Estados Unidos y México acuerdan una nueva y «compleja» cooperación en seguridad que deja atrás la Iniciativa Mérida: ¿en qué consiste?

Compartir

Los Gobiernos de México y EE.UU. dieron por finalizada la Iniciativa Mérida para dar inicio a una nueva fase en la relación bilateral que medirá su éxito en la reducción de la violencia y no en la captura de capos del narcotráfico, según apuntó este viernes el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard.

«Dejamos atrás la iniciativa Mérida y entramos al Entendimiento Bicentenario», dijo Ebrard en conferencia de prensa junto al secretario de Estado de EE.UU, Antony Blinken, tras concluir el primer Diálogo de Alto Nivel de Seguridad (DANS).

El canciller mexicano explicó que la Iniciativa Mérida —como se le conoce al acuerdo firmado en 2007 por los entonces mandatarios George W. Bush y Felipe Calderón— estaba centrada en la asistencia financiera que otorgaba Washington a la nación latinoamericana para la compra de helicópteros, armamento y equipo. 

«La Iniciativa Mérida, desde el punto de vista de México, estaba centrada en la tesis de que había que capturar a los capos de los carteles y con eso era suficiente«, explicó Ebrard.

«Hoy en día, lo que hay es una estrategia común que es más compleja. Ya vimos que no va a ser suficiente si solo capturamos a unos capos», agregó el canciller.

La nueva estrategia, según explicó Ebrard, estará marcada por las acciones que implementen para frenar el aumento de las adicciones, así como en ofrecer oportunidades de trabajo a los jóvenes para evitar que sean reclutados por organizaciones delincuenciales.  

Durante su intervención, Blinken apuntó que, en el pasado, las dos naciones se apoyaron demasiado en las «fuerzas de seguridad». En contraste, esta nueva etapa promoverá la inversión y las «oportunidades económicas», con especial atención en las regiones más vulnerables.  Por otra parte, Blinken destacó que el Entendimiento Bicentenario estará guiado por la «responsabilidad compartida» entre las dos naciones.

Tráfico de armas

Las delegaciones acordaron combatir el tráfico de armas, una prioridad para la Administración de López Obrador. «Para nosotros, reducir el número de armas en México significa reducir la violencia», apuntó Ebrard. En ese sentido, Blinken reconoció que «muchas de estas armas» que son utilizadas en México «provienen de EE.UU.».

«Estamos comprometidos en profundizar nuestra colaboración sobre el rastreo de las armas, las investigaciones y los juicios para interrumpir su suministro«, afirmó el secretario de Estado norteamericano. 

Trata de personas

Otro de los pilares es reducir la trata de personas, mediante el combate a las organizaciones transnacionales que operan en la región, incluyendo aquellas que se dedican al tráfico de migrantes.  De acuerdo con Blinken, la prioridad de las Administraciones de Biden y López Obrador continuará siendo «atacar las causas de la migración». 

Tomado de RT/ Foto de portada: Edgard Garrido / Reuters.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: