Colombia, café, mercenarios y sicarios de alta gama (I)

Compartir

Por José Luis Méndez Méndez (*) /Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano

El gobierno colombiano de Iván Duque, cuenta con excelentes equipos móviles de contención, equipados con los medios más modernos, entrenados en técnicas novísimas y dotados de una preparación ideológica que los inhibe de cualquier sentimiento humano en el momento de reprimir, que les permite alcanzar resultados óptimos al intervenir en las protestas, con autorización sin límites para actuar y emplear la fuerza con total asimetría.

Además, Colombia se posesiona en los primeros lugares en el mercado de exportación de “seguridad”, en la contratación se sicarios y goza de alta demanda en las agencias contratistas de mercenarios. El reciente asesinato del presidente de Haití, es un ejemplo de las capacidades criminales alcanzadas por ese país, otrora recordado por su maravilloso café y mujeres hermosas, es indudable que han diversificado sus formas de darse a conocer en el mundo, sin olvidar la producción de cocaína, su tráfico y un enraizado paramilitarismo.

También es uno de los primeros en admitir bases norteamericanas en su territorio y añorar ser miembro pleno de la OTAN, para separarse de sus pares latinoamericanos, tienen hasta una Representante Federal en el Congreso de Estados Unidos, en la figura de María Elvira Salazar, devota del ex presidente Álvaro Uribe y quien asegura haber sido electa por el decidido apoyo del voto colombiano en Florida.

El comando magnicida que actuó en Haití, estaba integrado por 26 colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano. Tres colombianos perecieron en enfrentamientos después del crimen al ser copados en Perelin, una de las colinas capitalinas y 21 han sido plenamente identificados. Diecisiete colombianos y dos haitianos estadounidenses del sur de Florida, que están detenidos afirmaron haber sido reclutados por una firma de Doral llamada CTU Security. La compañía está dirigida por el emigrante venezolano Antonio Enmanuel Intriago Valera. Doral es un territorio donde habitan miles de inmigrantes de Venezuela, y es refugio de decenas de participantes en los reiterados intentos por derrocar a la Revolución bolivariana.

Este enclave venezolano de Doral se ha convertido en antro de conspiraciones. Un golpe fallido en mayo de 2020 en Venezuela involucró de manera similar a hombres de seguridad contratados en Florida y parte del complot se remonta al campo de golf del Red Course at the Doral Resort.

La firma CTU de Intriago está registrada formalmente con el nombre de Counter Terrorist Unit Federal Academy LLC, y fue incorporada en Florida en 2019 bajo el nombre del empresario, y ha presentado informes anuales en los dos años sucesivos. Enumera a un miembro del directorio llamado Arcangel Pretel Ortiz, que había dirigido una firma de seguridad propia, ahora desaparecida, llamada Taktical Consulting Corp.

Según consta en su página de Instagram, Antonio Intriago del 2019 muestra al emigrante venezolano posando con agentes de la policía de Sweetwater, a quien él insinúa haber vendido equipos. Las investigaciones en desarrollo se han sumergido en sórdido mundo de la contrarrevolución venezolana y su presencia en Miami, parece haber jugado un papel cada vez más importante en el caso del asesinato del presidente de Haiti, Jovenel Moïse, a medida que los investigadores cuestionan a los hombres detenidos en el complot.

Los ejecutores del complot ahora detenidos dijeron que fueron contratados por la citada CTU, y varios de los hombres indicaron que habían estado en Haití durante al menos tres meses, algunos de ellos por más tiempo. Los contratistas afirmaron haber sido contratados para proporcionar seguridad a personas importantes, y se les pagaba alrededor de 3,000 dólares al mes.

Los dos haitiano-estadounidenses, identificados como James Solages, de 35 años, y Joseph Gertand Vincent, de 55, dijeron a un juez que fueron contratados como traductores, dijo el juez Clément Noël.

El director interino de la policía haitiana, Leon Charles, declaró que autoridades colombianas participan en la investigación en Haití, en busca de los autores intelectuales.

La esposa de uno de los sicarios colombianos capturado Francisco Uribe, dijo que había sido contratado por la referida CTU, y enviado a República Dominicana para trabajar para familias poderosas. Sobre Uribe The Washington Post reveló que fue investigado en relación a presuntas ejecuciones extrajudiciales cuando era soldado en Colombia.

Una hermana de Duberney Capador Giraldo, otro sicario colombiano abatido, dijo que se había retirado del ejército en el 2019 y había sido contratado para trabajar con una empresa de seguridad.

Los registros de licencias de Florida muestran que Intriago está autorizado por el estado para brindar servicios de seguridad y portar un arma de fuego. Además tiene un sitio web que lo muestra como mayorista y minorista en la venta de equipos de seguridad.

Conocido en algunos sectores de la contrarrevolución venezolana en el sur de Florida, Intriago suele jactarse con frecuencia sobre su experiencia policial en Venezuela y haber trabajado directamente para las agencias federales estadounidenses. En otras ocasiones, se presentaba como un mercenario y ser coordinador de fuerzas especiales. También proporciona armas de fuego, su repuesto y variado equipo militar y policial.

La página de Facebook de Intriago, comenta que llegó a Estados Unidos en el año 2009. Sus comentarios críticos contra el Gobierno venezolano y de apoyo al prefabricado e impostor Juan Guaidó, lo definen en política. Él y su ahora ex esposa eran dueños de una empresa de periódicos del sur de Florida titulada Prensa Libre Newspaper Corp., que según los registros corporativos existió entre 2003 y 2009.

No hay nada en la huella pública de Intriago que indique que tenía el dinero o el alcance para entrenar a decenas de soldados privados para atacar la residencia privada del presidente haitiano y matarlo. Se afirma que los boletos aéreos de la mayoría de los colombianos capturados fueron pagados con una tarjeta de crédito.

Sobre este viaje tienen conocimiento que al menos 19 tiquetes aéreos de estos colombianos «fueron comprados a través de una tarjeta de crédito registrada en Miami, perteneciente a una empresa de seguridad registrada en ese lugar», sobre la cual están ampliando la investigación con la ayuda de Interpol, declaró la Policía colombiana.

El papel que desempeñó Intriago de manera directa en el magnicidio en Haití es investigado por el FBI, agencia estadounidense que respondió al pedido de las autoridades locales, debido a la gran cantidad de empresarios y bandas de narcotraficantes que podrían haber tenido interés en deshacerse del empresario de 48 años y ahora finado presidente caribeño a pocos meses de las elecciones generales anunciadas para septiembre próximo.

El asesinato hasta el momento supone ser resultado de un complot, lo cual se reafirma con la revelación de las autoridades colombianas que informaron que Dimitri Herard, el jefe del servicio de seguridad del presidente asesinado viajó a Colombia, Ecuador, República Dominicana y Panamá previo magnicidio del pasado miércoles 7 de julio.

El Jefe de la Unidad de Seguridad General del Palacio Nacional de Haití habría realizado viajes a Ecuador, Panamá, República Dominicana, utilizando como tránsito a Colombia, dijo, en conferencia de prensa, el Director General de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas Valencia. El 19 de enero pasado Herard viajó de República Dominicana a Bogotá, al siguiente día lo hizo a Ecuador; luego el 1 de febrero desde este último país volvió a la capital colombiana y República Dominicana.

En mayo realizó un periplo similar. El día 22 viajó de República Dominicana a Bogotá, al siguiente día se movilizó a Ecuador, para volver a la capital colombiana el 28 de mayo y un día después a República dominicana.

El titular de la Policía Nacional de Colombia informó que, según la información que han recopilado, estos colombianos se habrían movilizado vía aérea desde Bogotá hasta Santo Domingo, República Dominicana, para luego pasar a Haití. Las investigaciones continúan y nuevas revelaciones darán luz a este crimen. Continuará…

(*) Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate y Resumen Latinoamericano.

Foto referencial de portada: El Independiente

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: