Palestina: Cómo la Unión Europea cerró un acuerdo secreto con el ministerio israelí en Jerusalén Este

Compartir

Por David Cronin.

La Unión Europea ha negociado discretamente un acuerdo de cooperación con un ministerio del gobierno israelí con sede en la Jerusalén Oriental ocupada. Si bien el acuerdo recibió un amplio apoyo de la burocracia de Bruselas, algunos funcionarios han sostenido que no puede firmarse con un organismo ubicado en el territorio incautado durante la guerra de 1967. 

En 2018, el Centro Común de Investigación de la UE, que gestiona una red de laboratorios, inició conversaciones con el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Israel. El objetivo era llegar a un acuerdo que permitiera la colaboración en “múltiples áreas de interés común”, afirma un documento interno de la UE. 

El documento, obtenido bajo las reglas de libertad de información, indica que dicho acuerdo fue redactado y circulado durante 2019 dentro de la Comisión Europea, como se llama al ejecutivo de la UE. Los 11 departamentos de la Comisión Europea consultados sobre el borrador del acuerdo proporcionaron una «opinión positiva», afirma el documento, ver más abajo. Sin embargo, el servicio diplomático de la UE y los abogados internos solicitaron «cambiar la contraparte israelí». Se opusieron, agrega el documento, porque el ministerio de ciencia de Israel tiene su dirección registrada en la calle Clermont-Ganneau, cerca de Ammunition Hill en Jerusalén Este. 

 ¿Se debe elogiar a estos diplomáticos y abogados por defender que se establezca una distinción entre Israel y los territorios que capturó en junio de 1967? La respuesta corta es no.» Sus preocupaciones sobre la ubicación de un ministerio en un área bajo ocupación militar son negadas por su voluntad general de abrazar a Israel, el estado que aplica esa ocupación. 

«Potencial sin explotar” 

 Además, debe subrayarse que los diplomáticos y abogados solo argumentaban en contra de la firma de un contrato formal con el Ministerio de Ciencia. No estipularon que se deba evitar la interacción con el ministerio. Stephen Quest del Joint Research Center confirmó que su organización “todavía está en contacto con el Ministerio de Ciencia y Tecnología, aunque la pandemia de COVID-19 y las elecciones en Israel entre 2019 y 2021 han afectado la frecuencia de interacciones y discusiones sobre arreglos formales .“ 

 Respondiendo a una consulta por correo electrónico, Quest declaró que el Centro Común de Investigación había consultado a otros departamentos de la Comisión Europea sobre «la forma, no el contenido, de la colaboración con el Ministerio de Ciencia y Tecnología». En 2013, el servicio diplomático de la UE dio luz verde para contactar con el Ministerio de Ciencia. El ministerio está representado en el organismo israelí que gestiona el uso de fondos de investigación de la Unión Europea. La UE tiene un nuevo embajador en Israel, Dimiter Tzantchev. 

Poco después de llegar a Tel Aviv, comentó que los lazos entre la UE e Israel son «ya muy profundos, pero aún tienen un gran potencial sin explotar». Tzantchev no dio más detalles cuando le pedí que explicara qué “potencial sin explotar” tenía en mente. Sin embargo, las actividades del Centro Común de Investigación de la UE ofrecen una pista sobre lo que se está considerando. 

Otro documento obtenido mediante una solicitud de libertad de información muestra que el Centro Común de Investigación ha participado en siete proyectos relacionados con la industria nuclear de Israel. El documento, que data de 2017, ver más abajo, dice que el centro esperaba «continuar la colaboración». Un acuerdo sobre investigación nuclear que vincula a la UE e Israel expiró en 2018. Stephen Quest, del Centro Común de Investigación, confirmó que el acuerdo se ha extendido hasta 2024. Toda esta colaboración es «pacífica«, según los documentos internos de la UE. Nadie debe dejarse engañar por esa seguridad. 

A medida que Israel introdujo armas nucleares en el Medio Oriente, su industria nuclear amenaza el futuro de la humanidad. Debido a que se ha negado a firmar el Tratado de No Proliferación, Israel no permite la inspección internacional de sus instalaciones nucleares. El técnico Mordechai Vanunu fue condenado a 18 años de prisión por revelar detalles de las armas nucleares de Israel en 1988. 

 Así como es artificial hacer una distinción entre Israel y «la ocupación», es artificial hacer una distinción entre el programa de energía nuclear de Israel y sus armas nucleares. El Centro Común de Investigación se ha asociado directamente con la Comisión de Energía Atómica de Israel. Dirige el complejo de Dimona, donde se ensamblaron las armas nucleares de Israel. Además, la UE no invita al escrutinio de su cooperación nuclear con Israel. 

Algunos detalles de este trabajo fueron censurados, supuestamente por razones de “seguridad pública”, en los documentos que se me entregaron. No es de extrañar que los burócratas de la UE sean poco transparentes, para decirlo de manera caritativa. Una forma de abordar el «potencial sin explotar» en las relaciones entre la UE e Israel sería fortalecer la colaboración con su industria nuclear. Eso entusiasmaría a los embajadores en Tel Aviv pero horrorizaría a cualquiera que se preocupe por la paz y la justicia.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina/ Foto de portada:  El Ministerio de Ciencia de Israel tiene su sede cerca de Ammunition Hill en la ocupada Jerusalén Oriental / Heidi Levine  / SIPA.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario