EEUU y Reino Unido financian para demonizar a Damasco

Compartir

Un informe señala que el sitio web Bellingcat, que ha acusado en múltiples ocasiones al Gobierno de Siria de ataques químicos, es financiado por Occidente.

Un estudio llevado a cabo por The Grayzone, publicado esta semana, revela que Bellingcat, un sitio web de periodismo de investigación con sede en los Países Bajos, supuestamente “independiente” que se especializa en verificación de datos e inteligencia de código abierto, recibe financiamiento de Gobiernos occidentales y contratistas de inteligencia estadounidenses y británicos que ayudan a grupos terroristas en Siria.

“Si bien insiste con vehemencia en que es independiente de toda influencia de gobiernos, Bellingcat es financiado tanto por la Fundación Nacional para la Democracia [NED, por sus siglas en inglés] del Gobierno de Estados Unidos como por la Unión Europea (UE)”, dice el informe del sitio web The Grayzone.

Conforme al estudio, los funcionarios de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EEUU “han declarado su ‘amor’ por Bellingcat, y hay indicios inequívocos de que el medio se ha asociado estrechamente con Londres y Washington para promover los objetivos imperiales de estos dos países”.

En alusión a las cuentas financieras del 2020 de Bellingcat divulgadas oficialmente por el propio sitio web, el informe indica que los registros mostraban que había aceptado “enormes sumas de contratistas de inteligencia occidentales”, quienes además financian a grupos armados opositores al Gobierno sirio y afines a Al-Qaeda, los mismos que han proporcionado una y otra vez a Bellingcat “pruebas” para acusar a Damasco de perpetrar ataques con armas químicas.

“De 2019 a 2020, Bellingcat recibió algo más de 5.000 euros (cerca de 5.800 dólares) del contratista Chemonics con sede en Washington”, la misma firma que financia también a los llamados ‘cascos blancos’ en Siria, agrega el informe.

Informes de inteligencia han revelado más de una vez la implicación de los llamados ‘cascos blancos’ en la preparación de ataques químicos falsos en Siria para difamar la imagen del Ejército sirio.

El estudio dice también que Bellingcat recibió poco más de 65 000 dólares de la empresa de asesoría global Adam Smith International (ASI), vinculada al Gobierno británico, que patrocina también al llamado Ejército Libre Sirio (ELS), un grupo extremista que lucha desde hace años para derrocar al presidente sirio, Bashar al-Asad.

Aunque los medios de comunicación británicos como la cadena BBC aseguran que el llamado ELS no colabora ​​con grupos terroristas en Siria, se ha revelado que sus elementos tienen estrechos vínculos con el grupo terrorista Frente Al-Nusra (autodenominado Frente Fath Al-Sham), responsable de un sin número de masacres y crímenes de guerra en el país árabe.

El Gobierno sirio ha denunciado una y otra vez que los ataques químicos realizados en diferentes provincias del país forman parte de una campaña de ciertos países occidentales para justificar la agresión de Estados Unidos y sus aliados, entre otros objetivos.

Rusia, un aliado de Siria en la lucha contra el terrorismo, también ha presentado pruebas sobre la cooperación entre los terroristas y los “cascos blancos” para organizar ataques químicos con el fin de incriminar al Gobierno de Al-Asad.

La organización “cascos blancos”, que más tarde adoptó el nombre de Defensa Civil Siria, fue creada entre finales de 2012 y principios de 2013 por James Le Mesurier, un exoficial del Ejército británico, y actúa en los territorios controlados por las bandas armadas, sobre todo del Frente Al-Nusra, vinculado con Al-Qaeda.

Además, Damasco reitera que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) ha confirmado que Siria destruyó en 2013 todo su arsenal químico.

Tomado de HispanTV / Foto de portada: Reuters.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: