Piden solidaridad con testigo de masacre de Chiul en Guatemala

Compartir

Autoridades ancestrales, organizaciones campesinas y de derechos humanos pidieron hoy solidaridad con la causa de Arnulfo Oxlaj, único testigo de la masacre de Chiul, en Guatemala.

Oxlaj fue detenido la víspera en San Juan La Laguna a pocas horas de su participación en un acto organizado por el Comité Comunal de Dignificación de la memoria de 116 niños asesinados en la aldea Chiul, Cunén, departamento de Quiché, en 1988.

Desde la penitenciaría, el filósofo maya aseguró en un video que por ahora los asesinos lograron sus objetivos, pero ‘encarcelado o inclusive muerto, las voces por la justicia seguirán haciendo eco’.

‘Sabiendo que mis secuestradores, torturadores y asesinos me quieren ver callado, vine desde Europa para la dignificación y conmemoración de los cuerpos de mis 115 compañeros que se quedaron en el pozo’, explicó.

Ante las denuncias que Oxlaj promueve desde hace varios días en redes sociales para conmemorar 33 años de los hechos y la búsqueda de justicia, ayer se produjo su captura y traslado a un juzgado de femicidio de Sololá por supuestos delitos de agresión sexual.

Por este motivo, el Comité Comunal de Dignificación de la Memoria de los niños masacrados, suspendió las actividades programadas para hoy y llamó a solidarizarse con una causa que consideró un montaje.

En un comunicado, esta institución deploró que prácticas de intimidación, hostigamiento, persecución o criminalización continúen siendo utilizadas para silenciar las voces en defensa de la Madre Tierra, la vida y la justicia.

‘Estos actos -afirma el texto- no podrán acallar las voces y los gritos de aquellos niños que permanecen en ese oscuro pozo y los responsables serán llevados y sentenciados en juicio’.

El 21 de mayo de 1988, elementos del Ejército de Guatemala en complicidad con autoridades de Gobierno tomaron control de la aldea Chiul y durante varias horas torturaron a los detenidos y violaron a las mujeres.

Los niños fueron secuestrados y tirados en un pozo lleno de agua y de heces de los soldados, donde poco a poco todos murieron ahogados, a excepción de Oxlaj, quien por estos días brindó su testimonio de los acontecimientos en foros virtuales.

Desde 2008, el único sobreviviente exige justicia ante las instancias del gobierno de Guatemala, pero el caso avanza poco.

Tomado de Prensa Latina

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: