Cuba: Autonomía económica, pandemia y creatividad

Compartir

Por Danay Galletty Hernández. 

¿Cómo un artista sobrevive en tiempos de pandemia? La pregunta no indaga solamente en cuestiones económicas. Busca respuestas también en la espiritualidad, la necesidad de creación, producción y movilidad.

«Primero salí embarazada y luego vino el COVID-19, entonces debía reinventarme», contó a Sputnik la artista Ruth Díaz Quintero.

Así nació Mauro’s, el primer negocio en el país dedicado a mecedoras para niños, surgido en el contexto de la crisis sanitaria y económica mundial, y resultado de la inventiva, la creatividad y la necesidad de «salir adelante». Lo que primero fue un hobby, hoy constituye un proyecto demandado en varias provincias del país y en naciones como Estados Unidos.

«Estaba en casa sin poder salir para cuidar no solo de mí, sino también de mi bebé. Y fue entonces cuando hice mi primer columpio. Es una diversión sana que ayuda a los pequeños en su desarrollo e independencia y establece un momento de complicidad entre padres e hijos», explicó la ingeniosa madre de 31 años.

Ruth pertenece a Habana Compás Dance, la banda cubana internacionalmente reconocida por impulsar una novedosa musicalidad. Creada a principios de los años 2000, fusiona danzas españolas, danza contemporánea y ritmos afrocubanos a una exclusiva percusión en un mismo espectáculo.

Precisamente, su vínculo con el mundo del arte y su desempeño como coreógrafa en en el grupo musical le confirieron, a su juicio, la capacidad innata para la imaginación. «Antes combinaba pasos y ritmos, hoy mezclo telas, colores y nuevos diseños. Aspiro a incorporar al emprendimiento juguetes didácticos y de aprendizaje», indicó.

¿Cómo es el mercado laboral en Cuba?

En 2010, Cuba, con 11,2 millones de habitantes, poseía alrededor de 157.000 trabajadores por cuenta propia. Cuatro años después, la cifra de cuentapropistas ascendió a 478.000 y mientras el 2020 registró más de 600.000 trabajadores autónomos, lo que representa 13% de la fuerza laboral en el país. Las empresas estatales, por su parte, ocupan el 85% de la economía.

Igualmente, en febrero de 2021, el archipiélago antillano incorporó a la lista inicial de 127 oficios, más de 2.000 actividades por cuenta propia legales. Si bien, como consecuencia de la pandemia COVID-19, el cierre de negocios y la disminución de horarios, más de 247.000 dueños de negocios o servicios privados solicitaron la suspensión de sus licencias en junio de 2020.La lista, contenida en el Clasificador Nacional de Actividades Económicas, excluye parcial o totalmente, 124 actividades a las cuales el sector privado no tendrá acceso por considerarse asuntos prioritarios o de seguridad nacional, entre ellas, la medicina, educación, defensa o explotación de recursos naturales. Sumado a ello, el cuentapropismo es uno de los ámbitos más golpeados por las sanciones de Estados Unidos y el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a la isla. La generalidad estaba dedicada al turismo y los servicios y, según datos oficiales, las licencias más demandadas en los últimos años son las de restaurantes privados, alquiler de habitaciones y transportista.

Sin embargo, para Ruth Díaz Quintero ese tipo de actividad comercial constituyó «una válvula de escape frente al encierro» y una alternativa viable ante la paralización de los espectáculos de Habana Compás Dance, compañía que integra desde hace más de 15 años.

«Mis primeras clientes fueron amigas, conocidas de grupos de WhatsApp y vecinos. Tengo la ventaja de que soy madre primeriza de un bebé con el rango de edad para utilizar los columpios que hago. Es muy bonito y hasta simpático, porque me mandan fotos y videos de sus hijos supercontentos y luego dormidos en el columpio. Todo eso lo viví yo también», señaló. El negocio constituye una fuente de empleo para toda la familia: Ana, la tía de su esposo, es la costurera; su cuñada Jenny, ayuda en el montaje de los columpios, el trenzado de las sogas y otras funciones; su tío Ricard crea los palos para el soporte del columpio y su esposo Carlos ha sido su mano derecha. En la confección, los profesionales de Mauro’s emplean telas, madera y sogas.

Los diseños originales nacen de la creatividad del equipo o son pedidos especiales de los clientes e incorporan motivos infantiles como elefantes, jirafas, osos, conejos, carros, unicornios o coronas. Como valor agregado integran al producto el nombre del bebé bordado. «Cuando finalice la pandemia llevaré ambos proyectos, buscaré el tiempo y la manera para hacerlo», concluyó.

Habana Compás Dance dentro y fuera de Cuba

En 2004, artistas de la agrupación Lizt Alfonso Dance Cuba conformaron Habana Compás Dance, bajo la dirección general de la bailarina y coreógrafa Liliet Rivera. Según recordó su director musical Eduardo Córdoba Reyes, en diálogo con Sputnik, la compañía luego preparó a 14 adolescentes con clases de ballet, danza contemporánea, bailes afrocubanos y flamenco.

Tras la aprobación del grupo por el Ministerio de Cultura de Cuba, el conjunto comenzó sus actuaciones con música grabada. «Ingresé cuatro años después y aprecié que sus integrantes poseían condiciones para la percusión (bongó, batá, tumbas, baquetas). Impartí clases y combinamos ambas manifestaciones artísticas, nuestro sello de distinción y originalidad», argumentó. Bastones, castañuelas, tacones, abanicos y taburetes —diseñados por el propio Córdoba, también artista plástico— confluyen en los performances y, en los últimos años, sumaron instrumentos como guitarra, violín, bajo, flauta, piano y una cantante. Actualmente, formados por 12 bailarinas, siete músicos y el equipo técnico, suman alrededor de 25 personas.

«Cuando estuvimos en Tampa, Estados Unidos, ciudad caracterizada por la presencia de cubanoamericanos, una vez concluimos el espectáculo el público nos regaló aplausos prolongados, acompañados de los gritos de ¡Viva Cuba! Igual nos sucedió en Turquía, nuestra primera gira, las personas bailaron y fue una acogida emocionante», aseguró a Sputnik la regisseur (directora) Lisset Fleitas.

En el país norteño, los artistas interpretaron Cuba, fusión y pasión, una de sus creaciones más reconocidas, de casi dos horas de duración y con la mezcla de pantomimas y ritmos nativos como el guaguancó, son, songo y bolero. Antes de salir a escena, sus integrantes siguen un ritual: «Nos reunimos, nos transmitimos energías positivas y nos animamos», expresó.El público de México, Chile, Saint Kitts and Nevis y Corea del Sur también recibió a Habana Compás Dance. Asimismo, la agrupación de la Mayor de las Antillas promueve la enseñanza a través del plan comunitario Danza y Percusión, dedicado a niñas y niños de cinco años de edad en adelante, quienes incluso intervienen en las actuaciones del conjunto.

Fleitas explicó que cuentan además, desde 2005, con talleres vocacionales donde el grupo se retroalimenta e incorpora a pequeños y adolescentes de La Habana y Artemisa. La sede de ambos proyectos es una casona estilo colonial, construida a finales del siglo XIX y ubicada en el capitalino municipio de Marianao.Shekeres, claves y cajones concurren, asimismo, en las obras RitmoGuantanameraRetoBajo el signo del tamborSalsón chá mambo y coreografías para temas como Recoge la ropa y vete, del grupo de rumba Los Papines, creado en 1962 en La Habana por los hermanos Luis, Alfredo, Jesús y Ricardo Abreu.

El entrenamiento de los miembros de Habana Compás Dance comienza en las mañanas con la preparación física, danza e interpretación de los instrumentos; en la tarde organizan el montaje de las coreografías y los ensayos. Durante la temporada de presentaciones disponen el orden de entrada, la posición en el escenario y el tiempo previo de calentamiento.

De acuerdo con la plataforma estadounidense TripAdvisor, catalogada como el sitio web de viajes más grande del mundo, los viajeros reconocen en la compañía de la isla «un ensamble perfecto«, «grupo de mujeres hermosísimas que desde pequeñas practican la percusión y hacen un trabajo magistral con dosis perfectas de cubanía» y «hermoso performance de colores y energía».

Tomado de Sputnik/ Foto de portada: Habana Compás Dance.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: