Las 9 preguntas (y respuestas) para entender por qué las víctimas del conflicto armado tendrían 16 curules en el Congreso de Colombia

Compartir

Por Nathali Gómez.

 

Colombia dio otro paso para que las víctimas del conflicto armado, que se extendió por décadas en el país, tengan su propia voz en el Congreso.

El pasado lunes, en una audiencia pública en el Senado, el Gobierno de ese país manifestó su disposición de cumplir con lo establecido por la Corte Constitucional y el Consejo de Estado, que declararon nulo el acto legislativo que ordenó archivar en 2017 el proyecto de creación de 16 circunscripciones en los departamentos más afectados por la guerra. En esas zonas se elegiría al mismo número de miembros de la Cámara de Representantes.

Aunque faltan pasos para que se materialice esta medida a favor de la reparación de las millones de víctimas, —contemplada en el Acuerdo de Paz firmado en La Habana, en 2016—, su promulgación debe acelerarse ante la cercanía de los venideros comicios legislativos de marzo de 2022.

En mayo de este año, la Corte Constitucional dio su visto bueno a la tutela interpuesta por el senador opositor Roy Barreras, luego de que se tumbara el proyecto de ley de las 16 curules para las víctimas del conflicto armado. Sin embargo, aún hay resistencia en el seno del derechista Centro Democrático, liderado por el expresidente Álvaro Uribe, férreo opositor a los acuerdos de paz.

1.- ¿Cuál es su origen?

En el documento del Acuerdo de Paz, consignado por el Estado colombiano durante el mandato de Juan Manuel Santos, se especifica que para garantizar la «integración» de zonas afectadas por el conflicto, «una mayor inclusión y representación política» y la reparación de las víctimas, el Gobierno se comprometería a crear 16 Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz (CTEP) donde se elegiría al mismo número de miembros de la Cámara de Representantes, de manera temporal, por dos períodos electorales.

2.- ¿Cómo funcionaría esta elección?

Las circunscripciones tendrán reglas especiales para la inscripción y elección de sus candidatos, y las campañas tendrán una financiación especial y acceso a medios regionales.

El Gobierno deberá destinar 50.000 millones de pesos (unos 12.000 dólares) a la Cámara de Representantes para la creación de las curules, según el presupuesto avalado desde 2017 por Planeación Nacional.

Las listas tendrán voto preferencial y estarán compuestas por dos candidatos, uno de cada género. La curul será de quien tenga más votación en su circunscripción.

3.- ¿Cuáles son los requisitos?

Los candidatos deberán ser personas que vivan en los territorios establecidos desde hace por lo menos tres años o que hayan sido desplazados de ellos y estén en proceso de retorno.

Los aspirantes podrán ser inscritos por ciudadanos u organizaciones de víctimas, campesinas o sociales de la circunscripción, y serán elegidos por los habitantes de esos territorios. También se podrán postular candidatos desde los consejos comunitarios y los resguardos indígenas, cuando la circunscripción esté en un territorio étnico.

Los partidos que tienen representación en el Congreso, incluyendo a Comunes, surgido tras la firma del Acuerdo de Paz, no podrán inscribir candidatos en esas circunscripciones. Tampoco podrán aspirar a las curules los candidatos que hayan sido elegidos o inscritos en elecciones en los últimos cinco años.

4.- ¿Cuáles son los periodos?

Estas 16 circunscripciones tendrán vigencia durante los periodos legislativos de 2022-2026 y 2026-2030. En 2022 y en 2026, se llevarán a cabo los comicios legislativos en Colombia. Hasta ahora, el plazo para inscribir candidatos al Congreso culmina el 13 de diciembre de este año. Sin embargo, la Corte Constitucional pidió modificar el calendario electoral para permitir la inscripción y elección de los aspirantes de las 16 circunscripciones.

5.- ¿Dónde se ubican las circunscripciones?

Las zonas más afectadas por las décadas de conflicto armado en Colombia se encuentran en los departamentos de Catatumbo, Cauca, Chocó, Nariño, Guaviare y Urabá. 

6.- ¿Qué falta?

Le corresponde al presidente promulgar el acto legislativo de 2017, que había sido archivado, y a la Corte Constitucional revisar su constitucionalidad para aprobarlo. De darse el visto bueno, la Registraduría Nacional y el Consejo Nacional Electoral determinarán cómo funcionará este proceso electoral, que se ejecutará en paralelo con las elecciones de diputados.

7.- ¿Cómo quedará compuesto el Congreso?

En la actualidad hay 172 representantes a la Cámara, que incluyen a los cinco del partido Comunes y al candidato a la vicepresidencia del aspirante que quedó en segundo lugar en las elecciones de 2018.

Entre 2022-2026, la Cámara tendría 188 diputados. En la legislatura siguiente contaría con 183, debido a que los representantes del partido político surgido de las FARC podrán estar hasta 2026, según el criterio transitorio que ese estableció, recoge Criterio.

8.- ¿Qué ha dicho el Gobierno?

Durante la audiencia pública en el Senado, realizada el pasado lunes, el alto consejero para la Estabilización, Emilio Archila, afirmó que el Gobierno reconoce lo establecido por la Corte Constitucional y que «está preparado para, dentro de los 30 días hábiles siguientes, expedir la reglamentación que se necesita».

Por su parte, el presidente del Senado, Juan Diego Gómez, manifestó que espera que el pronunciamiento de la Corte Constitucional se haga pronto para que los representes a la Cámara puedan participar en las parlamentarias de marzo de 2022.

9.- ¿Cuáles son las reacciones?

Tanto en el Senado como fuera de él ha habido pronunciamientos a favor y en contra de estas 16 nuevas curules, que traen nuevamente a debate las posturas polarizadas sobre los acuerdos de paz con las extintas FARC y su implementación en Colombia.

El exsenador Uribe ha tildado esta medida de «imposición» tras el Acuerdo La Habana, con la finalidad de «aumentar» la participación de las FARC y sus aliados en el Congreso, a pesar de que esta iniciativa los excluye porque ya tienen cinco escaños en el Parlamento.

El derechista se he referido en un trino a la realización de un referendo para consultar a la población sobre esta iniciativa, a la que se opone.

Por otro lado, el exfefe del Equipo Negociador por del Gobierno de Santos, Humberto de La Calle, escribió en un trino que existe una «deuda histórica» con las más de nueve millones de víctimas del conflicto armado en Colombia. «Es un paso definitivo para la reconciliación en nuestro país».

 

Tomado de RT/ Foto de portada: Carlos Jasso / Reuters.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: