Gangrena y sordera: Nuevos síntomas provocados por la variante delta del coronavirus

Compartir

Trastornos intestinales severos, gangrena y sordera. Son algunos de los nuevos síntomas descritos en pacientes de COVID-19 contagiados por la variante delta del coronavirus en la India, que ha sumido al país asiático en un verdadero infierno desde hace varios meses, con más de 400.000 contagios diarios. Este descubrimiento se une a la preocupación en torno a la mayor contagiosidad de esta versión del SARS-CoV-2 y su rápida propagación a más de 60 estados de todo el planeta.

A lo largo de los últimos seis meses, esta variante, la B.1.617.2, ha ido viajando entre países y poco a poco se está imponiendo en algunos de estos territorios. Así, su paulatina implantación y sus consecuencias cada vez más palpables han obligado al Reino Unido a reconsiderar su plan de reapertura, que debía culminar el próximo 21 de junio. También Estados Unidos llamó el pasado martes a acelerar la vacunación para frenar el avance de esta versión del virus.

Ahora, estos nuevos síntomas observados en los pacientes indios -no descritos previamente en los afectados por otras variantes- han hecho saltar las alarmas de los expertos, aunque advierten de que será necesaria más evidencia científica para comprobar que efectivamente están relacionadas con la B.1.617.2, según explica Abdul Ghafur, médico especializado en enfermedades infecciosas del Hospital Apollo de Chennai, y recoge Bloomberg.

Gangrena y sordera

Hasta el momento, los trombos asociados a la COVID-19 se habían localizado fundamentalmente en el cerebro, el corazón y las extremidades. Sin embargo, esta nueva versión del SARS-CoV-2 produce coágulos en el intestino, que pueden provocar gangrenas en los pacientes que pongan en peligro sus vidas, según han podido observar los facultativos indios.

En esta línea, el cirujano cardiovascular Aniruddha Bhuiyan detalló al periódico local Times of India que estos coágulos en el intestino puede conducir a gangrenas que, si no se tratan en menos de 24 horas, pueden reducir las opciones de supervivencia del paciente al 50%.

No obstante, estas gangrenas no se producen solo en el intestino, sino que pueden aparecer en otras partes del cuerpo, explica Ganesh Manudhane. Este cardiólogo del Hospital Siete Colinas de Bombai ha tratado a ocho personas con estos problemas de coágulos en los últimos dos meses y dos de ellos han sufrido la amputación de varios dedos y un pie. «Vi tres o cuatro casos el año pasado y ahora tratamos un paciente cada semana», dice.

«El año pasado, creíamos que habíamos aprendido sobre nuestro enemigo, pero ha cambiado. Este virus se ha vuelto muy muy impredecible», lamenta Ghafur, que relata cómo el dolor abdominal y articular, las náuseas, los vómitos y la pérdida de apetito se han convertido en habituales entre los infectados. Entre estos síntomas, sobresale, por lo inusual hasta la fecha, la sordera, ahonda Hetal Marfatia, cirujano de nariz y garganta del Hospital King Edward Memorial de Bombai.

Escape a las vacunas

Una de las grandes preocupaciones ligadas a la variante delta es la posibilidad de que presente un mayor escape a las vacunas respecto a las mayoritarias hasta el momento. En este sentido, un estudio publicado la semana pasada en la revista The Lancet apunta a que el nivel de anticuerpos capaces de neutralizar la B.1.617.2 es más de cinco veces menor respecto a la original del coronavirus en personas vacunadas con Pfizer.

Asimismo, el Servicio de Salud Pública de Inglaterra (PHE) detectó que la protección contra la enfermedad sintomática causada por la B.1.617.2 en individuos vacunados con una dosis de Pfizer o AstraZeneca caía al 33%, frente al 50% de efectividad contra la variante británica.

Propagación de la variante

Si el escape a las vacunas de la B.1.617.2 es una de las grandes inquietudes de las autoridades y los expertos, la capacidad de propagación de esta variante es otro de los principales motivos de ansiedad. «La mejor estimación en este momento es que puede ser un 60 % más contagiosa que alfa (la británica)«, afirmó Neil Ferguson, científico del Imperial College de Londres la semana pasada.

Estos datos son aún más preocupantes si se tiene en cuenta que la variante alfa, hallada en Kent, al sureste de Inglaterra, ya era entre un 45% y 95% más contagiosa que la primera que aterrizó en Europa desde Wuhan.

Tomado de Cubadebate/ Foto de portada: EFE.

Vea también

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: