Argentina: «Chau Roca», Un potente Grito contra la Conquista y el Racismo de ayer y de hoy

Compartir

Por Carlos Aznárez / Resumen Latinoamericano Argentina.

A tres días del 12 de octubre, fecha que evoca la potencia de la Resistencia de los pueblos originarios contra los conquistadores, este pasado sábado, un grupo de organizaciones sociales, culturales y de pueblos originarios llevaron adelante un potente acto frente a la estatua del genocida Julio A. Roca en Buenos Aires. La misma fue rodeada con una gigantesca bandera que decía “Chau Roca”, acompañada de un cartel donde se podía ver una gran foto de la base del monumento sin el genocida, explicando en imagen lo que grandes sectores de la población desean que se produzca pero los gobernantes cipayos no se animan a hacer. Ese cartel también figura como portada de una postal que se distribuyó profusamente en el acto. La reja protectora del criminal Roc fue cubierta además, con wiphalas, banderas mapuche, fotos de Rafael Nahuel, Santiago Maldonado y otras exigiendo la libertad de todos los presos políticos mapuche.

El encuentro anti-colonial comenzó con una intervención artística colectiva de compañeras de las organizaciones participantes del evento. En la misma representaron la unidad y la lucha de las hermanas contra la prepotencia de los conquistadores de ayer y de hoy, y culmina con una arenga de lo que hay que combatir (racismo, discriminación, extractivismo, represión, etc) y todas las compañeras trepando a las rejas que rodean la estatua gritando “Chau Roca” y maldiciendo su figura.

En el lugar se hizo presente una delegación de la Federación de Entidades Argentino-Palestinas que no solo adhirieron a la movida sino que obsequiaron varias banderas a las organizaciones convocantes.

Intervención colectiva de compañeras de las organizaciones convocantes.

Luego, la trovadora mexicana-argentina Naya Ledesma entonó a capella un poema en una de las tantas lenguas originarias que existen en México. Luego, el historiador y escritor Marcelo Valko, autor de varios libros condenatorios de Roca y reivindicadores de los pueblos originarios, contó una versión muy particular del DescubriMIENTO. Así, de una manera didáctica explicó como se sigue tergiversando la historia y habló de tener conciencia que “las estatuas son peligrosas”, porque en su gran mayoría están dedicadas a genocidas y corruptos. También refirió como anécdota que cuando llegaron los conquistadores españoles al Caribe se encomendó a un sacerdote a hacer un diccionario sobre el lenguaje taíno, que eran los habitantes originarios de esa región. «Cuando lo terminó, dos años después, ya no había ningún taíno», los habían asesinado a todos y todas. 

Entre canción y canción se reivindicó solidariamente la lucha que vienen dando los mapuche de la lof Quemquemtrew, en Río Negro, que fueron atacados por la policía y sitiados. También se condenó la represión del gobierno y la ratificación de sus políticas extractivistas que destruyen la tierra y todo lo que ella abarca.

Impresionante fue también la participación de la actriz Pato Portaluppi diciendo un monólogo sobre los crímenes del genocida Roca, escrito por el historiador Adrián Moyano. El relato inside en la cantidad de armamento que el asesino uniformado utilizó para arrasar con el pueblo mapuche, pero también el sufrimiento y la resistencia de las mujeres frente a esa campaña de exterminio.

Enseguida, La Vasquita, que ya había acompañado con su canto la primera intervención artística,  entonó “La Cautiva”, acompañándose de su caja. Luego, trepó al improvisado escenario Lagua, trovadora mapuche recién llegada desde Esquel. La fuerza de su canto y las consignas que entrelazó entre tema y tema, recordando a Rafael Nahuel, a Matías Catrileo y a Macarena Valdéz, entre otros y otras asesinados por la represión, provocó la ovación de los presentes.

Mediando la actividad llegó la sorpresa de “Caballería Rusticana”, una performance con guión de Norman Briski, en la que se representa la renuncia del caballo de la estatua de Roca a seguir con el genocida sobre su lomo. Interpretado por el actor Nico Abdala, quien lucía una cabeza de equino realizada por el artista Guillermo Bechthold, mientras el actor Juan Astorga y la trovadora Naya Ledesma acompañaban con voz y canto la rebelión caballar. (ver el texto al final de la nota)

Luego, el payador Jorge “Pampa” Ubertalli, también fue muy aplaudido al entonar un tema de su autoría dedicado a la vida y la lucha de un viejo mapuche, que al correr de la canción relata los dolores que carga encima por culpa de la crueldad de los winkas.  Tras su actuación, llegaron el dúo de Mica Bareiro en voz y Gus Laureano, en guitarra, con dos temas, en los que la voz de Mica generó gran empatía con el público.

Sobre el final, una banda potente como es la de MAPU, con guitarra, bajo y batería. Así, desfiló música latinoamericana fusionada con rocanrol y hasta la potencia convocante de la lengua mapuche en alguno de los temas. En ese marco se realizó un homenaje al Comandante Ernesto Che Guevara, a cargo de Julio Pomacusi, que leyó una carta de Fidel, y luego, en conjunto con jóvenes militantes de la OLP-Resistir y Luchar, un texto de Guevara.

MAPU hizo bailar a muchos y muchas de las compañeras presentes, coreando también los estribillos de las canciones, todas ellas despojadas de cualquier contenido superficial. La actuación de la banda abrió la puerta a los Sikuris del Arco Irís, quienes con bombos y sikuris de distinto tamaño, bailaron y cantaron a la pachamama, al sol, al viento y a los ríos, acompañados por muchos y muchas de las presentes, entre gritos de “jallalla” y “mariciweu”, evocando lenguas que resisten a la guerra cultural eurocéntrica y levantando, orgullosos, la wiphala de los pueblos originarios.

Fue toda una reivindicación de la Pacha y sus gentes, sus lenguas, sus potenciales de Resistencia lo vivido este sábado. Pero sobre todo, una fortísima condena a los genocidas, a sus trasnacionales, a sus costumbres de matar con impunidad, protegidos por los gobiernos de turno. Las manchas rojas que «visten» la estatua del criminal, seguramente han de multiplicarse por miles hasta que caigan esas gigantescas estructuras de hierro con que los vencedores condecoraron a los verdugos del pueblo. Como suele advertir Marcelo Valko al final de sus notas: Lento pero viene…

Adjuntamos los textos de las intervenciones:

Caballería Rusticana (de Norman Briski)

Coro: Es un esperpento este monumento.

Miren como cabalga a ningún lado.

Y su caballo se empacó.

Miren como la historia el equino la va a contar.

Ellos no mienten nunca

Porque les pesa el asesino del General.

Siempre la cuentan los instruidos

a esta historia nacional.

 Cuando será el tiempo que la cuenten los analfabetos,

no saben de palabras pero dicen la verdad.

 ¡Ahí viene, aquí llega sin bronce ni bozal!

¡Se libró del déspota! Viene al paso, véalo llegar

ahora al trote para galantear,

a enseñarnos el galope que está faltando para acabar

con los que se creen de todo dueño

y que nadie los va a voltear.

Al paso, al paso, al trote, al trote,

al galope… y a volar.

Actor con cabeza de caballo.

Caballo: Yo soy el caballo de Roca de ese tucumano que está ahí arriba, (relincha). Me salí del monumento porque estaba cansado de ser de bronce. Y también porque este tío pesado fue un asesino de los que habitaban este suelo de Pueblos de la paz.

Este que “bajó del barco” y subió en el barco a las vacas y los toros a la Rural de Londres. Es ese que está allí perteneció a la degeneración del ochenta que llego a ser dos veces presidente por asesino ¿Un bárbaro civilizador? Un general que nadie pudo todavía voltear porque tiene su mafia que perdura en los patrones de las estancias que este les entregó para inaugurar el primer genocidio de nuestra historia. Yo estuve en la campaña del desierto y mataron y violaron sin piedad y ustedes no lo saben pero se comieron hasta a mis hermanos caballos con el menú de su sargento Gramajo. Se de su vida intima, muy amante de las mujeres de sus amigos. Tuvo 6 hijos a quien se dedico de acomodarlos en el poder. Y otras cosas de este verdadero vándalo creador de los Uriburus, Mitres, Videlas, Masseras, López Regas. Nido de ratas que llevan sus nombres en las calles y en los monumentos de estos miserables que les cortan los huevos a mis cuadrúpedos hermanos. ¿Hasta cuando la historia la escriben los alfabetos? ¿Hasta cuándo, vidalitay?

Estos monstruos venerados por la iglesia son los que bendicen con la bandera amarilla de la muerte. ¿No tiene este monumento fecha de vencimiento? ¡Yo soy el caballo del déspota! Basta Julio Británico Roca. Con mi relincho llamo a los rebeldes roqueros a patear la dureza  de la Roca. Criminal de las armas esterlinas. ¿Y el escultor? ¿Por qué los artistas trabajan para el poder? No estaríamos creyendo en lo divino si no fuera por los artistas que por dinero nos hacen creer en Dios. José Luis Zorrilla de San Martin, escuchen quien fue el que hizo este monumento ¡Un uruguayo nacido en Madrid! ¿Cuánto cobró? ¿Cuánto cobro Picasso por su fantástico Guernica? ¡Ahí pintado estoy yo y mis hermanos!

Coro: Hasta cuando corazón

Tendremos tanta razón

Y con razón corazón

¿Se derrite el bronce?

Hoy se necesita el fuego corazón

Para tanto amarillo metal.

Parece el bronce oro

Y puro engaño nomas

Se derrite fácil, corazón

Si tiene quebracho para incendiar.

 

Texto de la Intervención colectiva de compañeras

El grito de las excluidas de la colonia

o el lamento de las asesinadas en la conquista

Yo soy la india, la indígena, la originaria, la negra de la trata esclavista, 

yo soy quien fue violada

yo soy quien fue torturada

yo soy quien se suicidó para no ser conquistada

yo soy la niña esclavizada

yo soy la niña madre

yo soy la silenciada

yo soy el premio y el castigo

yo soy la desaparecida

 Madre: no quiero ser animal de carga

Madre: el señor viola mi cuerpo y alma, una y otra vez

Madre: tengo miedo de los caballos en la noche

Madre: grito con mis labios sellados, con mi garganta cerrada

Madre: no puedo caminar más arrastrada con cadenas

Madre: ¿dónde está nuestra casa? nuestro sol? nuestro telar?

Todo nos ha sido arrebatado, ultrajado

tantas lágrimas regaron estas tierras robadas, nuestra mapu, nuestra pacha

Mis raíces es nuestro presente

Recuperamos nuestro Newen

Caminamos hacia el Buen Vivir

Somos semilla que sostiene la vida

Somos transmisoras de la cultura

Somos  mujeres medicina 

somos las hermanas

somos las compañeras

Renacemos y entramadas tejemos eso que despedazó el genocidio

Creamos justicia cósmica comunitaria aquí y ahora (aquí y ahora)

Cuidamos la Pachamama como nuestra madre (es nuestra madre)

Echamos a todas las empresas que matan

Tejemos red de la Vida trascendiendo fronteras (trascendemos fronteras)

Generamos fuerza y amor espiritual

Sanamos entre nosotras

No estamos solas, caminamos juntas

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina / Foto de portada: Julia Mottura.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: