Héctor Béjar: Un luchador por un Perú nuevo y solidario

Compartir

Desde el instante mismo de su juramentación, el gobierno del Maestro Pedro Castillo viene enfrentando las más groseras maquinaciones golpistas de la extrema derecha, que trata de obstaculizar sus acciones con todo tipo de argucias y de crear las condiciones para frustrar la histórica victoria del Perú profundo en el último proceso electoral.

La arremetida reaccionaria acaba de lograr uno de sus más preciados objetivos: la renuncia irrevocable del canciller Héctor Béjar, destacado intelectual, histórico luchador social y experto en política internacional, todo un símbolo de consecuencia y de compromiso por un Perú mejor.

La Marina ha encabezado la maniobra golpista contra Héctor Béjar. El pretexto utilizado ha sido una cita tomada fuera de contexto en una exposición virtual de noviembre de 2020 según la cual Béjar afirmaría que los servicios de inteligencia de la Marina habrían intervenido en el origen del terrorismo en el Perú.

Lo curioso – por decir lo menos – es que los hechos aludidos son absolutamente ciertos. Numerosas publicaciones de la época confirman que durante los gobiernos de Velasco (1968 – 75) y Morales Bermúdez (1975 – 1980) se produjeron acciones terroristas en el Perú con la participación directa de un sector de la Marina.

Los atentados terroristas de la década de los 70 del siglo pasado aparentemente tenían el propósito de oponerse a las reformas nacionalistas del gobierno militar y de atacar los intereses de Cuba en nuestro país.

Entre otros hechos, se pueden mencionar: el 3/12/1974, el gobierno de Velasco denunció el intento de asesinato de los ministros los generales Edgardo Mercado Jarrín, Javier Tantaleán y Guillermo Arbulú; el 1/1/1975, se detonó una bomba ante la residencia del Almirante Guillermo Faura Gaig, que asumía el cargo de Ministro de Guerra y Comandante General de la Marina; el 22/7/1977, el barco cubano Río Jobabó fue hundido en el puerto del Callao; el 9/10/1977, el navío cubano Río Damují también fue atacado, sufriendo algunos daños.

El diario La República de hoy, en un Informe firmado por Ángel Páez, menciona un cable del Departamento de Estado norteamericano desclasificado por Wikileaks, según el cual en 1977 el embajador norteamericano Harry W. Shlaudeman reportó a Washington: “Aunque no contamos con pruebas de la causa de la explosión (en el barco Río Damují), esto podría ser obra de elementos del sector derechista dentro de la Marina, como creemos que fue el caso del hundimiento del Río Jobiabó. Si este fuera el caso, el incidente podría originar implicancias tanto internas y externas para el Gobierno del Perú. «

A medio siglo de estos acontecimientos, sería necesario y responsable esclarecer históricamente estos hechos, más que denunciar y cuestionar a un gran peruano por solo mencionarlos.

Mi solidaridad política y personal con el maestro Héctor Béjar, en esta hora difícil. Estoy seguro de que la verdad histórica prevalecerá y le dará la razón.

Ante las maniobras golpistas de la extrema derecha contra el Gobierno popular del Presidente Castillo, solo cabe enfrentarlas y derrotarlas con la fuerza del pueblo. Hoy es más urgente que nunca que la izquierda se una en un solo puño en defensa de su gobierno. Que las organizaciones populares de todas las regiones se movilicen en defensa de sus intereses. Que de una vez por todas se conforme el FRENTE para apoyar al gobierno y llevar adelante su programa de cambios.

Ricardo Gadea Acosta
17 de Agosto, 2021

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: