Estados Unidos: ¿Al borde del colapso por impago de su deuda?

Compartir

El escenario financiero de Estados Unidos -EEUU- literalmente pende de un hijo, aunque siempre hay una soga cerca, de dónde agarrarse. Dentro de la complejidad del caso, el imperio del norte hace meses que está quebrado. A fin de mes cierra el ejercicio económico y no pueden pagar los intereses de su deuda. Cualquier otro país estaría en default, pero como EEUU pone las reglas, así también las esquiva. En medio del escándalo de Evergrande China, la mega empresa inmobiliaria que a fin de mes tiene que pagar intereses -que ya no pudo cumplir con su pago hace unos meses, y que se está reuniendo con los bancos acreedores para tratar de salvarse de un naufragio que sacudiría violentamente al pbi chino- en Estados Unidos se siguen emitiendo dólares día y noche en la Reserva Federal, único lugar del planeta donde se pueden imprimir los billetes verdes. Maquinita en mano, EEUU posterga el desastre: esa emisión de dinero debería ser respaldada con algo -y ‘algo’ es oro, por ejemplo- sin embargo, el país conducido por Joe Biden hace rato que no produce nada. Al mismo tiempo, otras potencias ya no quieren negociar en dólares, no aceptan esa moneda, a causa de la falta de respaldo. ¿Es inminente el colapso? Sí y no.

Hace pocos días, una publicación de Bloomberg resaltó que Biden le advirtió a los gobiernos estatales y locales de Estados Unidos que el riesgo de incumplimiento de la deuda estadounidense podría desencadenar una recesión y frenar el flujo de ayuda federal, ya que insta al Congreso a aumentar o suspender el límite máximo de endeudamiento federal y evitar una crisis. ¿Qué significa esto? Que si entre demócratas y republicanos no llegaran a ponerse de acuerdo, el colapso estaría bien cerca. Caso contrario, remendarían las diferencias en virtud del sistema financiero, y le agregarían horas a los días para seguir emitiendo y emitiendo sin ton ni son.

“Alcanzar el techo de la deuda podría provocar una recesión. El crecimiento económico se tambalearía, el desempleo aumentaría y el mercado laboral podría perder millones de puestos de trabajo”, dijo Biden. Es decir que los pagos de ayuda en casos de desastre, Medicaid y el programa de seguro médico para niños, así como los fondos para la educación, la infraestructura y la nutrición infantil podrían verse interrumpidos. «Si Estados Unidos no cumple con sus obligaciones, el efecto dominó afectará a ciudades y estados de todo el país», disparó. ¿Realidad factible o advertencia en forma de intimidación? Un poco y un poco.

Cabe recordar que el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, rechazó una apelación de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, para que los republicanos se unieran a los demócratas con el objetivo de elevar el techo de la deuda federal, dejando a las dos partes en desacuerdo con potencialmente solo unas semanas para que se supere el límite. Parece ser que los republicanos están presionando al gobierno demócrata, con una filosa navaja temporal en las manos.

El límite de deuda volvió a su lugar a principios de agosto, pero el Tesoro ha estado utilizando las llamadas medidas extraordinarias desde entonces para evitar un incumplimiento. Yellen ha advertido que esas medidas expirarán en algún momento de octubre.

«Si Estados Unidos no paga su deuda, las ciudades y los estados podrían experimentar un doble golpe: la caída de los ingresos y la ausencia de ayuda federal mientras el Congreso se niegue a aumentar o suspender el límite de la deuda», dijo Biden.

Advirtió que el S&P 500 podría hundirse en caso de un enfrentamiento prolongado, «y el valor de los activos de los fondos de pensiones estatales caería como resultado, lo que obstaculizaría la capacidad de los estados para pagar sus obligaciones de pensiones».

¿Qué quiere Biden que el Congreso haga? Aumentar o suspender el dichoso límite, como ya se hizo varias veces en el pasado. Sin embargo, ahora, los republicanos, en claro pie de guerra, tratan de combatir y esmerilar la agenda fiscal interna de Biden, que incluye aumentos de impuestos para las corporaciones y una serie de medidas de gasto a las que se opone el Partido Republicano.

“Hemos visto que esto se hace de manera bipartidista de manera consistente y la mejor manera de hacerlo es sin mucho drama, sin mucho daño autoinfligido a la economía y a nuestro país, y eso es lo que vamos a hacer ”, dijo el director del Consejo Económico Nacional, Brian Deese a MSNBC. «Ahora, hay muchas posturas sobre este tema, pero estamos seguros de que al final del día lo haremos».

La Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos, por su parte, instó al Congreso a actuar sobre una base bipartidista: «Ambas partes en Washington han aumentado nuestra deuda, y ambas partes tienen la obligación de asegurarse de que Estados Unidos pueda seguir pagando sus facturas, esta es una de las responsabilidades más básicas del Congreso, y no hay una buena razón para que los legisladores creen una crisis que socave la plena fe y el crédito de los Estados Unidos».

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina / Foto de portada: AFP.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: