Cuba: Se extiende a niños de tres a 11 años ensayo clínico Ismaelillo en Camagüey

Compartir

Desde este martes, la fase I del ensayo clínico Ismaelillo incluye al primer grupo de 44 niños de tres a 11 años en Camagüey. El objetivo del ensayo, con la vacuna Abdala, es ofrecer un inmunógeno seguro a los menores y en meses venideros inmunizar a la población infantil contra la COVID-19.

La etapa anterior incluyó en dos momentos a 300 niños de 12 a 18 años, y luego de esta primera fase se integrarán otros 300 en total para completar los 600 que comprende el estudio, que permitirá comprobar la efectividad del fármaco con el fin de extenderlo a todo el país.

Padre del niño Fabio Lora Estévez, el camagüeyano Edgar Lora Alfaro acudió temprano al policlínico a acompañar a su hijo, pues confían en los médicos y los científicos cubanos y en su trabajo para proteger a los pacientes ante el nuevo coronavirus.

“En casa recibimos las tres dosis del medicamento, algo por lo que estamos agradecidos, y ahora damos nuestra disposición con el objetivo de que se haga este ensayo clínico tan importante”, dijo el joven ingeniero.

“El proceso de vacunación con Abdala, especialmente el que se realiza a los niños, significa un gran avance gracias al empeño de los científicos e investigadores que lo lograron en tiempo récord”, añadió.

Fabiana de la Caridad Cuba Medina, de 11 años, otra de las voluntarias, comentó que se siente segura acompañada por su mamá y más segura aun luego de inyectarse, porque sabe que “con Abdala todos vencerán al coronavirus y permitirá volver a la vida normal.

“Estoy feliz y animo a otros niños y adolescentes para que se pongan la vacuna”, dijo.

Yarisa Medina Alí, madre de Fabiana, destacó el esfuerzo del país para lograr la protección de los más jóvenes, como lo hace con el resto de la población. De ahí su acompañamiento a la niña en el apoyo y la explicación de los beneficios de Abdala, una esperanza para volver luego a la vida social y a la escuela.

En declaraciones a la prensa, Sonia Resik Aguirre, investigadora principal de la intervención sanitaria con Abdala, explicó que los resultados del ensayo en niños y adolescentes de 12 a 18 años son buenos hasta la fecha. Los voluntarios han asimilado de manera favorable al tratamiento, y no se registran reacciones adversas graves. La semana entrante corresponde la segunda dosis de ese último grupo etario, precisó Resik.

Este martes comenzó la inmunización destinada en un momento inicial a 44 niños de tres a 11 años en los policlínicos Ignacio Agramonte y Julio Antonio Mella, de Camagüey, y transcurrida una semana se hará un análisis de las posibles reacciones con el propósito de ampliar el ensayo a la totalidad de los previstos en esta etapa, informó la experta.

Entre septiembre y octubre estarán los resultados de ambas etapas del proceso, que en sus distintas fases mide la seguridad e inmunogenicidad del producto biotecnológico suministrado en un esquema de tres dosis cada 14 días, con dos formulaciones de potencias diferentes (25 y 50 microgramos).

La intención principal del ensayo clínico Ismaellillo, primero de su tipo con Abdala que se ejecuta en Cuba, es ofrecer una vacuna segura a los menores y en meses venideros inmunizar a la población infantil contra la COVID-19.

Tomado de Cubadebate/ Foto de portada: ACN.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: