La Policía colombiana señala como autor intelectual del asesinato de Moïse a Joseph Félix Badio, exfuncionario del Ministerio de Justicia de Haití

Compartir

El director de la Policía Nacional de Colombia, Jorge Luis Vargas, entregó nuevos detalles de la investigación que adelantan en el país suramericano sobre el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, y señaló a Joseph Félix Badio, exfuncionario del Ministerio de Justicia haitiano, como supuesto autor intelectual del crimen.

Vargas reiteró la participación de los exmilitares colombianos Germán Rivera (capturado en Haití) y Duberney Capador (abatido en los operativos de las fuerzas de seguridad haitiana) en el asesinato de Moïse y que ambos sabían que lo iban a matar.

«Varios días antes, al parecer tres, Joseph Félix Badio, quien fue funcionario del Ministerio de Justicia, que laboró en la Unidad de Lucha Contra la Corrupción del Servicio General de Inteligencia, les indica a Capador y a Rivera que lo que tienen que hacer es asesinar al presidente de Haití», comentó Vargas.

Previo a esa orden cercana al crimen, Badio, en una reunión «con una persona llamada Ascar», habría señalado a Rivera y Capador que la misión era arrestarlo, mencionó el titular de la Policía colombiana, como han manifestado algunos de los implicados en el magnicidio.

Vargas dijo que las reuniones iniciales para planear el crimen fueron realizadas en Miami; aunque el pasado miércoles, el jefe de la Policía de Haití, Léon Charles, señaló que el crimen fue planificado en una reunión en un hotel de Santo Domingo, República Dominicana.

En lo que coinciden ambos es en los participantes de la cita, que serían trabajadores de la empresa de seguridad privada CTU Security (registrada como Counter Terrorist Unit Federal Academy LLC), con sede en Miami y dirigida por el opositor venezolano Antonio Enmanuel Intriago Valera —quien habría estado en el encuentro—.

También habrían estado James Solages, un ciudadano haitiano-estadounidense involucrado en el magnicidio, quien se habría entregado a las autoridades policiales de Haití tras el hecho; y Christian Emmanuel Sanon, un médico haitiano aprehendido y también señalado por las autoridades como autor intelectual del magnicidio. Estuvo además Capador; mientras que Rivera fue informado «de los avances de esta reunión» para la contratación, inicialmente, de «unos servicios de seguridad», mencionó Vargas.

La participación de mercenarios colombianos

El jueves, el director de la Policía Nacional de Colombia informó que por este crimen ya fueron capturados 18 colombianos y otros tres fueron abatidos —incluyendo a Capador— durante los operativos de las fuerzas de seguridad haitiana; mientras, hay tres más que están siendo buscados.

Este viernes, el titular de la Policía colombiana brindó más detalles acerca de la participación de estos 24 mercenarios colombianos y señaló que al principio viajaron cuatro personas «a iniciar estos servicios de seguridad desde finales de abril y mayo»; se alojaron en un hotel y luego fueron contactadas 20 personas más que llegaron en junio al país caribeño.

«Estas personas se hospedan inicialmente en un hotel, prestan servicios de seguridad en grupos de siete, por varias semanas, tenemos la información que son tres semanas», dijo Vargas.

Detalló, además, que a través de la empresa Worldwide Capital, del ciudadano ecuatoriano Walter Veintimilla, «fueron comprados los pasajes desde Miami para el ingreso del resto de las personas que se unirían al grupo que ya estaba desde mayo (en Haití)». También se conoció, indicó el funcionario policial, que Rivera recibió giros de dinero, a través de la empresa de envíos Western Union, «para que coordinara alimentación y gastos logísticos estando ya en Puerto Príncipe, en Haití». El jueves, Vargas dijo que Rivera había recibido 50.000 dólares desde EE.UU. para la organización del viaje.

Luego de permanecer en el hotel, más tarde los mercenarios se instalaron en una casa cercana a la del mandatario haitiano, donde hacen «labores de entrenamiento delincuencial«; asimismo, consiguieron unos vehículos y «destinan (a) unas personas para que ocupen diferentes posiciones con esos vehículos y en la entrada a la residencia del presidente», indicó Vargas.

El magnicidio de Moïse ocurrió en la madrugada del miércoles 7 de julio, cuando el grupo de mercenarios ingreso a su residencia privada.

«Sabemos quiénes fueron las personas que entraron en el primer vehículo (a la vivienda de Moïse), cómo lo hicieron«, dijo Vargas, al tiempo que manifestó que continuarán brindando su apoyo a la investigación.

El analista político Carlos Santa María opina que la investigación de Colombia solo pretende desviar la atención del rol que el país desempeñó en el asesinato de Moïse. Además, el experto argumentó sobre la responsabilidad de Estados Unidos en el caso.

Tomado de RT/ Foto de portada: Valerie Baeriswyl / AFP.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: