Canadá: La Venezuelofobia al servicio de la clase multimillonaria

Compartir

Por Pierre LeBlanc.

El gobierno canadiense ha anunciado con orgullo que será el anfitrión de una Conferencia Internacional de Donantes en Solidaridad con los Refugiados y Migrantes Venezolanos el 17 de junio de 2021. Una vez más, el primer ministro Justin Trudeau y la viceprimera ministra Chrystia Freeland, a instancias de sus gigantes corporativos y Departamento de Estado de EEUU ventrílocuos, orquestan esta pantomima de «ayuda humanitaria» bien trazada, aunque poco sincera. No es más que otro capítulo de la letanía de 20 años de intentos fallidos liderados por Estados Unidos para derrocar a un gobierno debidamente elegido y para convertir en pulpa el camino elegido por los venezolanos hacia la soberanía social, económica y política.

A raíz de la rápida disminución del apetito mundial por este particular gambito de cambio de régimen, la conferencia de donantes, un sustituto recubierto de chocolate de la difunta cábala de gánsteres del Grupo de Lima, es un intento apenas velado de revivir los grotescos sueños de los barones del robo de las industrias financiera, petrolera y minera. Estos mercaderes del colonialismo del siglo XXI buscan invadir Venezuela para destriparla de sus muchas riquezas. Una de sus estrellas, Elon Musk, dijo famosamente sobre el golpe de Estado patrocinado por Estados Unidos contra la rica en litio Bolivia: «¡Golpearemos a quien queramos! Acéptenlo». El mero cambio de régimen no saciará la sed de sangre de estos barones. Deben poner en práctica el inquilino hegemónico de Estados Unidos para que el pueblo venezolano no tenga nunca más la audacia de levantarse de las cenizas del desmembramiento de las instituciones y sistemas que ha elegido. (Un escenario ilegal igualmente nefasto, dirigido por el Congreso estadounidense, se está desarrollando actualmente contra Nicaragua, con atroces sanciones, e injerencias y travesuras internas, por parte de Estados Unidos y Canadá).

Recientemente, Canadá se ha visto asediado por sucesos y recriminaciones que han sacudido su imagen:

  • el horrible asesinato en masa en Londres, Ontario, de cuatro miembros de una familia musulmana, que simplemente salían a dar un tranquilo paseo nocturno;
  • el descubrimiento de una fosa común de 215 niños en un internado de Kamloops, en la Columbia Británica, víctimas de una política de más de 100 años de los colonos blancos para extinguir a los pueblos indígenas de Canadá, incluida la eliminación intencionada de la memoria de su existencia;
  • la defensa por parte de Canadá de los horrendos bombardeos sionistas israelíes y el insensible asesinato en masa de innumerables niños, mujeres y hombres palestinos, así como el robo de casas y la catastrófica destrucción del barrio de Sheikh Jara, un épico pogromo de limpieza étnica contra los palestinos y los árabes israelíes de Jerusalén Este;
  • en Yemen, la incalificable ejecución masiva de musulmanes, permitida por Canadá, ya sea mediante bombardeos (cientos de miles de personas) o la bárbara inanición táctica de guerra (decenas de miles de niños ya han muerto y millones de personas están pasando hambre) por parte de Arabia Saudí, utilizando vehículos blindados fabricados en Canadá y financiados por los contribuyentes, así como una amplia gama de material militar.

¿Qué tiene que ver todo esto con el dulce y altruista discurso de Canadá como anfitrión de la Conferencia de Donantes? Los 20 años de persecución y ataque implacable al pueblo venezolano por parte de EE.UU. y Canadá y la degradación de sus apreciados sistemas políticos y económicos a través de sanciones mortíferas, incursiones paramilitares y el bloqueo económico marítimo y aéreo tienen la misma génesis que la Islamofobia y el mismo propósito. Se trata de aniquilar a los «ingratos» y aplastar su forma de vida y sus instituciones porque su propia existencia como modelo alternativo de «una forma mejor y más humana de vivir, para y con los demás» es una amenaza existencial para el dominio y la riqueza salvajemente acumulada de los súper ricos y poderosos que han construido sus catedrales sobre el trabajo explotado, a menudo forzado, y la evasión de impuestos. Y que, despectivamente, han explotado la plaga del COVID-19, incluso estafando los programas de ayuda a la pandemia para catapultarse a la riqueza y el poder estratosféricos.

Los vuelos al espacio, subvencionados por el Estado, de estos ladrones no tan petos (Bezos, Musk) no son meros proyectos de vanidad; son su declaración a nosotros, simples mortales y súbditos, de su derecho divino a «dominar» y explotarnos sin piedad, hasta los huesos y las almas, hasta la última onza de la transferencia de riqueza de los trabajadores a los oligarcas que ellos han ingeniado. El éxito de su proyecto sólo puede lograrse mediante la instrumentalización de ese instrumento del capitalismo reconocido desde hace tiempo: el racismo. La tensión racista se alimenta de la propagación implacable del miedo y del odio profundo al otro, al extranjero; en el caso que nos ocupa, al sistema venezolano y a su pueblo; de ahí la Venezuelofobia. El fomento deliberado del odio es el vehículo de predilección empleado por quienes buscan fabricar el consentimiento para la lucha y la guerra en todas sus formas, a lo largo de las sanciones y el bloqueo. El odio y el racismo entre los pueblos objetivo funcionan porque los niveles de solidaridad necesarios para resistir el control multimillonario y el poder destructivo son mucho más difíciles de construir y mantener. Los gobiernos canadienses, a instancias de las corporaciones canadienses y extranjeras, y de los gobiernos extranjeros, se han convertido en maestros en ello.

La actual obsesión por aplastar el modelo venezolano ha alcanzado cotas absurdas. El Tío Sam, a través de sus sanciones y del control del aparato internacional de transferencia de dinero, acaba de cancelar la compra venezolana de vacunas COVID-19 por valor de 10 millones de dólares para su pueblo, nada menos que a COVAX, ordenando al Union Bank of Switzerland (UBS) que bloquee y embargue ilegalmente el pago a Venezuela. El mensaje de Estados Unidos es claro: el sistema sanitario mundial es un arma geopolítica que se desplegará contra cualquiera de sus enemigos, reales o imaginarios. Este acto estadounidense es una burla a la promesa de Joe Biden de dar a los países «necesitados» 500.000 dosis de vacuna COVID. Por otro lado, nos recuerda los verdaderos impulsos políticos de Biden y lo que le espera al mundo. Ya en 1986, declaró en el Senado de Estados Unidos «La ayuda a Israel es la mejor inversión de 3.000 millones de dólares que hacemos. Si no existiera Israel, Estados Unidos tendría que inventar un Israel para proteger nuestros intereses en la región».

Israel continuó entonces, utilizando al MOSSAD y a contratistas militares, para actuar como tropas de choque contra cualquier indicio de resistencia iniciada por el pueblo en muchos rincones del mundo donde el imperio no deseaba ser visto en acción. Escandalosamente, desde hace algunos años, la policía israelí ha estado entrenando a la policía estadounidense, en las propias ciudades de Estados Unidos, para sofocar Black Lives Matter e los movimientos Indio-Americanos. Hay que preguntarse. ¿Están también aquí en Canadá? Es difícil encontrar una demostración más clara de la explotación del racismo como herramienta de dominación.

Esta rapacería de fondos no es más que otro hito de depravación en una larga lista de atrocidades que, según el Relator Especial de las Naciones Unidas José Zalaya (julio de 2020), han causado 100.000 muertes innecesarias y el sufrimiento orquestado por el imperio de millones de venezolanos. Además, en febrero de 2021, Alena Douhan, Relatora Especial de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, dijo sobre las medidas coercitivas unilaterales y los derechos humanos «El efecto devastador de las sanciones impuestas se multiplica por la extraterritorialidad y el exceso de cumplimiento, afectando negativamente a los sectores público y privado, a los ciudadanos venezolanos, a las organizaciones no gubernamentales, a los nacionales de terceros países y a las empresas». Es precisamente este tipo de engaños pueriles de crímenes contra la humanidad por parte de EE.UU. y sus aliados lo que ha generado el gran número de migrantes que buscan una mejor oportunidad de supervivencia en otros países. Incluso el New York Times admite ahora que la devastación económica y el consiguiente flujo migratorio fueron causados por las sanciones de Estados Unidos. Para su sorpresa, los migrantes están peor en esos países y muchos están regresando a casa, mientras que a otros se les bloquea el viaje a casa por los gobiernos ultraderechistas de esos estados. La afirmación del gobierno canadiense de que estos venezolanos son refugiados es una mentira descarada, un testimonio de su sumisión fundamentalista al credo de la supremacía de los barones financieros. Sencillamente, el gobierno canadiense es una entidad capturada y comprometida con la ejecución de guerras híbridas y la imposición de dolor masivo.

Al igual que los ciudadanos de Venezuela, todo lo que los musulmanes canadienses y las Primeras Naciones, y también los palestinos y los yemeníes, desean es una vida decente y el poder de elegir su propio futuro económico y político. Desgraciadamente, las élites corporativas canadienses, los barones mediáticos aduladores y sus equivocadas siervas políticas no lo tolerarán. El gobierno canadiense, que está sometido a sus amos y a los patrocinadores de Estados Unidos, sirve obedientemente como máquina de propagar el odio y el racismo. Cada vez que el primer ministro Justin Trudeau o uno de sus ministros declara su apoyo ciego e incondicional al Estado sionista del apartheid israelí y al asesinato masivo de palestinos, fomenta la Islamofobia en nuestra tierra y numerosos canadienses ven esto como una luz verde para arrojar o, mucho peor, asesinar a los musulmanes.

Los 215 niños indígenas (sólo el primero de ese tipo de descubrimientos) sepultados en Kamloops es algo profundamente perturbador. Además, el despilfarro de millones de dólares por parte del gobierno en los tribunales para intentar saltarse las decisiones judiciales y los llamamientos para financiar de forma equitativa la educación y la atención sanitaria de los niños indígenas, a los ojos de muchos canadienses, confirman que los niños de las Primeras Naciones y sus familias son personas desiguales e inferiores, dignas de desprecio y oprobio. El robo de tierras indígenas para construir oleoductos y la Presa Sitio C, así como la destrucción gratuita de su medio ambiente y su modo de vida, son similares a la declaración de temporada abierta de las corporaciones y los gobiernos contra las Primeras Naciones. Las lágrimas de cocodrilo del gobierno, en plena efervescencia, tienen poca resonancia entre los pueblos indígenas y otros canadienses de buena fe.

La venta masiva de vehículos blindados canadienses, financiados por los contribuyentes, y otro material militar que Arabia Saudí utiliza para exterminar, mutilar y matar de hambre a millones de yemeníes es otro grito a los racistas de Canadá de que los musulmanes son un blanco legítimo. El silencio de Canadá ante el bombardeo y los ataques militares de Estados Unidos contra Yemen dice mucho: «miren este objeto brillante de política antirracista ficticia», mientras da luz verde al comportamiento de la supremacía blanca. Las vigilias y las frases que suenan bien no reducirán el odio que genera el racismo en Canadá; sólo lo hará la inversión de las posiciones respecto a Palestina, Yemen, Venezuela y hacer lo justo por las Primeras Naciones y las comunidades racializadas de Canadá.

Tras la masacre de Londres, Ontario, el primer ministro Trudeau declaró: «La Islamofobia es real. El racismo es real. No deberían tener que enfrentarse a ese odio en sus comunidades, en su país». No, señor Trudeau. Basta. Las acciones de su gobierno hablan mucho más fuerte que sus palabras, fomentando el odio y, por lo tanto, el racismo que estimula a las almas económica y socialmente desafectadas que recorren el paisaje callejero en busca de chivos expiatorios sobre los que descargar su rabia y desesperación.

La política actual de Canadá hacia Venezuela no está predestinada celestialmente. El gobierno de Justin Trudeau / Chrystia Freeland puede y debe:

  1. Anular la Conferencia Internacional de Donantes del 17 de junio de 2021.
  2. Cancelar inmediatamente todas sus sanciones contra el Estado venezolano, sus funcionarios y sus ciudadanos.
  3. Restablecer las relaciones bilaterales plenas con el gobierno debidamente electo de Venezuela, incluyendo el otorgamiento de credenciales al embajador y cónsules generales designados por el gobierno del Presidente Maduro en Canadá.
  4. Promulgar una ley, reforzada con fuertes sanciones financieras y legales, que obligue a todas las empresas petroleras y mineras canadienses a dejar de interferir en los asuntos internos de Venezuela, y a devolver todos los fondos y propiedades, incluida CITGO, que han robado a los venezolanos por medios ilegítimos y casos judiciales artificiosos en tribunales canguro estadounidenses.
  5. Compensar a Venezuela por la terrible devastación que la guerra híbrida canadiense ha causado a los niños, mujeres, hombres y economía durante los últimos 20 años.
  6. Exigir al presidente Joe Bidden el desmantelamiento inmediato del «sistema de sanciones, bloqueo y tácticas para doblar el brazo» que Estados Unidos ha erigido con un efecto tan destructivo y mortal.
  7. Solicitar el apoyo internacional para la eliminación de todas las políticas y prácticas del sistema financiero internacional que sirven para bloquear todas las transacciones financieras por y con el gobierno venezolano y las instituciones, organizaciones e individuos venezolanos.
  8. Insistir en que Gran Bretaña libere inmediatamente a Venezuela la enorme olla de oro que ha robado para que Venezuela pueda comprar las vacunas, medicinas y equipos médicos que necesita para luchar contra el COVID-19 y proporcionar servicios médicos adecuados a su pueblo, tal como lo estaba haciendo antes de la imposición de este obsceno castigo colectivo de crímenes contra la humanidad.
  9. Instar a todas las instituciones financieras y a todos los países que están reteniendo o que han robado fondos venezolanos al amparo de esta guerra híbrida diseñada por Estados Unidos y Canadá a que liberen todos estos fondos a Venezuela, ya sea que estén retenidos en Suiza, Estados Unidos, Portugal, Gran Bretaña, Canadá o en cualquier otro rincón del mundo.
  10. Cancelar su acuerdo de libre comercio con Colombia para que este Estado delincuente ponga fin a los ataques armados de los grupos paramilitares y del crimen organizado colombianos contra Venezuela. Y, por supuesto, exigir a Duque de Colombia que ponga fin a la masacre de sus propios ciudadanos como lo está haciendo impunemente a escala masiva.

Estas medidas, exigidas por los principios básicos de la justicia humana, permitirían el florecimiento de la economía venezolana y serían mucho más útiles para los emigrantes que las migajas que puedan caer, con asfixiantes cuerdas adjuntas, de la conferencia del 17 de junio en Ottawa. Primer Ministro Trudeau, ha llegado el momento de adoptar una postura franca y eficaz contra el racismo y todo tipo de fobias sociopolíticas, incluida la Venezuelofobia.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina / Foto de portada: AP/DW.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: