista, acelerada por la pandemia.

Algunos elementos iniciales de lo que sería esta plataforma de emergencia están sistematizados en el Manifiesto Internacional por la Vida , pero es necesario profundizarlos, identificando cuáles son los puntos centrales que brindan las condiciones para la unidad de acción a nivel internacional.

El problema de las vacunas está ligado umbilicalmente al tema del hambre, el desempleo, las deudas y los bloqueos criminales, a nivel económico, financiero y comercial, impuestos por el imperialismo estadounidense y sus aliados a los países del Sur Global.

La identificación de apartheid sanitario, alimentario y financiero nos ayuda mucho en la construcción de una síntesis inicial que estructura este plan de acción y movilización en torno a temas candentes a afrontar juntos ahora.

Ante una pandemia que se impone como un problema para los pueblos del mundo, para que podamos avanzar en la lucha por la vacuna como bien común de la humanidad, un elemento es fundamental: el valor de la Solidaridad Internacionalista.

Es decir, es solo combinando las diferentes formas de lucha, ampliando la articulación política internacional de la clase trabajadora y los pueblos del mundo en torno a una plataforma de emergencia, acumulando fuerza entre nosotros, que podremos avanzar en la construcción. de una estrategia común para enfrentar al enemigo número uno de la humanidad: el imperialismo.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina / Foto de portada: Getty Images. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: