Industrias cubanas en el colimador del bloqueo de EEUU

Compartir

Por Orlando Oramas León/ Colaboración Especial de Resumen Latinoamericano

Una de las principales transformaciones de la Revolución cubana fue la industrialización de la isla, un empeño que hoy el bloqueo de Estados Unidos pretende ahogar con sanciones y castigos que afectan el desenvolvimiento y crecimiento de la actividad industrial del vecino país.

El entramado del cerco económico, financiero y comercial provoca pérdidas millonarias al Ministerio de Industrias (Mindus), que tuvo en su fundación al comandante Ernesto Guevara como su titular.

Desde entonces la isla levantó siderurgias, fábricas mecánicas, de cemento, de baterías, combinadas cañeras y muchas otras que cambiaron la estructura productiva.

Pero seis décadas después el bloqueo estadounidense, recrudecido, se confirma como el primer obstáculo al desarrollo económico y hace mella en el sector industrial que solo entre abril y diciembre de 2020 registró pérdidas por valor de 31.1 millones de dólares.

Así lo denunció en La Habana la subdirectora general de Gestión Industrial del Mindus, Ana Cabrera, quien contextualizó las afectaciones de la política hostil de Washington en medio de la crisis económica mundial causada por la pandemia de la Covid-19.

En tal coyuntura el Ministerio de Industrias de Cuba dejó de recibir ingresos por exportaciones de bienes y servicios por un monto de más de 670 mil dólares.

Mucho mayor resultan la perdidas que la persecución financiera, cierre de mercados y otras modalidades del bloqueo causaron al quehacer industrial cubano.

La directiva cifró en casi 11 millones de dólares los sobre pagos que debió efectuar el Mindus por motivos de reubicación geográfica, precios, fletes, seguros e inventarios, al tener que operar en mercados lejanos que agregan gastos a las operaciones de comercio exterior.

Mencionó además perjuicios monetarios y financieros por 19 millones 659 mil de dólares causados por la imposibilidad de realizar transacciones comerciales en dólares, unido a los costos adicionales por la utilización de intermediarias financieras para poder efectuar cambios de monedas.

Desde el punto de vista bancario incluso se han paralizado contratos por no poder utilizar las entidades bancarias previstas, ejemplificó.

También existen limitantes en materia de acceso a tecnología, piezas de repuesto porque proceden de mercados vetados para los cubanos, además de las dificultades de empleo de plataformas informáticas que Washington bloquea en el caso de Cuba.

El cerrojo contra la isla caribeña extiende sus tentáculos a terceros países y su efecto extraterritorial lo sufren también empresas estadounidenses que tienen prohibido realizar negocios en La Habana.

Entre esas firmas se cuentan más de una treintena que tras el restablecimiento de relaciones bajo el mandato del expresidente Barack Obama se acercaron a la industria cubana, significó Cabrera.

Para entonces el actual presidente de Estados Unidos, Joe Biden, era el vicepresidente de Obama y apoyó tales acercamientos.

Todo lo contrario a lo que ha hecho desde que llegó a la Casa Blanca, donde persiste los dictados anticubanos de Donald Trump, incluidos los que atentan contra el desarrollo industrial de Cuba.

(*)  Periodista cubano, autor de los libros “Raúl Roa, periodismo y Revolución”, “Pohanohara, cubanos en Paraguay” y “Cuentos del Arañero”.

Foto de portada: Germán Veloz Placencia/ Granma

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: