Pobreza, violencia, ratones, cucarachas y otras rarezas en Miami (II)

Compartir

Por José Luis Méndez Méndez (*) /Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

La ciudad de Miami bajo el mando del violento Francis Suárez,  el mismo que abrazó al terrorismo cultural, se ha sumado al lenguaje y actuar cáustico de las organizaciones extremistas de la contrarrevolución cubana, que pululan en esa ciudad, mantiene actualizado su record de pobreza.

El agredir a los artistas cubanos que residen en la Isla y han actuado en Estados Unidos, no es una idea novedosa del regidor miamense, en el pasado músicos, artistas plásticos, cantantes, curadores, escritores y otras manifestaciones de la cultura cubana han sido blancos del extremismo y violencia inspirada en supuestas motivaciones políticas, que aúpa el corrosivo Suárez.

No puede ser de otra manera, su padre Xavier cuando era alcalde de la misma ciudad, se opuso de forma obcecada y furibunda  a la visita de Nelson Mandela a la ciudad, que era aclamada por la representativa comunidad de afro descendientes que la habitan, fue un acto de intolerancia que ha quedado grabado en la historia de la urbe floridana.

El terrorismo cultural ha quemado, además, obras de arte en galerías de Miami, que han presentado exposiciones de pintores residentes en Cuba, con el deliberado propósito de dividir a la nación cubana, impedir que los artistas de ambas orillas del Estrecho de la Florida, conozcan sus realizaciones.

Se han destruido miles de copias de discos de autores residentes en Cuba, de otros artistas no cubanos que han actuado en la Isla, o simplemente han reconocido los logros de la cultura cubana, que no tiene fronteras y está al servicio y disfrute mundial.

Ha sido tan demencial el fanatismo contra los artistas cubanos, que en momentos ha llegado a lo insólito. El 14 de abril de 2002, un grupo de exaltados tirotearon en Miami una exposición de cuadros referentes a Cuba, cuyos mensajes eran en contra del gobierno cubano.

En sintonía con los antecedentes de referencia, el alcalde se ha puesto al frente del coro de los intolerantes, tal y como lo hizo ahora,  el 11 de julio de 2021, y declaró persona non grata a otro artista cubano, esta vez el elegido fue el cantante Paulo Alfonso Fernández Gallo, conocido como Paulito FG, a quien sindicaron de ser cercano a las autoridades de su país. Eso, en la capital de la contrarrevolución es delito. En otras ocasiones el cantante había sido víctima de provocaciones.

Otro acto similar de intolerancia anterior fue dictado contra la prestigiosa canto autora Haila María Mompié. El rabioso Suárez, ha sido uno de los impulsores de cortar el intercambio cultural con artistas señalados de ser cercanos al gobierno cubano. Temerosos, algunos artistas residentes en Cuba, que actúan en la ciudad floridana, han criticado a las autoridades de su país, ante el temor de ser purgados por la Alcaldía y que se les rescindan los contratos de actuación. La mayoría de ellos, han sido obligados a constreñirse en política, para poder actuar, como el triste caso del popular dúo cubano Gente de Zona.

En Miami los rascacielos tapan a las casas de cartón y láminas desechables donde la cara de la pobreza y el hambre, se muestra con su real crudeza. Un reportaje de la cadena británica BBC, destaca los casos de Overtown y Liberty City, algunos de los barrios más pobres de la llamada “capital del sol”. Allí predominan los negros marginados. Según la agencia en esos lugares insalubres donde la policía no entra, es difícil encontrar comida nutritiva, porque abundan los negocios que venden cerveza, tabaco y billetes de lotería.

Las personas mitigan su hambruna con la comida gratuita que dan en los centros de distribución porque los productos que se expenden en las tiendas barriales son muy caros. Según Alana Rhone, experta de la División de Economía Alimentaria del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, Overtown es uno de los miles “desiertos de comida” en los que viven 47,4 millones de personas en Estados Unidos.

Quienes viven en “desiertos de comida” están expuestos a morir 15 años antes que el resto de la población por graves problemas de salud’, sostiene el doctor Armen Henderson, quien trabaja en el hospital UHealth Tower y es académico de la Universidad de Miami. El galeno aseguró que en esa ciudad hay problemas de segregación urbana y racial que afectan la alimentación de las personas y precisó: “Cuando camino por barrios como Overtown o Liberty City, pienso que Estados Unidos es un país del primer mundo con problemas del tercer mundo”.

Asombra las declaraciones del Doctor César Mendoza, cardiólogo del hospital Jackson Memorial de Miami, revela que una gran parte de los pacientes que llegan al centro de salud no han visto un médico en muchos años. No lejos de ese hospital está Liberty City, otro histórico “desierto de comida” que en la década de los 60 recibió a muchas familias pobres que fueron desplazadas de Overtown tras la construcción de la carretera Interestatal 95, sin tener en cuenta los efectos humanos y medio ambientales.

Convertido en un gueto con altos niveles de criminalidad, el barrio ha mantenido por décadas las marcas de la segregación racial que impiden el flujo de capital hacia la zona, no hay grandes supermercados, ni tampoco tiendas que vendan frutas y verduras, asegura la BBC.

Según el reportaje, lo sorprendente es que en apenas 18 minutos se puede llegar en auto desde Overtown a Miami Beach, lugar de las grandes represiones en los últimos meses, pasando por el lado de una pequeña isla llamada Fisher Island, el lugar con la mayor concentración de riqueza de todo Estados Unidos.

Se destaca también por los elevados niveles de suicidios en adolescentes. La jugadora de fútbol de 15 años de Miami-Dade a punto de llevar a su equipo a los playoffs. La artista plástica de 17 años de Weston que ya había vendido algunos de sus dibujos. La niña de 12 años de Lakeland recién comenzando la secundaria. Junto con su desesperación, estos adolescentes tenían algo más en común: acceso a un arma en la casa de su familia. En la última década en Florida, 1,054 personas de entre 10 y 19 años se suicidaron, y el 44% usó un arma, según el Departamento de Salud de Florida.

El condado Miami-Dade, a cuya Alcaldía aspira ahora  Xavier Suárez, padre del intoxicado Francis, que será una muestra de nepotismo, exhibe con jactancia ser depositario de 30 billonarios, mientras es campeón en desigualdad económica en Estados Unidos. Con playas y ocio de primer nivel, contrasta con la cruda realidad de que Miami-Dade tiene la «segunda brecha más grande en la nación entre los que tienen y los que no tienen», solo superado por Nueva York.

Es el condado más poblado de Florida y con un 68% de su población de origen hispano, muestra un preocupante contraste entre el número de multi millonarios residentes y el nivel de desigualdad de ingresos. El estudio difundido por la Universidad Internacional de Florida (FIU) arroja que la prosperidad aparente «no es compartida equitativamente». Es «uno de los lugares más desiguales» económicamente.

Es más, en la pirámide de ingresos económicos se aprecia una «pobreza profunda y generalizada» y una «clase media pequeña y cada vez más reducida» con una fuerza laboral numerosa que depende de trabajos mal pagados, según el informe titulado «Hacia una región más inclusiva».

Se puede decir que el área metropolitana de Miami es una «historia de dos ciudades«, ya que atrae a las personas más ricas del mundo y, al mismo tiempo, ofrece una economía basada en el sector de servicios y el turismo, lo que genera un nivel de salarios muy bajo y, por lo tanto, una de las economías más desiguales de Estados Unidos. El estado de pobreza en Miami totaliza un 14.3% de la población, muestra la «tasa más alta de pobreza de personas mayores entre las grandes áreas metropolitanas» del país y una «tasa de pobreza juvenil que es significativamente más alta que la tasa general de pobreza». Se resalta, además, su dimensión racial. En comparación con los blancos, los afroamericanos tienen 2.5 más de probabilidades de vivir en la pobreza, mientras que los hispanos casi el doble que los anglosajones.

Insiste el informe en que la «concentración de pobreza» es «lo más llamativo y devastador«, ya que no solo obliga a los más vulnerables y desprotegidos a una dura lucha por satisfacer sus necesidades diarias, sino que «tiene también un efecto corrosivo en las comunidades». Para ellos Suárez, no tiene definida una política pública para que ningún residente en Miami quede desprotegido ni tenga amparo es la esencia de la naturaleza del capitalismo.

En ese contexto de desigualdad económica, los «vecindarios con una alta concentración de pobreza tienden a seguir siendo crónicamente pobres». De hecho, casi el 15% de los residentes en el Gran Miami vive en la pobreza, teniendo en cuenta la tasa de inflación y el número de personas por hogar.

El estudio revela que Miami es una de las diez ciudades más pobres de la nación. ! Cosas veredes mío Cid, cosas veredes!

 

(*) Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate y Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Archivo Getty Images. 

 

Vea también

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: