¿Por qué la lucha por el Sáhara Occidental se está calentando de nuevo? se pregunta The Washington Post

Compartir

Por Souhail Karam.

El Washington Post inicia su trabajo periodístico del periodista Souhail Karam con un preambulo en el que  situa los incios del conflicto con el abandono español y la ocupación del territorio por parte de regimen de Marruecos en 1976 y el inicio de la guerra de liberacion saharaui. Y destaca que: «Las tensiones están aumentando en el Sáhara Occidental, una gran franja de desierto que se extiende a lo largo de la costa atlántica al norte de Mauritania. Antiguamente una colonia española, el territorio ha sido reclamado durante el último medio siglo tanto por Marruecos como por el Frente Polisario, que busca la independencia y que controla una parte del mismo. En noviembre de 2020, el Polisario abandonó el alto el fuego de 30 años con Marruecos [Nota de la traducción: el alto el fuego por roto por Marruecos el 13 de noviembre]. La ruptura de las relaciones diplomáticas en agosto [de 2021] entre Marruecos y Argelia, el valedor histórico del Polisario, podría aumentar la tensión».

¿Cómo es de grave la escalada?

Las fuerzas armadas del Polisario han informado de ataques diarios contra bases militares y puestos de avanzada marroquíes desde que se rompió el alto el fuego; el ejército marroquí no ha confirmado ni negado ningún ataque. Aun así, los soldados marroquíes han extendido una sección de muros a lo largo de la frontera con Argelia para dificultar el cruce de los militares saharauis. A principios de marzo, International Crisis Group, una organización independiente comprometida con la prevención y resolución de conflictos bélicos, instó a las Naciones Unidas a nombrar un enviado para mediar en una reducción de la escalada, diciendo que la situación era volátil y podría empeorar rápidamente. A principios de septiembre, un puñado de candidatos presentados por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, no había logrado obtener apoyo.

¿Qué provocó estas tensiones?

Se han estado construyendo durante un tiempo. El alto el fuego que puso fin a la guerra de 16 años entre Marruecos y los saharauis incluyó la promesa de un referéndum organizado por la ONU con la opción de la independencia, pero todavía no se ha celebrado. Mientras tanto, Marruecos, que controla el 80% del Sahara Occidental, ha estado reforzando su reclamo sobre el territorio, gastando mucho para promoverlo como un centro de comercio internacional, incluso a través del desarrollo de un puerto importante en Dajla. Las cosas llegaron a un punto crítico en octubre de 2020 cuando los partidarios del Polisario comenzaron a bloquear una carretera construida por Marruecos que conduce al cruce fronterizo de El Guerguerat dentro de una zona de amortiguación de la ONU. La carretera sirve como el principal conducto de Marruecos para el comercio terrestre con el África subsahariana. Al mes siguiente, Marruecos desplegó tropas para poner fin a la sentada y cerró el acceso al cruce fronterizo para evitar otra. El Polisario describió el acto como una expansión del territorio utilizando la fuerza militar. Brahim Ghali, presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, el estado que el Polisario ha declarado en el Sáhara Occidental, anunció la reanudación de las hostilidades.

¿Cuál es el trasfondo del conflicto?

España colonizó el territorio que alguna vez se llamó el Sahara español en 1884. A mediados de la década de 1970, cuando España se preparaba para retirarse, Marruecos lo reclamó y entró hacia el territorio, lo que provocó un conflicto armado con el Frente Polisario, que comenzó en 1976. El Frente se presenta como el principal movimiento que representa a los saharauis, el pueblo originario de la región. Fue fundado en 1973 para luchar contra los colonizadores españoles con el objetivo de un proclamar un estado independiente. Marruecos basa su reclamo en la historia. Tan recientemente como en el siglo XVII, el reino de Marruecos se extendía desde Tánger hasta Tombuctú, incluyendo [según ellos] gran parte del área ahora llamada Sahara Occidental. El gobierno de Marruecos insiste en que el territorio, al que se refiere como sus provincias del sur, ha sido parte del país “desde los albores de los tiempos”. El reino de Marruecos no reconoce la legitimidad del Polisario y dice que los saharauis que viven bajo su soberanía aceptan su gobierno y están representados en el parlamento y los consejos locales. Al mismo tiempo, no tolera que los opositores a su reclamo expresen sus puntos de vista, ya sea en la calle o en los medios locales. Y restringe el acceso de medios de comunicación independientes y extranjeros al territorio.

¿Cuál es el papel de Argelia?

Los líderes de la República Árabe Saharaui Democrática tienen su sede en Argelia. Los saharauis refugiados del conflicto que viven en campamentos en el suroeste de Argelia son más que los que viven en el 20% del Sahara Occidental controlado por el Polisario. Durante años, Marruecos ha acusado a Argelia de suministrar armas, municiones y entrenamiento militar al Polisario, acusación que nunca ha confirmado ni negado. Sin duda, Argelia ha presionado a los países para que reconozcan a la República Árabe Saharaui Democrática. La disputa sobre el Sáhara Occidental se considera en general la principal encarnación de una rivalidad de décadas entre Marruecos y Argelia por el dominio y la influencia en la región en general.

¿Quién apoya a los diferentes lados?

La mayor base de apoyo para la República Árabe Saharaui Democrática es la Unión Africana, de la que es miembro. La República Saharaui ha sido reconocida como país independiente por 84 miembros de la ONU, aunque varios han retirado o congelado recientemente su reconocimiento después de cabildeo por parte de Marruecos. Entre ellos se encuentran India, Colombia y Jamaica. Estados Unidos se convirtió en el primer país en reconocer el reclamo de soberanía de Marruecos en el Sáhara Occidental a fines de 2020, bajo el mandato del presidente Donald Trump [a través de un tuit]. Ese respaldo fue parte de un acuerdo en el que Marruecos acordó restaurar unas relaciones diplomáticas discretas con Israel, que habían cortado en 2000. Ningún país ha seguido la posición de Estados Unidos, y Alemania la cuestionó en la ONU, pidiendo a Estados Unidos que “actúe en el marco del derecho internacional”. Algo que enfureció a Marruecos.

¿Qué está en juego?

La estabilidad. Cualquier cosa podría desencadenar combates más intensos, desde un aumento de las transferencias de armas al Polisario hasta un cambio en las tácticas del movimiento. Eso probablemente desestabilizaría aún más el norte de África, justo cuando las autoridades de Marruecos y Argelia enfrentan diversos grados de tensión por el aumento del desempleo, la corrupción y una economía débil. El divorcio diplomático entre Marruecos y Argelia agudizará el enfoque en la influencia y el apoyo de este último al Polisario, y aumentará la ya profunda desconfianza entre los dos archirrivales. Acorralado durante casi un cuarto de siglo por la decisión de Argelia de cerrar su frontera terrestre, Marruecos ha seguido reclamando el territorio desde la ruptura del alto el fuego y adoptando un enfoque más confrontativo y de ojo por ojo con Argelia. Para las empresas extranjeras existe preocupación por la seguridad del comercio terrestre a través del territorio en disputa hacia los mercados del África subsahariana. El bloqueo de tres semanas en noviembre de 2020 afectó los precios de los productos frescos en Senegal, Mali y Mauritania, según informaron los medios en ese momento.

Tomado de La Realidad Saharaui/ Foto de portada: 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario