China tilda de juego político plan de Estados Unidos de publicar informe sobre origen del COVID-19

Compartir

 La intención de Estados Unidos de publicar un informe sobre los orígenes del COVID-19 representa un juego político y un intento de culpar a los demás, declaró en una rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian.

El Presidente del país norteamericano, Joe Biden, anunció que publicaría en su totalidad un informe sobre el origen del coronavirus, a menos que se descubriera algo que él no sabía.
 
«El origen del virus es un problema científico complejo. Esta vez, EEUU intenta permitir que sean los servicios secretos quienes saquen conclusiones científicas. Eso solo sugiere que Washington no está interesado en la verdad, no quiere ninguna investigación científica, se trata solo de un juego político, un intento de echar la culpa a los demás y deshacerse de la responsabilidad», dijo el diplomático.  Zhao agregó que la reciente insistencia de la Casa Blanca en la necesidad de investigar el posible origen de laboratorio del virus revela los «motivos ocultos» y las «malas intenciones» de EEUU.

El 26 de mayo, la Casa Blanca difundió un comunicado en el que no se descarta una versión de que la propagación del coronavirus se debe a un accidente en un laboratorio científico.

El texto reproduce las palabras de Biden de que la Comunidad de Inteligencia de EEUU (CI) determinó que no había información suficiente para evaluar si el COVID-19 provenía del contacto humano con un animal infectado o de una fuga de laboratorio y ordenó a la CI que redoblara los esfuerzos para investigar el asunto y le informara de sus hallazgos en 90 días.

The Wall Street Journal informó el pasado 23 de mayo, citando datos de inteligencia, que tres empleados de laboratorio en Wuhan, China, se enfermaron en noviembre de 2019 con síntomas similares al COVID-19, lo que, según el diario, debería respaldar la hipótesis de que el virus podría haberse originado en el gigante asiático.

El primer caso de COVID-19 se informó en diciembre de 2019 en Wuhan, ubicada en la provincia central china de Hubei. El expresidente de EEUU Donald Trump (2017-2021) culpó del brote a China, y formuló sospechas de que se había originado en un laboratorio de virología en Wuhan.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) envió varias misiones de investigación a Wuhan y publicó un informe completo en marzo, en el que concluyó que la filtración del laboratorio era «extremadamente improbable». Los expertos de la OMS aseguraron además que el virus se transmitió a los humanos a partir de animales que pueden haber consumido murciélagos.
 
EEUU y otros 13 países emitieron una declaración conjunta que arroja dudas sobre la exactitud del informe de la OMS y pidieron una investigación «transparente e independiente» sobre los orígenes del COVID-19.

Tomado de Sputnik/ Foto de portada: AP. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: