Cuba: La numancia vencedora

Compartir

Por Froilán González García / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Hoy 26 de Julio del 2021 reunidos los vecinos e invitados frente a la vivienda de la Heroína del Moncada, Melba Hernández en la calle Vapor, entre Espada y Hospital, del barrio de Cayo Hueso del capitalino municipio de Centro Habana, desde donde partió Fidel y otros combatientes para el asalto al Cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, se realizó la tradicional Cantata Martiana y les rendimos homenaje a los Moncadistas.

En el acto se reconoció la solidaridad del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador por sus palabras, que rescatan la dignidad y valentía del pueblo, justo y hermano, entrañable de Cuba, patentizado a través de la historia y en especial cuando se produjo la agresión mercenaria, orquestada por la CIA en abril de 1961, y el General Lázaro Cárdenas mostró su disposición de combatir a nuestro lado.

López Obrador expresó: «Estados Unidos mantiene influencia predominante en América, excepto Cuba, nación que ha hecho valer su Independencia. Haber resistido 62 años sin sometimiento, es toda una hazaña y por su lucha en defensa de la soberanía de su país, merece el Premio de la Dignidad». Calificó a la isla como la nueva Numancia, y debía ser declarada «Patrimonio de la Humanidad«. Los reunidos, entre los que se encontraban representantes de la Central de Trabajadores de Cuba, la Federación de Mujeres Cubanas, los Comités de Defensa de la Revolución, miembros de la Unión de Escritores y Artistas, y otras organizaciones e instituciones, recordaron que los cubanos descendemos de los indios, que no se sometieron a los conquistadores españoles, de los negros Lucumi, Mandinga, Carabalí y Congo, que protagonizaron varias rebeliones en busca de la libertad, de los caciques mayas que no aceptaron esclavizarse, y los chinos de Cantón en defensa de la justicia.

También somos herederos de catalanes, vascos y gallegos amantes de la independencia, y de la resistencia de los habitantes de Numancia, que pertenecía a la provincia española de Soria en Castilla y León. Le aplaudió la resistencia de sus habitantes ante el asedio de las tropas del imperio Romano, al no poder someterla y antes sus constantes fracasos, el Senado del Imperio Romano autorizó su destrucción. En el año 134 antes de nuestra era, enviaron a Escipión para someterla. El exterminador partió con sus soldados, cuatro mil voluntarios, tropas mercenarias, mercaderes y prostitutas, y en octubre de ese año se presentó ante las murallas de Numancia, y decidió tomarla por bloqueo y no por asalto. El primer paso fue amenazar, chantajear y atacar a las poblaciones, donde los habitantes numantinos compraban víveres, arrasó sus campos, se apropió de lo que podía servirle de alimentación, y lo que no necesitaba lo destruyó y quemó. Comenzó el cerco construyendo fosos, empalizadas y terraplenes, para proteger a sus soldados, levantó un muro de 9 kilómetros, con torres para rodear la ciudad. Colocó torres para vigilarlo, con catapultas y ballestas, aprovisionó los resguardos de piedras y dardos, y en el muro se instalaron arqueros y pedreros.

También utilizó un sistema de señales y al no poder construir un puente sobre el río Duero, para impedir que recibieran agua, levantó dos fuertes y atando unas vigas con sogas y cables, colocaron espesos pinchos y púas, dardos y flechas, para que nadie pudiera salir o entrar. Tras trece meses de hambruna y enfermedades, algunos de los numantinos decidieron venderse y servir a los bloqueadores, otros se entregaron en condición de esclavos. Mientras la gran mayoría decidió incendiar la ciudad y suicidarse. Los pocos sobrevivientes fueron vendidos como esclavos. Escipión regresó a Roma para celebrar su triunfo, desfilando por las calles con cincuenta de los numantinos capturados. Para entonces, Numancia ya se había convertido en leyenda. La actitud impresionó tanto a Roma, que los propios escritores ensalzaron su resistencia.

Esta lucha ha dejado huella en la lengua española, que acogió el adjetivo «numantino» con el significado: «Que resiste con tenacidad hasta el límite…». Cervantes sintetizó el hecho en su tragedia “El cerco de Numancia” y durante la invasión francesa se reavivó el mito, al establecerse un claro paralelismo con los asedios a Zaragoza y Cádiz. En 1936 durante la Guerra Civil Española, un regimiento llamado Numancia tomó el pueblo toledano de Azaña, y le cambió el nombre por el actual de Numancia de la Sagra.

Los reunidos en Cayo Hueso acordaron resistir hasta el final, y si los invasores norteamericanos lograran entrar, habría que incendiar el país, como hicieron en la Guerra de Independencia los pobladores de las ciudades de Bayamo y Las Tunas, y marchar a los bosques y maniguas, y comenzar la lucha hasta expulsarlos y hacer valederas las palabras del Mayor General Antonio Maceo, cuando dijo: “Quien intente apoderarse de Cuba solo recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, sino perece en el combate”.

Propusimos declarar como enemigos del Pueblo de Cuba, al expresidente norteamericano Donald Trump, a los senadores Marcos Rubio, María Elvira Salazar, Mike Pompeo y Luis Almagro, a los periódicos El Miami Herald y su repetidor español ABC, y acusarlos de Criminales de Lesa Humanidad, Brutalidades, Crueldades, Manipulaciones, Mentiras, Calumnias, Terrorismo y Genocidio. De ningún modo podrán gobernar el país. Para los que nacieron en Cuba, y como esclavos sirven al imperio y han pedido una intervención militar, no dejarlos entrar nunca más a la tierra, que han intentado ensangrentar. Al terminar los presentes agradecieron a todos los pueblos del mundo, incluyendo al de Estados Unidos, que en estas horas difíciles apoyan solidariamente al pueblo cubano, y hacer un llamado al Senado Norteamericano para que no cometan el mismo crimen del Imperio Romano, que autorizó exterminar a Numancia. La actividad concluyó cantándole a Melba Hernández por sus 100 años que cumpliría el día 28 y la canción «Cuba que linda es Cuba, quien la defiende la quiere más». Los asistentes dimos vivas al pueblo de Cuba, a los moncadistas, a Fidel, Raúl y Díaz-Canel.

Foto de portada (ilustrativa): Yaimi Ravelo / Resumen Latinoamericano. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: