El clan Macri en apuros

Compartir

Por José Luis Méndez Méndez/Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano

El ahora escurridizo, evasor de la cuarentena pandémica y en plan de fuga hacia España, Mauricio Macri, no imaginó que la política de intolerancia cero contra la corrupción declarada por el actual gobierno argentino alcanzara su encumbrada envestidura de ex presidente del país.

No podía ser de otra manera para un delincuente habitual, que amparado en la Presidencia lucró hasta el infinito y más, para esconder fondos en paraísos fiscales, enriquecerse de manera ilícita, evadir el fisco, falsificar el monto de su patrimonio de manera fraudulenta y creativa al inventar el llamado fideicomiso ciego con el deliberado propósito de tapar inversiones ilícitas y adquirir millones de acciones en diferentes negocios no declarados.

Hijo ilustre y mimado del clan Macri, forjado por Francisco Franco, oriundo de Italia y llegado a la Argentina, junto a sus hermanos menores, a los dieciocho años en 1949, tras la II Guerra Mundial, naturalizado y padre de Mauricio, Sandra, Alejandra, Gianfranco, Mariano y Florencia. Estudio en el Colegio Nacional de Buenos Aires y se declara empresario.

En apenas dos años y por métodos fuscos, en 1951 fundó una empresa dedicada a la construcción, que luego daría origen a lo que se conoció después como Sideco Americana. En 1976 con la implantación de la dictadura sus negocios prosperaron con la represión.

Las empresas de Grupo Macri tuvieron un rol y un crecimiento acelerado durante el gobierno castrense del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional, cuando se vieron beneficiados por distintos negocios y condonaciones de deudas. El caso más resonante se registra en 1982, cuando Domingo Felipe Cavallo, a cargo del Banco Central de la Nación, estatizó, en un proceso cuestionado, la deuda privada de distintas empresas como Grupo Macri, Bridas, Bulgheroni, Renault Argentina, y el Grupo Clarín, Diario La Nación, Papel Prensa, etc., pasando así a ser parte de la deuda externa argentina, y uno de los principales motivos por la cual fue acusada de ser ilegítima e ilegal.

Al frente de la Fiat, fue uno de los beneficiados de la llamada “patria contratista” en la cual el Estado transfería a los privados sumas extraordinarias, ejemplo clásico del comportamiento de la clase dominante argentina incapaz de asumir riesgos y decidida entonces a saquear las arcas estatales, mientras las fuerzas armadas se apropiaban de los bienes y vidas de los opositores políticos, Macri y sus pares usufructuaban del Estado. En un dilatado proceso judicial el juez Roberto Marquevich investigó los turbios negocios de Franco, a finales de la década de los ochenta del pasado siglo.

Fortalecido por los ocho años de la dictadura, con el regreso a la democracia Franco Macri estuvo al frente de la firma Sevel, una de las más importantes de la industria automotriz argentina. Estuvo a cargo de diversas organizaciones empresarias como: la Unión Argentina de la Construcción, la Cámara Argentina de la Construcción, la Asociación de Fabricantes de Autos, el Grupo Socma y fue accionista del grupo Philco Electrodomésticos.

El grupo Socma se ha asociado con la empresa de origen chino Chery para lanzar nuevos modelos de autos en Sudamérica. El primer lanzamiento correspondió al Tiggo presentado en Uruguay y lanzó el Chery QQ3, Además, este emporio administró el Correo Argentino desde finales de los años noventa hasta que en 2003 el entonces presidente Néstor Kirchner decidió rescindirle el contrato, por reiterados incumplimientos millonarios de pago.

El llamado Grupo Macri es uno de los más importantes de la Argentina. Posee empresas en Argentina, Brasil y Uruguay. Relacionadas principalmente con las actividades de construcción, industria automovilística, correo, recogida de basura e industria alimentaria. La facturación del grupo alcanzaba a 2.300 millones de dólares en 1999, otras cifras diversas afirman ingresos por encima de los 4.836 millones de dólares.

La saga delictiva de clan Macri, tiene otras improntas en la extensa geografía argentina. El caso de Jorge Macri, primo de Mauricio que ocupó el cargo de Intendente del partido de Vicente López en la provincia de Buenos Aires, es un ejemplo de tráfico de influencias políticas y económicas.

Su actividad laboral se inició a los 21 años, cuando integró la empresa familiar. En 2001, cuando Mauricio Macri creó la Fundación Creer y Crecer, dedicada supuestamente a desarrollar políticas públicas que sirvieran de soluciones para los problemas de la Argentina, él fue uno de los fundadores. Meses después, junto a Mauricio y los demás miembros de la fundación, lanzaron el partido político Compromiso para el Cambio de corte neoliberal y se convirtió en el referente partidario en la Provincia de Buenos Aires.

En 2005, luego de que se sellara la alianza Propuesta Republicana (PRO) para disputar las elecciones legislativas, Jorge Macri participó por primera vez en comicios y fue electo como el primer diputado Provincial del partido. Un año después, se convirtió en el presidente del PRO en la Provincia de Buenos Aires.

En 2007, fue candidato a vicegobernador de la Provincia, integrando la fórmula de Unión PRO, que consiguió 14,96 por ciento de los votos, lo que permitió el ingreso de los dos primeros diputados nacionales del PRO, por la Provincia de Buenos Aires, además de la incorporación de otro diputado a la Legislatura provincial. En diciembre de ese año, asumió como presidente del bloque PRO dentro de la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Ares.

Dos años después, en diciembre de 2009, con la misma alianza, fue reelecto como diputado provincial, luego de que Unión PRO ganó los comicios, al conseguir el 34,6 por ciento de los votos. En este nuevo período en la cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires fue elegido como Vicepresidente Primero de la misma, hasta el 2011, cuando fue electo Intendente.

En el primer año exprimió todas las posibilidades que le ofrecía su cargo público, al servicio de la comunidad, para beneficio personal, tara de familia y tras varios subterfugios no pudo evitar que en el 2012 la asamblea de vecinos de Vicente López lo denunciara ante la justicia junto al empresario Carlos De Narváez por la falsificación de un documento que habilitaba la construcción de un helipuerto frente al río. Entre las irregularidades constadas por la justicia se encontró una autorización supuestamente falsa de la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), que daba el visto bueno al emprendimiento macrista.

La figura más descollante de la familia en cuanto habilidades empresariales es Mauricio Macri, nació en Tandil, el 8 de febrero de 1959, su perfil lo describe como político, empresario, dirigente deportivo e ingeniero civil, líder del partido neoliberal Propuesta Republicana, PRO. Desde 2007 fue jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, cargo para el que fue reelegido en 2011. En 2003 fundó el partido Compromiso para el Cambio ―integrante de la alianza PRO (Propuesta Republicana) ―, que preside desde entonces.

Ocupó durante 12 años (1995-2007) el cargo de presidente del Club Atlético Boca Juniors. Nuevamente y de manera temporal, asumió la presidencia de la entidad deportiva, desde el 27 de febrero hasta el 1 de junio de 2008.

Se desempeñó como diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires entre 2005 y 2007. Fue criticado por su poca asistencia a las votaciones. En 2006, concurrió a 32 de las 51 sesiones y solo estuvo en 36 de las 280 votaciones. En el año 2007 se encontró ausente en todas las sesiones y votaciones de la Cámara de Diputados. En 2015, fue precandidato por el mencionado PRO para presidente de la Nación Argentina, resulta electo hasta el 2020.

Durante su mandato hizo de su gestión de gobierno un inmenso lupanar, además de endeudar al país por cientos de miles de millones; dio luz verde a la apertura de varias bases militares de Estados Unidos en las provincias de Neuquén, Misiones y Tierra del Fuego, decisión calificada por «muchos oficiales jóvenes del Ejército como una entrega desvergonzada de la soberanía nacional», “nos repugna que Estados Unidos instale cuatro bases militares», remarcaron.

Esta postura entreguista de Macri, se confirmó al conocerse que el Comando Sur del Ejército estadounidense financiaría la construcción de las bases y se señaló a la ministra argentina de Seguridad, Patricia Bullrich, como la «gestora principal» de la alianza con Washington. La funcionaria macrista aprobó la llegada de instructores militares estadounidenses al país para instruir a policías argentinos de cara a la Cumbre del G20 que se celebró en Buenos Aires. Las leyes argentinas no permiten que personal militar extranjero ingrese al país sin una autorización especial del Parlamento.

El Gobierno de Macri justificó la instalación de la base militar norteamericana en Ushuaia al sur del país alegando que en el lugar se realizarán “tareas científicas”. “Ushuaia se convierte en una base logística para apoyar las tareas científicas en la Antártida”, según un anuncio gubernamental.

En esta línea, Elsa Bruzzone, especialista en temas de geopolítica para el Centro de Militantes para la Democracia Argentina (CEMIDA), aseguró que Washington siempre ha usado distintas excusas para instalar sus bases militares en diferentes partes del mundo.

“Con la excusa de fines científicos, esas bases siempre son instaladas en zonas donde hay recursos naturales altamente estratégicos: agua, tierra fértil para producción de alimentos, minerales, hidrocarburos, biodiversidad”, afirmó Bruzzone.

A su criterio, EE.UU. buscaba cerrar “el cerco sobre todos los recursos naturales que tenemos en nuestra América”, en alusión a las bases instaladas en Centroamérica y el Caribe, así como las de Colombia, Perú, Chile, Paraguay, junto a la base militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en las islas Malvinas.

El diario estadounidense The New York Times propuso en su momento que, dada la nueva coyuntura política que se vive en Latinoamérica, es el momento propicio para que el Gobierno de EE.UU. aumente su influencia en la zona.

En orden interno irrespetó la memoria de más de 30 mil argentinos asesinados o desaparecidos, incluso envió a represores de la última dictadura a sus casas en detención domiciliaria, hasta aquellos que actuaron en centros clandestinos de represión, tortura y exterminio donde se asesinaron a ciudadanos de varios países. Durante su mandato como presidente más de 50 criminales obtuvieron ese beneficio, por ejemplo el general. Eduardo Rodolfo Cabanillas, ex jefe del centro de detención clandestino Automotores Orletti, quien había sido sancionado prisión perpetua fue beneficiado con la reclusión domiciliaria.

Este asesino fue imputado por el homicidio, entre otros, del hijo del escritor Juan Gelman y de dos jóvenes diplomáticos cubanos. En 1999 era el jefe del Cuerpo de Ejército II cuando la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) pidió su destitución inmediata y fue detenido en 2006 y acusado de delitos de lesa humanidad.

En próxima entrega se ampliará sobre el legado criminal de Mauricio Macri. Continuará…

(*) Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate y Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Juan Mabromata / AFP

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: