Cuba puede ayudar a Washington en muchos cuestiones

Compartir

Por Hedelberto López Blanch (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano Cuba

Si Estados Unidos eliminara el bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene desde hace 60 años contra Cuba, el gobierno y el pueblo de la isla podrían cooperar y ayudarlo a mejorar muchas cuestiones.

Si Washington dejara a un lado su prepotencia imperial y estableciera relaciones normales y respetuosas con La Habana, el gobierno de la nación caribeña le enseñaría cómo realizar vacunaciones masivas gratuitas, efectivas y a bajos costos para todos sus habitantes. Además, podría establecer un intercambio beneficioso con las industrias de biotecnología para que millones de estadounidenses pudieran tener acceso a las vacunas contra la covid-19 (Soberana 2, Soberana Plus y Abdala); al heberprot-P para tratar las ulceras en el pie diabético; la vacuna CIMAvax-EGF contra el cáncer de pulmón y otros productos con probada calidad y eficiencia.

Le indicaría cómo controlar el tráfico de estupefacientes y la proliferación de drogas que desbordan todo el territorio norteamericano y que provocan anualmente miles de muertes, la mayoría en adolescentes y mantener una eficiente colaboración contra el tráfico de estupefaciente que se transportan por los mares del caribe procedentes de algunos países latinoamericanos con destino al gigante del Norte.

Las brigadas médicas internacionalistas como la Henry Reeve le podría orientar como ayudar a millones de personas en el mundo que sufren desastres como epidemias, terremotos, inundaciones, huracanes, en vez de enviar a sus hijos a realizar invasiones en Panamá, República Dominica, Granada, Vietnam, Irak, Afganistán, Siria y otras regiones del planeta.

Cuba le indicaría cómo instrumentar una educación gratuita desde la primaria hasta la universidad, así como una atención de salud pública para la mayoría de sus habitantes sin tener que ellos pagar un seguro, inalcanzable para muchos estadounidenses.

El gobierno y pueblo cubanos le impartirían algunas clases para que en esa sociedad no se discriminen a las personas por el color de su piel y se eviten los asesinatos que comete a diario la policía contra afroestadounidenses, latinos y asiáticos.

La pequeña isla del Caribe estaría de acuerdo en aconsejar al gigante del Norte, cómo tiene que tratar, no solo a sus vecinos, sino también a muchas naciones de África, Medio Oriente y Asia, a través del respeto, la colaboración y la paz sin tener que aplicar constantes guerras de rapiñas o lamentables métodos de bloqueos y “sanciones” contra aquellos que no le obedecen.

La Habana le explicaría que su agresiva política de bloqueos y extorsiones no le han dado resultado para doblegar a países como China, Rusia, Irán, Nicaragua, Bolivia o Cuba (por señalar algunos) y lo que ha logrado es unir más a esos pueblos con sus dirigentes.

Especialistas y científicos de la Isla indicarían a la Casa Blanca cómo combatir el cambio climático pues ese país esta considerado como una de las naciones que más destruye el medio ambiente.

En fin, son muchas las enseñanzas que le brindaría la Revolución Cubana a Estados Unidos si eliminaran el bloqueo contra la isla y se establecieran relaciones de respeto mutuo entre las dos naciones.

La decisión para un mejor entendimiento depende de Washington. Cuba, mientras tanto, continúa junto al pueblo, defendiendo su soberanía e independencia.

(*)  Periodista cubano. Escribe para el diario Juventud Rebelde y el semanario Opciones. Es el autor de «La Emigración cubana en Estados Unidos”, «Historias Secretas de Médicos Cubanos en África» y «Miami, dinero sucio», entre otros.

Foto de portada: Michael Reynolds/ EFE/EPA

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: