Cuba mantiene intercambio con OMS para reconocimiento de las vacunas

Compartir

En la mañana de hoy el presidente de BioCubaFarma, Eduardo Martínez Díaz puntualizó en conferencia de prensa ante medios nacionales y extranjeros que se ha llevado a cabo un proceso de intercambio con la Organización Panamericana  y con la Organización Mundial de la Salud para el reconocimiento de dichas entidades internacionales de las vacunas cubanas anticovid-19.

“En las últimas semanas ese intercambio se ha profundizado. Ha sido un diálogo transparente para mostrar los resultados de las vacunas y hemos intercambiado sobre la preparación para el proceso de reconocimiento de nuestros inmunógenos”, sostuvo.

Explicó que para que una vacuna se utilice en el país donde se desarrolla o en otros países, las autoridades locales son las que definen si se autoriza o no, a partir de la evaluación de un dossier sobre todas las etapas de desarrollo de la vacuna, evaluaciones preclínicas y clínicas.

El autorizo de emergencia no lo otorga la OMS sino las autoridades reguladoras de los países, como lo hizo ya el CECMED, la autoridad reguladora cubana de amplio prestigio regional e internacional,  señaló.

“Trabajar con nuestra propia estrategia de vacunas fue el mayor acierto”

Un año y siete meses después de basar la estrategia cubana de desarrollo de las vacunas anticovid en nuestras experiencias en las plataformas que hemos desarrollado para otros inmunógenos, los resultados hablan por sí solos, destacó Eduardo Martínez Díaz, Presidente de BioCubaFarma.

“Informamos en el mes de septiembre que habíamos completado las dosis de vacuna que necesitábamos para inmunizar a toda nuestra población. Podemos afirmar categóricamente que eso no sería posible si no hubiéramos trabajado con nuestra propia estrategia. A esta estrategia debemos que hoy prácticamente toda la población susceptible a ser vacunada, tenga ya administrada su primera dosis y que antes de que se acabe el 2021 toda nuestra población estará inmunizada.

“Estamos llevando a cabo una campaña de vacunación masiva de la población pediátrica y de los convalecientes. Pero eso no hubiera ocurrido si como país no hubiésemos desarrollado nuestras propias vacunas, porque habría resultado imposible adquirirlas en medio de la situación económica nacional. Hubiéramos tenido que destinar más de 300.000.000 de dólares para comprar las vacunas, pero incluso así no habríamos hecho todo lo que estamos haciendo, como inmunizar a niños por encima de dos años”, destacó Martínez Díaz.

En estos momentos nuestras fábricas de producción están a plena capacidad y estamos también suministrando vacunas a otros países, refirió el presidente de BioCubaFarma.

Resaltó que todas las instalaciones dónde se producen estas vacunas fueron inspeccionadas por la autoridad regulatoria cubana, quien certificó que cumplen con todos los estándares internacionales para poder fabricar los inmunógenos. “Próximamente vamos a incorporar a la producción de vacunas a otras plantas del complejo biotecnológico que están en su fase final de inversión, en la zona de desarrollo Mariel, a partir de las necesidades que hay a nivel internacional y de los pedidos que tenemos de vacunas, así como acuerdos con varios países”, destacó Martínez Díaz.

Afirmó el especialista que el proceso de desarrollo de las vacunas cubanas ha transcurrido con total transparencia. “Constantemente la dirección de nuestro país ha estado al tanto de los avances, la población también ha recibido información a través de los diferentes medios, hemos participado en eventos científicos virtuales internacionales donde se han estado presentando los resultados de las vacunas. Hay varios artículos publicados en revistas internacionales, ya están preparados más de 14 artículos o se han enviado”, remarcó.

En ese sentido, enfatizó en que en los investigadores a la par de mostrar sus resultados a la autoridad regulatoria han ido preparando estos artículos para revistas prestigiosas como The Lancet. Todos los resultados de los estudios en fase 1-2, ejemplificó.

Martínez Díaz destacó como una de las ventajas de los inmunógenos cubanos su alta estabilidad técnica, lo cual es muy importante para la vacunación en los países pobres. Nuestras vacunas han demostrado que pudieran estar fuera de la temperatura de 2 a 8 grados.

Fotos: Rodolfo Blanco/ACN.

El proceso de vacunación de la población pediátrica dijo, ha sido posible por las características de estas vacunas. “Vacunar a niños de dos años en adelante es un reto, pero se ha demostrado una alta seguridad. Con la vacuna Abdala se ha llevado a cabo un estudio clínico en esta población y sus resultados son también muy positivos, en esta semana se entrega al CECMED la evaluación para que sean evaluados sus resultados. Esperamos en los próximos días obtener el autorizo de uso de emergencia para esta población”, comentó.

Vea también

Tomado de Cubadebate.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: