Palestina: Redoblan la solidaridad con el preso político palestino Zacaría Zubeidi y el resto de los luchadores y luchadoras encarcelados por el sionismo

Compartir

La biografía de un comandante de la resistencia palestina

Zakariah Zubeidi nació en 1976 en la familia de Mohammed y Samira Zubeidi, y es uno de los ocho hijos de dicha pareja. La familia provenía originalmente de un pueblo cerca de Caesarea, de donde fueron expulsados en la guerra de Palestina de 1947-1949. En una entrevista con un periodista británico, Zakaria recordó que los israelíes le impidieron enseñar a su padre, un profesor de inglés, después de que fue arrestado a fines de la década de 1960 por ser miembro de Fatah. En cambio, trabajó como obrero en una fundición de hierro israelí, hizo algo de enseñanza privada y se convirtió en un activista por la paz. El primer israelí que Zubeidi conoció fue el soldado que vino a llevarse a su padre, dejando a la madre sola para criar a sus hijos.

A finales de los 80 y principios de los 90, durante la Primera Intifada, la activista israelí de derechos humanos Arna Mer-Khamis abrió un teatro infantil en Jenin, «Arna’s House” (La casa de Arna), para fomentar el entendimiento entre israelíes y palestinos. Docenas de voluntarios israelíes dirigieron los eventos y Samira, la madre de Zakariah, creyendo que la paz era posible, ofreció el último piso de la casa familiar para los ensayos. Zubeidi, que entonces tenía 12 años, su hermano mayor Daoud y otros cuatro niños de la misma edad formaron el núcleo de la compañía.

Zubeidi asistió a la escuela de la UNRWA en el campo de refugiados de Jenin y, según todos los informes, era un buen estudiante. En 1989, a los 13 años, recibió un disparo en la pierna cuando arrojó piedras a los soldados israelíes. Estuvo hospitalizado durante seis meses y se sometió a cuatro operaciones, pero quedó permanentemente afectado, con una pierna más corta que la otra y una notable renguear  A los 14 años, fue arrestado por primera vez (nuevamente por arrojar piedras) y encarcelado durante seis meses. En ese momento se había convertido en el representante ante el gobernador de la prisión de los otros niños presos. Cuando fue puesto en libertad, abandonó la escuela secundaria después de un año. Un año después, fue arrestado nuevamente por participar de protestas callejeras y encarcelado durante 4 años y medio. En prisión, aprendió hebreo y se volvió políticamente activo, uniéndose a Fatah.

Tras su liberación después de los Acuerdos de Oslo de 1993, se unió a las Fuerzas de Seguridad Palestina de la Autoridad Palestina. Se convirtió en sargento, pero se fue, desilusionado, después de un año, quejándose: «Había colegas a quienes les había enseñado a leer que fueron promovidos a altos cargos debido al nepotismo y la corrupción «.

Se fue a trabajar ilegalmente a Israel y durante dos años se ganó la vida como contratista de renovaciones de viviendas en Tel Aviv y Haifa. Finalmente fue arrestado en Afula y, después de ser encarcelado brevemente por trabajar sin permiso, deportado de regreso a Jenin. Con su permiso para trabajar en Israel bloqueado, tiempo después fue detenido por falsas acusaciones de robo y recibió una sentencia de quince meses. Después de cumplir su condena, regresó al campamento en Jenin. Se convirtió en camionero, transportando harina y aceite de oliva, pero en septiembre de 2000 perdió su trabajo cuando Cisjordania fue sellada debido a la Segunda Intifada.

El propio Zubeidi remonta su entrada en la militancia armada a finales de 2001 cuando, tras el asesinato de un amigo cercano, aprendió a fabricar bombas. El 3 de marzo de 2002, un mes antes del principal asalto al campo de refugiados, su madre fue asesinada durante una incursión israelí en Jenin. Se había refugiado en la casa de un vecino y un francotirador de las FDI sionistas disparó contra ella cuando estaba cerca de una ventana. Posteriormente se desangró hasta morir. El hermano de Zubeidi, Taha, también fue asesinado por soldados poco después.

Al mes siguiente, un atacante suicida proveniente de Jenin se autoinmoló matando a 29 israelíes. Luego, el ejército israelí lanzó una ofensiva indiscriminada a gran escala en el campo de refugiados de Jenin, demoliendo cientos de casas y dejando a 2.000 personas sin hogar. Siguieron diez días de combates en los que murieron 52 palestinos y 23 soldados israelíes.

Aparte de lamentar la pérdida de familiares y amigos, Zubeidi estaba muy amargado por el hecho de que ninguno de los israelíes que había aceptado la hospitalidad de su madre y que él pensaba que eran sus amigos, intentó ponerse en contacto con él. En una entrevista de 2006 dijo con enojo: «Te llevaste nuestra casa y a nuestra madre y mataste a nuestro hermano. Te dimos todo y ¿qué obtuvimos a cambio? Una bala en el pecho de mi madre. Abrimos nuestra casa y la demoliste. Cada semana, entre 20 y 30 israelíes venían aquí para hacer teatro. Los alimentamos. Y después, ninguno de ellos contestó el teléfono. Fue entonces cuando vimos la verdadera cara de la izquierda en Israel «. Las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa pueden llegar a la paz con Israel, dijo, pero personalmente no lo haría. Se encontraba incapaz de perdonar el asesinato de su madre y su hermano y la destrucción de su casa .

Perdiendo la esperanza en el campo de la paz con Israel, se unió a las Brigadas de los Mártires de al-Aqsa, brazo armado de Fatah y se convirtió en líder del grupo. Las Brigadas de los Mártires de al-Aqsa se atribuyeron la responsabilidad de un ataque  en noviembre de 2002 en Bet She’an en el que resultaron muertos 6 civiles, e Israel nombró a Zubeidi como el principal sospechoso que planeó el ataque. Este y otros ataques en los que fue acusado sin ningún tipo de pruebas lo convirtieron en uno de los hombres más buscados por Israel en Cisjordania ocupada.

El hijo de Arna, el actor israelí Juliano Mer-Khamis, regresó a Jenin en 2002 y buscó a los niños que habían estado en el grupo de teatro. Zubeidi había recurrido a la resistencia armada, Daoud fue condenado a 16 años de prisión por actividades militantes y los otros cuatro estaban muertos. En 2004, Mer-Khamis completó un documental sobre el grupo, Arna’s Children. El rostro de Zubeidi quedó levemente desfigurado por fragmentos de metralla de una bomba que manejó mal en 2003.

A partir de su militancia en aras de la libertad para Palestina, Zacariah se convirtió en una figura respetada por todos y muy querido y admirado por los más jóvenes. Estaba a cargo de facto de la ley y el orden en la ciudad. Consideraba que las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina tenían poca presencia, más que un»tráfico perturbador». Desarrolló una relación amistosa con el ex presidente palestino y jefe de Fatah, Yasser Arafat, y siempre recordaba sus palabras «‘¡Zakaria, amigo, te amo, estamos marchando hacia Jerusalén!’»,  Zubeidi también declaró “No recibo órdenes de nadie. No soy bueno para seguir a un jefe «. En ese momento, estaba entusiasmado con la Intifada, y advirtió que la nueva generación de palestinos «lucharía mejor». 

Israel intentó asesinarlo cuatro veces. En uno de esos intentos en 2004, una unidad de policía israelí mató a otros cinco miembros de la brigada, incluido un niño de 14 años, en un jeep que transportaba a Zubeidi. El 15 de noviembre, tras la muerte de Arafat, las fuerzas israelíes lanzaron una incursión en Jenin para matarlo, pero él las evadió; en la redada, nueve palestinos murieron, incluidos cuatro civiles y su adjunto, «Alaa». La redada descubrió un alijo de armas. Antes de estos incidentes, un palestino había cometido otro atentado contra su vida; Zubeidi rompió la mano de su agresor como castigo.

Durante las elecciones presidenciales palestinas de 2004, Zubeidi inicialmente respaldó a Marwan Bargouti, pero poco después de que Barghouti fuera encarcelado, decidió apoyar a Mahmoud Abbas, quien ganó las elecciones. Los dos estaban en contacto entre sí y Zubeidi, a pesar de ser considerado peligrosamente franco, apreciaba el «estilo moderado y serio» de Abbas.  En diciembre de 2004, fuentes israelíes criticaron a Abbas por reunirse con Zubeidi. A pesar de su disposición a aceptar la elección de Abbas a la presidencia, Zubeidi todavía declaró que no confiaba en este último con respecto a las afirmaciones palestinas fundamentales sobre el estatus de Jerusalén.Según Zubeidi, Arafat era la única figura que podía haber cumplido esas aspiraciones, afirmando que esa era «la razón por la que fue envenenado … la razón por la que Israel lo mató» .

En septiembre de 2005 declaró que el alto el fuego de su grupo había terminado después de que las fuerzas israelíes mataran a Samer Saadi y otros dos militantes en Jenin. El 6 de julio de 2006, las FDI intentaron capturar a Zubeidi en un funeral, pero escapó tras un intercambio de disparos.

El 15 de julio de 2007, la Oficina del Primer Ministro israelí anunció que Israel incluiría a Zubeidi en una amnistía ofrecida a los militantes de las Brigadas al-Aqsa de Fatah. En 2008, fue contratado por Juliano Mer-Khamis (quien luego fue asesinado) como director del Freedom Theatre en el campo de refugiados de Jenin.

En una entrevista el 4 de abril de 2008, afirmó que todavía no había recibido un perdón total de Israel y culpó a la Autoridad Palestina por «mentirle». Continuó durmiendo en la sede de la Autoridad Palestina en Jenin y recibió un salario de 1.050 NIS, casi la mitad de lo que recibía antes (2000 NIS). Cuando se le preguntó por qué había dejado de luchar incluso cuando no había recibido un perdón total, Zubeidi respondió «debido al conflicto entre Fatah y Hamas. Mire, para mí está perfectamente claro que no podremos derrotar a Israel. Mi objetivo era nosotros, por medio de la resistencia, para hacer llegar un mensaje al mundo. En la época de Abu ‘Ammar, teníamos un plan, había una estrategia y cumpliríamos sus órdenes … ahora no hay nadie capaz de utilizar nuestras acciones para obtener logros «. Zubeidi criticó a la dirección de la AP, diciendo que «Nuestra dirección es basura». Ante la pregunta de si admitió la derrota o no, afirmó: «Incluso [el difunto presidente egipcio] Gamal Abdel Nasser admitió su derrota, así que ¿por qué no yo?»

Antes de la Sexta Conferencia de Fatah en agosto de 2009, Zubeidi pidió a los miembros de Fatah que adoptaran un programa de resistencia en caso de que fracasaran las negociaciones de paz con Israel y estallara una Tercera Intifada.  Aunque fue acreditado como uno de los 2.000 delegados de Fatah en la conferencia en Belén, a Zubeidi se le negó momentáneamente la entrada a la sala de reuniones. Los miembros de la Brigada al-Aqsa en Naplusa y Jenin, así como los que se encuentran fuera de los territorios palestinos, protestaron por el rechazo y lo describieron como «apuñalar a la resistencia por la espalda». Los funcionarios de Fatah finalmente le dieron permiso para asistir el 5 de agosto de 2009. Los miembros de la brigada también pidieron a la Autoridad Palestina que garantizara la seguridad de Zubeidi desde Belén hasta Jenin. Varios miembros de la Knesset israelí de derecha presentaron una petición al tribunal militar israelí el 6 de agosto pidiendo el arresto de Zubeidi, a pesar de que había sido amnistiado, porque «sus manos tienen sangre israelí». En el discurso que pronunció en la conferencia, Zubeidi sugirió que Cisjordania gobernada por Fatah se reuniera con la Franja de Gaza gobernada por Hamas a través de la fuerza, si fuera necesario. Criticó a los «viejos líderes», condenándolos por fallarle al pueblo palestino, afirmando que «durante 18 años de negociaciones [bajo Fatah], no se ha creado ninguna esperanza». Zubeidi sugirió que una generación más joven de palestinos debería liderar Fatah. 

El 29 de diciembre de 2011, Israel anuló el indulto de Zubeidi y este declaró a la agencia de noticias Ma’an que no había violado ninguna de las condiciones de su amnistía. Los funcionarios de seguridad de la Autoridad Palestina le aconsejaron que se entregara a la custodia palestina para que no fuera arrestado por las fuerzas de seguridad de Israel. Una semana antes de que Zubeidi fuera notificado de la cancelación de su amnistía, la Autoridad Palestina había detenido a su hermano.

Luego, Zubeidi estuvo detenido sin cargos por la Autoridad Palestina de mayo a octubre de 2012. En Zubeidi se comprometió a estudiar una maestría en la Universidad de Birzeit, donde fue supervisado por Abdel Rahim Al-Sheikh, profesor de estudios culturales, con una tesis titulado «El dragón y el cazador», que se centró en la experiencia palestina de ser perseguido desde 1968 hasta 2018 y fue ayudado en la recopilación de materiales por su amigo Gideon Levy, un periodista israelí, quien le proporcionó documentos de los archivos de Haaretz.

El 27 de febrero de 2019, antes de que pudiera completar su disertación, Zubeidi fue arrestado nuevamente, bajo sospecha de haber participado «en actividades terroristas», y en mayo fue acusado ante un tribunal militar israelí de llevar a cabo al menos dos ataques con disparos contra civiles. autobuses en la Ribera Occidental.

Zakaria Zubeidi se encontraba en la prisión de Gilboa desde su arresto y, el 6 de septiembre de 2021, logró escapar con otros cinco presos. Fue capturado por la policía el 11 de septiembre, con Mohammed Qassem Ardah, en el norte de Israel, en una parada de camiones cerca de la ciudad de Shibli-Umm al-Ghanam. Según un testigo ocular, fueron encontrados escondidos debajo de un semirremolque. Zubeidi intentó escapar pero fue dominado. Tras su captura, aparecieron fotografías de él siendo severamente torturado.

Texto escrito en el FB de solidaridad con Zacariah Zubeidi: Levántate Dragón, todavía tienes algunas líneas que escribir, levántate, leopardo negro, el cazador se asusta por las miradas de tus ojos, levántate comandante, todavía queda el resto de la historia.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: