Las bajas de la reforma tributaria en Colombia

Por Orlando Oramas León (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano

El ministro de Hacienda de Colombia, Alberto Carrasquilla, renunció hoy a su cargo como resultado del rechazo popular a la propuesta de reforma tributaria de la que es autor, y con él se va también el viceministro de esa cartera, Juan Alberto Londoño.

Son las dos primeras bajas del gobierno frente a las manifestaciones y el paro popular contra la propuesta del presidente Iván Duque, quien el domingo dio marcha atrás y retiró el polémico proyecto.

La iniciativa, que no a llegó a ser revisada por el Congreso de la República, contemplaba el aumento o imposición del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a servicios y productos y la ampliación de la base impositiva sobre los salarios lo que, según especialistas, afectaría a la clase media y a personas de menor poder adquisitivo.

Según sus detractores, la reforma pretendía transferir a las clases medias y medias bajas el costo de los programas sociales y de las medidas de mitigación de la pandemia de Covid-19. A la vez aducen que el plan dejaba intacto el injusto sistema tributario que beneficia a exclusivos sectores económicos.

El mandatario anunció el retiro del proyecto de ley conocido como Solidaridad Sostenible y pidió al Congreso tramitar de forma urgente una nueva propuesta consensuada con el resto de los partidos políticos y sectores de la sociedad.

Uno de los epicentros del rechazo social resulta la ciudad de Cali, capital del departamento Valle del Cauca, donde organizaciones no gubernamentales afirman que las manifestaciones de los últimos días se saldaron con 16 muertos y 234 heridos.

La ONG Temblores informó de 940 casos de violencia policial, además de 21 homicidios y cuatro casos de violencia sexual a nivel nacional, informó Europa Press.

«Vemos con gran preocupación que se están accionando armas de fuego contra los protestantes, en ciudades como Cali, Facatativá y Bogotá, sin importar el contexto de las movilizaciones del 9 de septiembre de 2019», advirtió el coordinador de la plataforma GRITA, que depende de la organización Temblores, Alejandro Rodríguez.

Lo cierto es que la represión gubernamental lejos de disuadir las protestas las incentiva. Duque retiró la reforma, pero mantuvo las tropas en las calles, mientras organizaciones sociales, estudiantes, sindicalistas e indígenas anunciaron que mantendrán lo que denominan como «paro cívico indefinido» en Cali y de otras ciudades colombianas.

Esas agrupaciones afirmaron en un comunicado que ganaron «una primera batalla ante la decisión del Gobierno de retirar la Reforma Tributaria, pero no hemos ganado la lucha».

Al respecto coinciden en mantener la presión popular » hasta que no se retire todo el paquetazo de Duque que incluye la Reforma Laboral, Reforma a la Salud, Reforma Pensional, hasta que no se haga justicia por las personas asesinadas, heridas y capturadas en este arduo trabajo de movilización».

Con Carrasquilla se fue un neoliberal de los duros, que ya había aplicado tal recetario como titular de Hacienda bajo la presidencia de Álvaro Uribe. Cierto es que estabilizó las financias, pero colocó al país sudamericano como el segundo más desigual en Latinoamérica, con alta deuda pública y déficit fiscal.

Son flagelos que están en el colimador de las anunciadas protestas populares, cual despertar de los millones de bajas, los excluidos, por el neoliberalismo en Colombia.

(*)  Periodista cubano, autor de los libros “Raúl Roa, periodismo y Revolución”, “Pohanohara, cubanos en Paraguay” y “Cuentos del Arañero”.

Foto  de portada: Marca

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: