Médicos japoneses exponen riesgo de celebrar los JJOO

Compartir

El líder del gremio médico acusó al COI y al Gobierno japonés de subestimar el peligro de la celebración deportiva.

El Sindicato Nacional de Médicos de Japón, que presentó en mayo una petición al Gobierno para la cancelación de los Juegos Olímpicos de Tokio, informó este jueves que su llamamiento intenta evitar cualquier riesgo de que surja una nueva cepa de Covid-19.

«No podemos permitir la potencial aparición de otra mutación más peligrosa resultante de los Juegos Olímpicos», anunció el presidente del sindicato, doctor Naoto Ueyama, en rueda de prensa con el Club de Corresponsales Extranjeros de Tokio.

Ueyama señaló que, si el virus mutase, debido a la convergencia de las cepas británica, brasileña e india en el marco de la celebración del evento deportivo, y surgiera una nueva “que afecte a la eficacia de las vacunas o haga que los niños enfermen gravemente, no supondrá un problema sólo para Japón, sino para todo el mundo”.

El líder sindical es un especialista en medicina interna den el hospital de Saitama, situado al norte de Tokio y acusó al Comité Olímpico Internacional (COI) y al Gobierno japonés de “subestimar el peligro” y de “poner en riesgo las campañas de vacunación” a nivel internacional.

De acuerdo con los cálculos recientes de los organizadores de las competiciones, está previsto que unos 15.000 atletas y 78.000 miembros de la familia olímpica y otros participantes viajen a Japón. El COI anunció que esperan que más del 80 por ciento lleguen inmunizados.

Por su parte, Ueyama apuntó que “la vacuna no es una cura y hemos visto que otras variantes se están propagando en países que adoptaron medidas más estrictas, como Taiwán o Vietnam”. Además, reiteró que las vacunas no previenen los contagios sino el desarrollo de síntomas graves y los involucrados en los juegos no tendrán preferencia para la vacunación.

Solo el 6 por ciento de los japoneses tienen al menos una dosis de vacuna antiCovid-19, que actualmente está inmunizando a personal sanitario y personas mayores de 65 años. La campaña es “embarazosamente lenta”, según Ueyama, y ese grupo tiene poco vínculo con el magno evento deportivo.

“Si surge una nueva cepa resistente a las vacunas, dará igual el porcentaje de inmunizados» que haya alcanzado cada país”, agregó y dijo que las normas anteriores “no son suficientes para prevenir la propagación de nuevas cepas”, refiriéndose a la reciente ola de la enfermedad en países asiáticos que fueron alabados por su respuesta inicial a la enfermedad.

Tomado de Telesur/ Foto de portada: EFE

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario