Tranquilidad habitual en Cuba pese a terrorismo mediático

Compartir

Por Orlando Oramas León (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano Cuba.

La habitual tranquilidad ciudadana reina hoy en Cuba, donde los esfuerzos se centran en combatir la pandemia por la Covid-19 para lo cual se multiplican acciones incluida la inmunización de la población.

No es lo que esperaban quienes desde Miami promovieron el terrorismo mediático y atizaron los incidentes que se concentraron el 18 de julio en diversas localidades de la isla.

Parecía un domingo cualquiera, pero devino jornada de vandalismo, agresiones a la población, destrozos  y también de respuesta revolucionaria signada por ciudadanos y fuerzas del orden.

Coincidían varios factores internos y externos. Cuba resiente el mayor rebrote de la Covid-19, en particular en la occidental provincia de Matanzas.

En medio de ingentes esfuerzos por atajar la coyuntura sanitaria tenían lugar largos apagones por roturas e impostergables acciones de mantenimiento de algunas de las principales termoeléctricas del país.

La mayor de las Antillas sufre a la vez las carencias atizadas por el recrudecimiento del bloqueo que con castigos inéditos marca más de seis décadas de acoso.

En Miami creyeron que la hora había llegado para el llamado golpe blando y sus modalidades contempladas en el manual de la guerra no convencional aplicadas también contra otros países, dígase Venezuela, Nicaragua y otros.

Un bombardeo inédito fue lanzado desde Estados Unidos y otras naciones para provocar un estallido social en Cuba.

Laboratorios mediáticos, noticias fabricadas, bots y robots para replicar etiquetas y publicaciones que incitan al caos desde el exterior inundaron el entorno sobre Cuba en redes sociales para la promoción de una “intervención humanitaria”, preludio de la militar.

Entre otros hechos inventados, las redes sirvieron para asegurar que la Base Naval de Guantánamo, territorio usurpado a Cuba, recibió flotillas de embarcaciones de combate a la espera de una orden de intervención.

Por su parte, el canciller Bruno Rodríguez emplazó al gobierno estadounidense a desmentir los vínculos de una compañía establecida en la Florida con la campaña SOS Cuba, asociada a la convocatoria para una acción con el uso de fuerza extranjera.

Dicha entidad, denunció el ministro, recién recibió un certificado del gobierno republicano de la Florida para actuar con fondos estaduales.

Rodríguez exigió además una explicación de la red Twitter por la multiplicación masiva de mensajes como parte de esta cruzada, recurso para inundar la red y que viola las políticas de esa empresa de blogueo asentada en California.

«Twitter no aplicó sus propias regulaciones aun cuando habían llamados al magnicidio y a la violencia», acusó.

Estos y otros aprestos se estrellaron con la respuesta pueblo-gobierno que hizo retornar pronto la tranquilidad habitual.

En Cuba hay paz pese a la campaña de odio y mentiras propias del terrorismo mediático, aseguró la víspera el presidente Miguel Díaz-Canel al comparecer con dirigentes del Gobierno en un programa radio y televisivo.

Afirmó que el pueblo cubano actúa con valentía, coraje y sin miedo para enfrentar los planes de desestabilización que incitaron los disturbios ocurridos el 11 de julio.

Hacemos un llamado a la armonía, la unidad, responsabilidad, solidaridad y amor, apuntó.

No quieren la tranquilidad ciudadana con la que se vive en Cuba, en comunidad, en el barrio, donde los ciudadanos conviven y se ayudan unos a otros, exclamó el gobernante.

La Habana y otras ciudades y localidades de la isla retornan a su cotidianidad. Funcionan como es habitual las instituciones, mercados, hospitales, negocios privados en una actividad marcada por las restricciones sociales para atajar los contagios de la Covid-19.

En la comparecencia televisiva se informó que se han administrado más de siete millones 600 mil dosis de los inmunógenos cubanos Soberana 02, Soberana Plus y Abdala; un 17 por ciento de la población concluyó el esquema completo de vacunación, mientras el 23,4 por ciento recibió dos dosis, y el 27,5 inició el tratamiento.

Por su parte el primer ministro, Manuel Marrero, aseguró que la población cubana quedará vacunada contra la Covid-19 antes de finalizar el 2021.

Marrero apuntó que en agosto el 60 por ciento de los habitantes del país estará inmunizado, y el 80 por ciento habrá iniciado el esquema con los medicamentos nacionales.

Cuba tiene cuatro candidatos vacunales propios y una vacuna (Abdala) aprobada por el ente regulador,  que se aplica a la población adulta e inició hoy ensayos pediátricos.

Es la realidad de un país asediado, que defiende su paz ciudadana y lucha por la vida de sus ciudadanos.

(*) Periodista cubano, autor de los libros “Raúl Roa, periodismo y Revolución”, “Pohanohara, cubanos en Paraguay” y “Cuentos del Arañero”.

Foto de portada: Yaimi Ravelo / Resumen Latinoamericano Cuba.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: