Talento cubano sustituye costosas importaciones para Venezuela

Compartir

Por Yosdany Morejón Ortega.

El asesoramiento cubano en Venezuela posibilita hoy que la planta de recuperación de trasformadores eléctricos “La Mariposa” estabilice las operaciones y exhiba con orgullo un ahorro de millones de dólares por concepto de sustitución de importaciones.

Alexis Iván Landeiro Ferro, responsable cubano de la fábrica, explicó a Cubadebate que en un primer momento se capacitaron a los técnicos e ingenieros venezolanos, quienes luego se sumaron al proyecto, conscientes de la importancia de la tarea.

Actualmente se han rescatado más de 8.000 trasformadores eléctricos y sus componentes, con un ahorro en divisas que ronda los 2.000 dólares por cada unidad en el mercado internacional.

La planta llevaba 7 años paralizada y cuenta hoy con tecnología y equipamientos de punta, incluso le solicitamos a Cuba aumentar el número de especialistas nuestros aquí, para intensificar un trabajo que ya se estabiliza y exhibe logros”, explica Landeiro Ferro y luego acota: “No olvides que Venezuela también está sometida al criminal bloqueo norteamericano”.

Comoquiera que la sustitución de importaciones es de vital importancia para el Gobierno que encabeza el presidente Nicolás Maduro, el arribo oportuno de las materias primas se ha mantenido constante y hoy devuelven al sistema eléctrico nacional cerca de 120 unidades cada mes.

“La mariposa” recibe transformadores averiados de toda Venezuela a través de la gestión que realiza la Corporación Eléctrica Nacional S.A. (CORPOELEC). Una vez en la fábrica, estos son diagnosticados, reparados y finalmente comprobados en correspondencia con los estándares más rigurosos del mercado, gracias a un moderno laboratorio habilitado para tales fines.

“El impacto social de la labor que realizamos es muy grande. Mediante la reinserción en el sistema de los trasformadores recuperados, les hemos devuelto el servicio eléctrico a miles de personas y generamos empleos. El ahorro es general, ya sea por concepto de flete o de importación”, refiere.

En menos de una semana termina todo el proceso de recuperación y al ser reinstalado con las condiciones técnicas necesarias; se obtiene un trasformador de distribución habilitado para otros 15, o 20 años de vida útil nuevamente.

Los 10 trabajadores que posee la planta se afanan en la reparación y pintura del chasis, enrollado (ya sea de baja o de alta) del núcleo, entre otras acciones. Para ello emplean materiales que tienen un bajo costo en el mercado internacional como el papel diamantado, electrocartón y alambre circular de cobre.

Con el objetivo de certificar la fiabilidad y eficiencia del producto recuperado, este se somete a una tensión “destructiva” que supera los 34.000 volts; sólo si pasa la prueba es devuelto a la red eléctrica nacional y entra en funcionamiento.

Dichos dispositivos se basan en el fenómeno de la inducción electromagnética y son capaces de convertir la energía eléctrica alterna de un cierto nivel de tensión, en energía alterna de otro nivel de tensión.

La asesoría técnica cubana en “La Mariposa” incluye a enrolladores, ensambladores y un personal capacitado que apuesta por la cooperación entre los pueblos hermanos.

Tomado de Cubadebate/ Fotos: Yosdany Morejón.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: