Cuba: Reporte del pinchazo en brazo propio

Compartir

Por Liset García

Periodistas, fotorreporteros y otros miembros del gremio de la prensa cubana reciben la primera dosis del candidato vacunal Abdala como voluntarios en los estudios de intervención sanitaria que verifica la efectividad de ese fármaco.

Cazadores de noticias, cazados en la operación que impulsa Cuba para salvar vidas frente a la pandemia, se convirtieron en protagonistas de esa hazaña, tras la inclusión de un grupo de profesionales de la prensa en el estudio de intervención sanitaria que se lleva a cabo en el país. Desde  este martes 1 de junio comenzó su  inmunización con el candidato vacunal Abdala, fruto del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología.

Gracias a un acuerdo entre el Ministerio de Salud Pública y la Unión de Periodistas de Cuba se hizo posible que cambiaran por un rato su rol de espectadores críticos de la realidad, para formar parte como voluntarios en ese estudio, luego de meses de sortear los riesgos de contagio, dado que el sector periodístico no ha parado sus labores desde que fuera decretada la pandemia.

Quienes nos encontramos en la Casa de la Prensa de La Habana para recibir la primera dosis del fármaco, cuyos resultados están bajo la lupa de los científicos, expresaban gratitud a Jorge Legañoa, vicepresidente de la UPEC encargado de dirigir in situ la operación.

Agradecidos porque como es obvio no es lo mismo reportar lo que se ha vivido en tiempos de pandemia, escribir de la atención del personal de salud, de los enfermos y del avance de los investigadores con los candidatos vacunales, que vivir la experiencia en brazo propio, e intercambiar con médicos y enfermeras que posibilitaron la vacunación al grupo incluido en el estudio.

De la proeza cubana con las cinco formulaciones en proceso de ensayo clínico contra esa enfermedad nos tocará seguir hablando durante mucho tiempo, y también de lo que representa para una pequeña isla cumplir el propósito de inmunizar con esos productos a toda su población, en medio de tanto cerco imperial, absurdamente empecinado en impedirlo.

La organización en dos vacunatorios, con sus salas de espera y otras condiciones facilitó también el intercambio entre colegas, que debido al aislamiento han estado tiempo sin verse.

Pese a carencias materiales se trazó una estrategia, asentada en una industria biotecnológica y farmacéutica consolidada y dispuesta a poner a Cuba en los titulares del mundo, aunque todavía abundan quienes no quieren ver o silencian tamaña faena, y, peor aún, los que niegan y manipulan con mentiras la obra que médicos y enfermeros del país han hecho y hacen por la salud de decenas de pueblos, incluido el combate a la Covid-19 en naciones desarrolladas que solicitaron esa ayuda.

Frente a tales desafíos, el país encaró no solo el desarrollo de protocolos de atención y diversos fármacos para mejorar el estado de los contagiados, sino esos preparados que pronto serán vacunas con nombre propio.

Los candidatos Soberana 02 y Abdala, cuyas terceras fases de ensayo clínico están a punto de concluir en la primera y concluyó ya en la segunda, prosiguen etapas de estudio para medir su impacto en grupos poblacionales y territorios de riesgo, cuyos resultados servirán para seguir haciendo ciencia, determinar el grado de efectividad de esos fármacos, la duración de la inmunogenicidad…

Al quehacer entrelazado entre el Instituto Finlay de Vacunas, el Centro de Inmunología Molecular, el de Ingeniería Genética, el de Biopreparados, y otros, más el personal de salud actuando casi sin descanso en la primera línea, se debe que podamos repetir lo que dice el dúo Buena Fe: En esta dosis/ están la fe y la fuerza de un país/ más protegido, más inmune/ más feliz”.

Estudiantes de medicina recogieron la información requerida de cada voluntario, midieron la presión arterial y vigilaron de cerca a varios de ellos que quizás por la emoción o la impaciencia, se pasaron de 120 con 80 y tuvieron que esperar para vacunarse.
Médicos y enfermeras, siguen el protocolo establecido, indagan en las condiciones epidemiológicas de cada voluntario y recogen la aceptación del consentimiento informado para ser incluidos en el estudio
El pinchazo apenas duele, pero cada periodista lo asume con la esperanza de quedar protegido frente a esa enfermedad que sí ha provocado mucho dolor en todo el mundo.
No falta la gratitud al personal sanitario que ha estado tantos meses en el foco rojo de la pandemia, y a quienes casi no les hemos podido ver los rostros.

Tomado de Bohemia/ Fotos: Jorge Luis Sánchez Rivera

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: