Repunte económico mundial reforzará envíos de remesas

Compartir

Con el repunte del crecimiento económico las remesas hacia los países de bajos y medianos ingresos aumentarán un 2,6 por ciento en 2021 hasta los 553 mil millones de dólares, estimó el Banco Mundial.

Señaló además el reporte, que para 2022 esos envíos pueden crecer un 2,2 por ciento y llegar a los 565 mil millones de dólares, según estimaciones recogidas en el informe Resiliencia. Crisis de COVID-19 a través de una lente de migración, de ese organismo internacional y el Centro para la Migración y del Desarrollo.

Pese a la crisis sanitaria y económica de la Covid-19 y a lo que se estimaba cuando comenzó la pandemia, los flujos de remesas demostraron capacidad de resistencia y disminuyeron menos de lo previsto en 2020.

Precisó el documento que las naciones de ingreso bajos y medianos recibieron remisiones monetarias de los migrantes registradas oficialmente por 540 mil millones de dólares en 2020, apenas 1,6 puntos porcentuales por debajo del total de los 548 mil millones de 2019.

Esos ingresos aumentaron en América Latina y el Caribe, Asia meridional, Oriente Medio y Norte de África, en tanto cayeron en Asia oriental y el Pacífico, Europa, Asia central y en África al sur del Sahara.

Se estima que hay más de 270 millones de trabajadores migrantes en todo el mundo, quienes envían a sus lugares de origen en promedio el 15 por ciento de sus ingresos, a pesar de recibir peores remuneraciones en relación con los locales, y estar más expuestos a las crisis económicas.

Lo cierto es que las remesas consiguieron resistir el impacto de la pandemia y como resultado, en 2020 superaron los volúmenes de la inversión extranjera directa (259 mil millones de dólares) y de asistencia externa para el desarrollo de organismos multilaterales (179 mil millones de dólares).

El presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Gilbert F. Houngbo considera que el dinero recibido es fundamental para ayudar a millones de personas en la pobreza, pues los 200 o 300 dólares que cada migrante envía representan alrededor del 60 por ciento de los ingresos del hogar de la familia.

‘Esto marca una enorme diferencia en sus vidas y en las comunidades en las que viven’, subrayó el máximo representante del FIDA.

La mitad de ese dinero se destina directamente a las zonas rurales, donde viven las tres cuartas partes de los pobres y los que padecen inseguridad alimentaria, según las estadísticas de esa agencia de Naciones Unidas.

Estudios de esa entidad afirman que en tiempos de crisis los migrantes envían más remesas a sus países de origen, como ha ocurrido con la Covid-19, pues esas personas por lo general trabajan en sectores considerados esenciales, que se mantuvieron activos durante los momentos más duros de la pandemia, como la agricultura, la construcción y la sanidad.

De ahí su relevancia económica, social y política ya que aproximadamente una de cada nueve personas en todo el mundo recibe el apoyo de los fondos enviados a su hogar de origen por los trabajadores migrantes.

Tomado de Prensa Latina/ Imagen ilustrativa de portada: Getty  Images

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: