Estados Unidos abandona Iraq y Afganistán, pero no suelo sirio

Compartir

Después de siete años de conflicto y dos intentos del expresidente Donald Trump de retirar las tropas, los funcionarios de defensa y administración le dijeron a Politico que el gobierno no tiene planes de realizar ningún cambio en la operación militar estadounidense en Siria.

«En Siria, estamos apoyando a las Fuerzas Democráticas Sirias en su lucha contra DAESH (ISIS)», dijo el alto funcionario de la administración. «Ha sido bastante exitoso, y eso es algo que continuaremos».

La confirmación se produce cuando Biden y el primer ministro iraquí, Mustafa al-Kadhimi, anunciaron que la misión en Iraq pasará del combate al asesoramiento a finales de año. 

Las tropas estadounidenses allí han tenido una misión similar: ayudar a las fuerzas locales a luchar contra el Estado Islámico. En realidad, ninguna tropa estadounidense acompañó a las fuerzas locales en patrullas de combate durante más de un año ni en Iraq ni en Siria, dijo un funcionario de defensa. 

Desde 2014, el objetivo consistió en desarrollar la capacidad de las fuerzas locales en ambos países para luchar contra ISIS de forma independiente, un cambio importante con respecto a la operación estadounidense en Iraq de 2003 a 2011.

No están pateando puertas, deteniendo al enemigo, etc.”, dijo el funcionario. 

Al igual que en Iraq, el principal socio local de Estados Unidos, las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), encabezó las operaciones de combate contra el Estado Islámico, con tropas estadounidenses y de la coalición desde lejos, agregó el funcionario.

Por ejemplo, el 21 de julio, las SDF llevaron a cabo una redada en Hasakah, Siria, contra militantes del Estado Islámico, y mataron a uno, anunció la coalición. Las fuerzas de la coalición llevaron a cabo dos ataques aéreos en el edificio en apoyo de los soldados de las SDF y para garantizar que se eliminara la amenaza terrorista. 

No hubo tropas estadounidenses o de la coalición involucradas en el ataque. Sin embargo, las fuerzas estadounidenses en Siria sufrieron ataques en las últimas semanas. 

Las tropas en el campo petrolífero de Al Omar en el este de Siria fueron blanco de un dron el 7 de julio y en un incidente separado impactaron varios cohetes el 28 de junio.

Los incidentes forman parte de acciones de milicias que el Pentágono dice que las respalda Irán y que se trata de esfuerzos por expulsar a Estados Unidos de la región.

En medio de la mezcla heterogénea de intereses extranjeros en Siria, la misión militar estadounidense allí tiene amplias ramificaciones mucho más allá de la lucha contra ISIS, dicen los expertos. 

La presencia de tropas estadounidenses impide que el gobierno sirio respaldado por Rusia acceda a los campos petroleros y los recursos agrícolas del noreste de Siria, y sirve para obstruir el objetivo de Irán de establecer un corredor geográfico que conecte a Teherán con Líbano y el mar Mediterráneo, dijo Will Todman, miembro del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

«Mantener la capacidad de obstruir los esfuerzos iraníes para transportar armas a Siria es una parte importante de la presencia estadounidense allí», dijo Todman. 

Pero mientras que las facciones durante el mandato de  Trump se esforzaron inicialmente para reemplazar al presidente Bashar Assad y evitar que su gobierno y las facciones iraníes se apoderaran de los campos petroleros de la región, el equipo de Biden se centra más en la estabilidad y la gestión de conflictos, dijo Aron Lund, miembro de la Fundación Century.

«No hay una manera limpia, segura y sin controversias para irse, y Biden parece haber dejado en claro que no quiere tener que manejar crisis innecesarias en Siria cuando tiene cosas más importantes en su plato», dijo Lund.

Otra diferencia importante entre Iraq y Siria es que el socio sirio local, las SDF, quiere que Estados Unidos se quede, en parte como garante contra los ataques de los rusos, dijo. 

En Iraq, la presencia estadounidense plantea un dilema político para el primer ministro Kazemi, quien enfrenta la presión de las facciones que exigen la retirada de Estados Unidos por sus violaciones a la soberanía, entre ellas los asesinatos del general iraní Qassem Soleimani y el subcomandante de las Unidades de Movilizaciòn Popular, Abu Mahdi al Mohandes.

Aun así, los expertos dicen que cualquier cambio significativo en la postura militar estadounidense en Iraq probablemente complicaría la situación en Siria, sobre todo porque la ruta principal de acceso de Estados Unidos a sus fuerzas en el este de Siria pasa por la frontera con Iraq.

«Siria es una de las razones, entre muchas, por las que abandonar Iraq y poner fin a la presencia allí se considera problemático», dijo Lund.

Mick Mulroy, un ex alto funcionario del Pentágono para la política de Medio Oriente, estuvo de acuerdo en que si se retiran los «activos de apoyo» de Estados Unidos para Siria que provienen de Iraq, incluido el suministro de equipo y el personal, «podría afectar la misión de Siria».

Cuando se le preguntó si un cambio en la presencia de Estados Unidos en Iraq afectaría la situación de las tropas en Siria, el portavoz del Pentágono, John Kirby, se negó a comentar sobre las discusiones.

«Qué decisiones podrían surgir de estas conversaciones [con Iraq] que podrían afectar la huella en Siria, simplemente no lo sé», dijo Kirby. «Pero claramente, la lucha contra ISIS continúa».

Mientras tanto, el general Frank McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos, se negó a principios de este año a dar una respuesta directa sobre el futuro de las operaciones militares estadounidenses en Siria. Pero dejó en claro que la presencia de tropas estadounidenses proporcionó un elemento de estabilidad en el país devastado por la guerra. «Lo que sucedería si nos retiramos es una pregunta que tendríamos que analizar», dijo McKenzie.

Tomado de Almayadeen/ Foto de portada: Hussein Malla/ AP. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: