Comunicado de la Campaña de Solidaridad con Cuba sobre la situación actual

Compartir

Declaración de la Campaña de Solidaridad con Cuba sobre la situación actual en Cuba

La Campaña de Solidaridad con Cuba insta al gobierno de Estados Unidos a suspender el bloqueo a Cuba para permitir la entrada de ayuda médica y humanitaria de emergencia al país con el fin de aliviar la crisis económica y de salud que atraviesa la isla.

La emergencia actual es el resultado del bloqueo estadounidense en curso, 243 sanciones adicionales impuestas por la administración Trump y el impacto de la pandemia de COVID-19.

Cuba ha demostrado una resiliencia increíble frente a seis décadas de guerra económica por parte del gobierno de los Estados Unidos en forma de un bloqueo destinado a estrangular la economía y crear hambre y dificultades en un intento por desestabilizar el país.

La Campaña de Solidaridad con Cuba se opone a cualquier llamado a la intervención extranjera proveniente de aquellos en Estados Unidos que buscan aprovechar las dificultades actuales para desestabilizar el país. La solución a los desafíos que enfrenta Cuba debe ser resuelta por el pueblo de Cuba y apoyamos los esfuerzos en la lucha contra la pandemia que el pueblo cubano y su Gobierno están realizando frente a las continuas sanciones y provocaciones de Estados Unidos.

El domingo 11 de julio, se llevaron a cabo algunas protestas callejeras contra la escasez de alimentos, medicinas y suministro de energía. La gran mayoría de estos manifestantes tiene preocupaciones genuinas con respecto a esta escasez. El presidente Miguel Díaz-Canel viajó a San Antonio de los Baños, lugar de la manifestación original y habló con la gente sobre sus quejas.

Algunos grupos buscan explotar y provocar la difícil situación. Hicieron un llamado a la gente a protestar en otros lugares, lo que resultó en protestas en algunos pueblos y ciudades. En respuesta, miles de cubanos que apoyan al gobierno han salido a las calles de la isla en contramanifestaciones oponiéndose la interferencia e intervención de Estados Unidos.

Ahora, los políticos y grupos de derecha en Estados Unidos, a favor del bloqueo y del cambio de régimen están tratando de manipular la situación. Han pedido que se establezca un llamado «corredor humanitario» (un pretexto para la intervención de Estados Unidos).

Cualquiera que esté genuinamente interesado en ayudar al pueblo cubano debería pedir al gobierno de los Estados Unidos que alivie las sanciones paralizantes en este momento.

Los llamamientos a la intervención y ayuda de Estados Unidos a través de un “corredor humanitario” impuesto por Estados Unidos son falsos y fraudulentos. Los mismos individuos y grupos que apoyaron a Trump para endurecer el bloqueo durante la pandemia y ahora presionan al presidente Biden para que mantenga estas medidas, están intentando manipular la situación para provocar disturbios en Cuba.

CSC condena a aquellos en los Estados Unidos, y a nivel internacional, que utilizan cínicamente la situación actual y la pandemia para provocar la desestabilización en Cuba. Son las mismas personas que piden hipócritamente una intervención humanitaria mientras apoyan las políticas de bloqueo que han provocado escasez de alimentos, combustible y medicinas.

La Campaña de Solidaridad con Cuba hace un llamamiento a la administración Biden para que observe la reciente votación de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 23 de junio de 2021, que votó 184-2 a favor del fin del bloqueo contra Cuba. Es inmoral y peligroso intentar explotar las luchas actuales del pueblo cubano por los objetivos políticos de unos pocos intransigentes en Miami.

Los esfuerzos genuinos para apoyar al pueblo cubano en este momento son bienvenidos. Las personas y las organizaciones pueden ayudar directamente apoyando la campaña contra el bloqueo estadounidense y apoyando el derecho de Cuba a la autodeterminación libre de intervenciones de agresión externa. También se pueden hacer donaciones a la solicitación médica COVID-19 de CSC.

Información de contexto

En los últimos días Cuba ha experimentado su peor aumento de casos de COVID-19 desde el inicio de la pandemia con un brote severo en Matanzas que ha llevado al límite la capacidad de hospitales y centros de aislamiento. Se han desplegado en la provincia quinientos médicos de otras partes del país para ayudar a manejar la situación. Es importante señalar que, si bien la situación es grave, se está gestionando y el número de casos y muertes está muy por debajo de la mayoría de los demás países de la región, incluido el propio Estados Unidos.

Al mismo tiempo, Cuba se encuentra en medio de su crisis económica más severa desde hace más de treinta años. El bloqueo estadounidense de sesenta años fue reforzado por la administración Trump con 243 sanciones adicionales impuestas, todas las cuales siguen vigentes. Estas medidas ya habían provocado una grave escasez de alimentos, medicamentos y combustible antes de la pandemia. Además, un número creciente de bancos se ha negado a transferir fondos a Cuba por temor a las multas estadounidenses, y ahora es casi imposible para los cubanos que viven en el extranjero transferir dinero a sus familiares en la isla. Con el inicio del COVID-19, Cuba también ha perdido ingresos vitales del turismo internacional, que se redujo en un 94 por ciento en los primeros cuatro meses de 2021.

La escasez de combustible está provocando muchos cortes de energía, que en pleno verano hacen que el aire acondicionado y los refrigeradores no funcionen. Hay muchas largas colas para alimentos, medicinas y productos básicos que escasean. Sin duda, el pueblo cubano está atravesando dificultades increíbles.

Las personas con amigos o familiares en Cuba habrán escuchado lo difíciles que son las cosas.

El año pasado, el bloqueo de Estados Unidos incluso impidió la entrega de un envío de ayuda médica COVID-19 para Cuba, incluidos equipos de protección personal, ventiladores y pruebas. A pesar de tener dos vacunas de cosecha propia, el programa de despliegue de vacunación en Cuba se ve obstaculizado por la falta de jeringas y materias primas como resultado directo del bloqueo.

Las organizaciones de solidaridad de todo el mundo han cerrado sitios de financiación que recaudan fondos para la asistencia médica de COVID-19 debido a las medidas de bloqueo. La propia CSC recibe numerosas consultas de personas que desean transferir dinero a amigos y familiares en Cuba, pero no encuentran la manera de hacerlo. Mientras tanto, el gobierno de Estados Unidos gasta millones de dólares cada año en la llamada “promoción de la democracia” en la isla, financiando grupos e individuos que trabajan encubiertos en Cuba intentando construir una oposición apoyada por Estados Unidos.

Si quienes piden ayuda humanitaria a Cuba fueran genuinos en sus intenciones, comenzarían pidiendo que se levantara el bloqueo para permitir el envío de suministros médicos y de otro tipo a Cuba. Sin embargo, sus verdaderos objetivos son los del propio bloqueo. Como lo establece el infame memorando del Departamento de Estado de los EE. UU. Sobre el bloqueo de 1960:

El único medio previsible de enajenar el apoyo interno es a través del desencanto y el descontento basado en la insatisfacción y las penurias económicas … todos los medios posibles deben tomarse con prontitud para debilitar la vida económica de Cuba … una línea de acción que, aunque sea lo más hábil y discreta posible, hace los mayores avances al negar dinero y suministros a Cuba, disminuir los salarios monetarios y reales, provocar hambre, desesperación y derrocamiento del gobierno”.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: