Sebastián Piñera y otra crisis política en Chile

Compartir

Por Orlando Oramas León (*)/ Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

 

Cual si fuera un estado cuasi natural, el Presidente chileno Sebastián Piñera encara otra crisis política, esta vez enfrentado al Congreso y a la ciudadanía y de nuevo montado en la polémica sobre el retiro de fondos de pensiones ante la coyuntura provocada por la Covid-19.

Se trata del tercer retiro de pensiones que beneficiarían sobre todo a sectores de clase media, los cuales echarían mano a sus prestaciones para poder enfrentar los gastos asociados a la pandemia y la morosa intervención social gubernamental.

La iniciativa prevé el retiro del 10 por ciento de sus fondos de pensiones por millones de personas, para enfrentar con sus propios recursos las penurias económicas que agobian a las familias a falta de ayudas más sustanciales del Gobierno. 

Hace una semana el Congreso aprobó el tercer retiro, un reclamo mayoritario entre los ciudadanos. Ello ocurrió luego de más de un mes de cuarentena en la mayor parte de la geografía chilena, donde resurgieron las protestas sociales.

Ante la tardía ayuda del gobierno, la oposición de centro izquierda e incluso de actores alineados con Piñera impulsaron el proyecto aprobado a la postre por el Legislativo, pero impugnado por el mandatario ante el Tribunal Constitucional. Ese órgano de justicia falló contra igual propuesta en ocasión del segundo retiro, que antes había aceptado tras la presentación y aprobación de una iniciativa gubernamental en el Congreso.

Piñera, desmejorado en las encuestas, volvió a recurrir a la misma estrategia y provocó un pico de tensión entre el poder ejecutivo y el legislativo, mientras atiza la temperatura social.

Varios gremios convocaron a una huelga general en rechazo a la decisión del jefe de Estado de recurrir al Tribunal Constitucional, mientras que los trabajadores portuarios paralizaron labores.

Reportes de prensa dan cuenta de la interrupción de turnos de trabajo en los puertos de Valparaíso y San Antonio, los dos más importantes del país, aunque la Unión Portuaria de Chile señaló que la convocatoria a la huelga fue acogida en más de una veintena de terminales.

Informaciones desde Valparaíso señalan que se registró una manifestación en las cercanías de la sede del Sindicato de Estibadores de ese puerto, donde los participantes desplegaron una gran tela reclamando la desaparición de las empresas aseguradoras de fondo de pensiones.

En tanto, en el puerto de San Antonio, los portuarios incendiaron barricadas en varias vías cercanas a la terminal y se enfrentaron con fuerzas policiales que arremetieron con carros lanza agua.

Mientras tanto, más de una veintena de senadores consideraron en una declaración conjunta que la propuesta de Piñera «no formula ningún reparo sustantivo al proyecto aprobado por el Congreso, por lo que bien pudo haberlo convertido en ley y actuar con la diligencia que demanda la actual situación».

La formulación oficial entrega un bono de 200 mil pesos (285 dólares) para quienes quedaron con sus cuentas en cero con los dos retiros anteriores autorizados en julio y enero, pero hace una acotación condicional.

El Ejecutivo propone un aumento de dos por ciento a los tributos de los empleadores y un aporte del Estado para recuperar los fondos de las cuestionadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), en el centro del enojo ciudadano y entre las causales de las protestas de octubre de 2019.

Con ello el gobernante «ha expresado la voluntad de entregar mayores recursos a las AFP, lo cual redunda en el fortalecimiento de un sistema agotado, y asimismo gravar a las clases medias, -especialmente pequeños y medianos empresarios- con nuevos impuestos», subrayan los senadores en su pronunciamiento.

La nueva crisis política vuelve a mostrar el mandatario chileno sordo a los reclamos populares, elitista y poco propenso al diálogo. Ello a pesar de ser, con apenas nueve por ciento de popularidad, el Presidente con el más bajo «rating» desde que llegó a su fin la dictadura pinochetista y de haber quemado naves entre sus aliados en el Congreso, como se expresó en la votación del tercer retiro.

Como dijera a Radio Universidad de Chile el senador por el Partido de Renovación Nacional (derecha), Manuel José Ossandón: Piñera “llega tarde y agudiza un conflicto institucional que está instalado en el Congreso y que lo tiene a él y al Tribunal Constitucional como protagonistas». Y concluye: “Su propuesta lo único que logra es profundizar la desconfianza que genera él y su gobierno. Se pasaron semanas diciendo que era una mala idea el tercer retiro y de un momento a otro se propone un proyecto que, como siempre, es presentado por la fuerza de los hechos”.

Así está el ambiente político y social chileno, a apenas tres semanas para elegir a alcaldes, concejales y constituyentes. También previo a los comicios presidenciales y parlamentarios de noviembre, y todo ello en medio de la irresuelta coyuntura sanitaria provocada por la Covid-19.

(*)  Periodista cubano, autor de los libros “Raúl Roa, periodismo y Revolución”, “Pohanohara, cubanos en Paraguay” y “Cuentos del Arañero”.

Foto de portada: CNN.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: