Alza de contagios y decesos por Covid en Uruguay mueve polémica por falta de medidas eficaces

Compartir

Por Liset García (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano Cuba.

Una polémica desatada en torno a la contención de la Covid parece no tener salida en Uruguay, mientras la enfermedad encuentra brechas para expandirse y provoca dolor y desesperanza. Nuevos récords de contagios, como el de este viernes, con 1 847 casos nuevos, pone la curva en casi 36.000 enfermos activos, de los cuales 542 están en centros de cuidados críticos, según el informe del Sistema Nacional de Emergencias.

Alarma, asimismo, que del total de casos positivos confirmados más de siete mil corresponden a personal de la salud, lo cual se suma a otro dato pavoroso, la cantidad de decesos. Solo este viernes fallecieron 52 personas diagnosticadas con coronavirus, y en total ya son 4.118, dato considerado por el coordinador del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), Rafael Radi, como “excesivamente alto”, que habla de que “algo de la estrategia de control no está funcionando”.

El experto valoró que en la situación actual para “lograr una reducción considerable de los contagios… hay que apagar”. Dijo que “hoy es tan grande la circulación que si cerrás una cosa y no la otra, lo que bloqueás por acá se te traslada por allá. Si bien nosotros en un momento planteamos que las medidas podían ser escalonadas, hoy lo que hay no es suficiente”.

Sin embargo, legisladores de los partidos de la coalición de gobierno respaldaron al Ejecutivo y consideran adecuadas sus medidas sanitarias frente a la pandemia.

Al propio tiempo, el actual asesor del Frente Amplio (FA) y exsubsecretario de Salud, Miguel Fernández Galeano, opinó que es “imprescindible” extender las medidas. “Sería absolutamente inconveniente, y no hago demagogia, abrir la educación, pero hay que hacer que la educación no siga siendo lo único cerrado; hay que cerrar todo. No está mal no abrir educación, pero está bien, de verdad, si se hace todo”, reflexionó en entrevista para La Diaria.

Este médico también destacó que según recomendación de los científicos el pasado 7 de febrero “se debería cerrar las escuelas en caso de llegar a un nivel de transmisión TC4, y eso se hizo”, señaló, pero al unísono “no se cerraron los boliches, los shoppings, los comercios, y la actividad privada siguió funcionando”. Es obvio que el gobierno hizo una lectura “selectiva” del contenido y “eligió lo que le servía”.

Entonces, y ante la subida de los casos, el propio Rafael Radi dijo que había que “blindar abril”, pero el gobierno no reforzó las medidas. Ahora ese experto sostiene que “estamos lejos de que la epidemia se termine” y agregó que “cada uno de nosotros tiene muchas chances de infectarse y pasarla mal”. Reiteró que el grupo mantiene las recomendaciones del 7 de febrero.

Sin embargo, el Gobierno lo que hizo fue extender en el tiempo las mismas medidas de restricción de la movilidad previstas hasta el 30 de mayo. Ahora estarán vigentes hasta el 6 de junio, momento en que se evaluaría nuevamente el panorama sanitario, según afirmaron fuentes de la presidencia.

De modo que hasta esa fecha siguen suspendidos los espectáculos públicos, fiestas y eventos sociales, y estarán cerradas las oficinas públicas, los casinos del Estado y las plazas de comida de los shoppings. Y los anuncios sobre nuevas etapas en el retorno a la presencialidad en la educación, queda pendiente por ahora.

Por su parte, el profesor Mario Bergara, y senador por el FA, escribió en su cuenta de Twitter, que es “momento” de que el gobierno atienda y siga las “indicaciones” del GACH.

Otros senadores del Frente también consideran “insuficientes” las medidas que decidió prorrogar el gobierno e insiste en reducir radicalmente la movilidad. Una de ellos es la doctora y diputada Cristina Lustemberg, integrante de la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social de la Cámara Baja, quien opina que es “totalmente insuficiente” continuar hasta el 6 de junio las medidas vigentes.

La también exsubsecretaria del Ministerio de Salud Pública, apoyó la adopción de medidas radicales de restricción de la movilidad, como solicitaron los asesores del FA. Afirmó que es necesario “tomar medidas de confinamiento a corto plazo”, en el entendido de que “la estrategia actual no está funcionando”.

Aseguró que la alternativa es “bajar rápidamente la movilidad para que la vacunación pueda tener el impacto adecuado”. Y agregó que “en política hay que saber retroceder en algunas decisiones cuando está en peligro la salud».

Aclaró que las medidas propuestas por los asesores del FA, no hablan de “períodos de confinamiento largo, con el desgaste que eso tiene”, sino de “una estrategia de eliminación por tiempo corto y con un Estado mucho más presente, porque no nos podemos acostumbrar a las cifras que hoy tenemos”.

Por su parte, otra diputada, integrante de la Comisión de Salud, Lucía Etcheverry, se sumó a la idea de ir por más medidas de reducción, y al propio tiempo aplicar otras en el plano económico. “Hay una situación crítica y todas las prestaciones que han estado en juego han sido insuficientes, y son tardías, además”.

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: EFE.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: