Médicos de la Henry Reeve: Matanzas les agradece

Compartir

Por Andy Jorge Blanco.

Tras concluir su misión de apoyo en el enfrentamiento a la COVID-19 en la provincia de Matanzas, un grupo de 37 médicos y enfermeros de la brigada Henry Reeve salió este miércoles del hotel “Mar del Sur”, en Varadero, rumbo a Artemisa y Las Tunas, donde se unirán al personal de salud en la lucha contra la pandemia.

“El trabajo ha sido bastante difícil. Empezamos trabajando con 200 y 300 pacientes en Cárdenas. Y cumplimos. Nos vamos muy orgullosos”, dice Amanda Simancas Betancourt, y Jannys López, a su lado, la mira y asiente. Repiten siempre eso: “orgullo”. Para Jannys, el momento más emocionante fue el aplauso de los pacientes: “Cuando daban negativos y nos aplaudían… eso es un regocijo tremendo”.

Ambas están en la primera fila de la brigada y son de los rostros más jóvenes. Amanda tiene 23 años y Jannys 27. Son recién graduadas de Enfermería en La Habana. Culminar la carrera y viajar a Matanzas fue casi la misma cosa.

Hicieron el examen, les preguntaron su disposición para combatir el rebrote en la provincia y partieron. Eso ocurrió en la misma semana de julio. El domingo 11, dos guaguas con 60 muchachos acabados de salir de las aulas entraron a Matanzas como integrantes de la brigada que denominaron “La Habana por la vida”.

Amanda y Jannys recuerdan cuando, al avistarse las guaguas en la ciudad, los matanceros comenzaron a agradecerles. Mientras los ómnibus avanzaban, en la calle unos aplaudían, otros se ponían la mano en el pecho o levantaban el pulgar. Fue el primer golpe de emoción.

Nos aplaudían, como diciendo: ‘¡Llegaron!’”, comenta Jannys, a lo que Amanda agrega: “Nosotros lloramos. Ese gesto hacía ver que nos necesitaban. Confiaron en que nosotros, recién graduados, veníamos a ayudar a Matanzas. Aquí está el resultado. Llegamos con más de 3.000 casos diarios y ya estamos en 200 o 300”.

–¿Cómo es eso que ya forman parte de la Henry Reeve? –les pregunto y Amanda cuenta que lo son desde hoy, que anoche se lo dijeron a cuatro enfermeros de su brigada: “Fue lo mejor del mundo. La familia súper contenta. Mi mamá empezó a llorar. Es un orgullo que con poco más de un mes aquí en Matanzas nosotros pertenezcamos a la Henry Reeve”.

Jannys y Amanda –ahora como miembros del contingente internacional de médicos especializados en desastres y graves epidemias “Henry Reeve”– forman parte de los 15 galenos que salieron este miércoles hacia Artemisa. Una brigada con otros 22 lo hizo rumbo a Las Tunas. Allí, como lo fue en Matanzas, necesitan su apoyo.
La madre de Lizandra Moreira Sánchez –enfermera recién graduada– está consciente de ello. Cuando supo que su hija no regresaría a casa, sino que iría hacia Artemisa, le dijo: “Yo tengo deseos de verte, pero te apoyo. Pa’lante”.

Con la misma convicción que la trajo a tierra yumurina, Amanda comenta: “En Matanzas nunca nos dejaron solos. Y eso no lo vamos a olvidar”. Sobre las batas, cada miembro de la brigada se ha puesto un pulover en el que puede leerse: “Matanzas les agradece”.

Tomado de Cubadebate/ Fotos: Andy Jorge Blanco/ Cubadebate.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario