Miami y la discriminación a los miembros de la LGBTQIA* (I)

Compartir

José Luis Méndez Méndez(*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano Cuba.

El periodismo de investigación a veces resulta adictivo, el afán por ser objetivo y alejarse de las fake news, tan socorridas en la prensa y las redes sociales degradadas, hacen de la indagación sería y responsable una premisa ética de trabajo insustituible para quien se respete.

Siguiendo los temas acuciantes de la sociedad miamense, no los del glamur falso ni de los anuncios lumínicos, encontramos que junto a las plagas, enfermedades, los roedores y cucarachas en los restaurantes y cafeterías locales, moluscos indios y africanos de gran porte que pululan por los vecindarios de la gran ciudad, se suma la enraizada discriminación por razón de sexo y dentro de esto aparece la raza. Los negros homosexuales son discriminados doblemente por su color y preferencia sexual y si es mujer, es triplemente discriminada.

Una noticia acaparó la atención: “Familia Ros-Lehtinen defiende a transexuales y pide fin de su discriminación”, no es de nueva data, es de mayo de 2016, pero tiene total vigencia.

Hay fotos de la ocasión, en una de ellas aparece Tony Lima, director ejecutivo de SAVE, la principal entidad del sur de Florida en la defensa de la comunidad lesbiana, gay, bisexual y transexual (LGBT), además figura en una de ellas,  la entonces congresista de Florida Iliana Ros-Lehtinen, su esposo, el exfiscal Dexter Lehtinen, junto a su hijo mayor, Rodrigo Heng-Lehtinen.

El exfiscal federal Dexter Lehtinen (izq.), se seca las lágrimas el lunes cuando habla sobre su hijo transgénero Rodrigo Heng-Lehtinen, mientras es acariciado por su esposa, la congresista Ileana Ros-Lehtinen, durante el lanzamiento de la campaña “La familia lo es todo”. Foto: EFE

También posó Eduardo Padron, presidente del Miami Dade College, todos participaron en el acto «Familiy is Everything» (La familia lo es todo), organizada por la mencionada Save.

La familia de la congresista, cuyo hijo mayor es transgénero, hizo en Miami un llamado a poner fin a los prejuicios y discriminaciones que sufre este colectivo, coincidente con los esfuerzos del entonces presidente demócrata  Barack Obama, quien durante su mandato actuó para proteger a los transexuales y homosexuales.

La republicana Ros-Lehtinen, su marido, Dexter, y el hijo de ambos, Rodrigo, fueron los invitados principales de la conferencia «Familiy is Everything», organizada en el Miami Dade College, (MDC) por la mencionada organización.

En el acto, la legisladora de origen cubano destacó que la situación del colectivo LGBT es antes que un asunto para polemizar entre republicanos y demócratas, un «problema» que afecta a todo el país y que demanda la «capacidad de comprensión» de la sociedad y los políticos estadounidenses.

Por su parte, el abogado Dexter Lehtinen, visiblemente emocionado en la presentación de la campaña La familia lo es todo, insistió en la «importancia del amor y la comprensión» en el seno de la familia la clave para «entender a los hijos» transgénero.

Tal es su importancia que, según expresó en la conferencia Rodrigo, que de niño era Amanda, se le había impuesto el nombre de su abuela materna llamada Amanda Adato Menache, muchos de los jóvenes transexuales que son rechazados por sus padres acaban viviendo como desamparados.

Llama la atención este comentario de Rodrigo, ya que siendo el hijo mayor de la familia, nacido niña en 1986, está ausente en las páginas del Almanaque Político de la Florida de 1994, compilados por Tom Fiedler y Margaret Kempel, que en su página 952, solo se declara, que la congresista tiene dos hijas y en el Directorio Congresional de 1993, en la página 633, dedicada a la congresista, tampoco hay mención a su hijo transgénero. La omisión provocó la indagación periodística, para descubrir el por qué y determinar si detrás de las declaraciones “familiares” había una auténtica realidad y buena fe.

El hijo mayor de la congresista republicana y el exfiscal federal del Distrito Sur de Florida lamentó que todavía un 60% de las personas transexuales sea discriminado por sus propios padres.

En el anuncio de la campaña de televisión «Family is Everything», Ros-Lehtinen, acompañada por su marido e hijo transexual, dijo que «cada una de las personas transgénero es parte de la familia de alguien y debe ser tratada con compasión y protegida contra la discriminación».

Declaración de elevado compromiso humano en la voz de quien fue electa en1982 con el voto de la emigración cubana, de esa época, caracterizada por su conservadurismo y fobia a los homosexuales. Es dudoso que este tema haya sido previsto en su programa de campaña para acaparar el apoyo, dinero y votos de sus coterráneos.

En ese contexto, el citado Tony Lima apuntó la «necesidad de elegir a congresistas que, como Ros-Lehtinen, defiendan a la comunidad LGBT y eduquen a la sociedad» en el respeto a esta comunidad que «sufre una fuerte discriminación», algo que, subrayó el activista, «no vamos a tolerar».

La conferencia y arranque de la campaña de anuncios se produjo en momentos en que una polémica ley de Carolina del Norte, aprobada por su Legislativo estatal y firmada por su gobernador, obligaba a los transexuales a usar los baños y vestuarios de edificios públicos de acuerdo con el sexo que figura en su certificado de nacimiento. La bautizada como «Ley de Baños», promulgada en evitación a algún ataque o insinuación sexual,  fue criticada.

Cinco años después en agosto de 2021, la tratada situación discriminatoria se mantiene en niveles elevados, lo cual demuestra la resistencia de una sociedad a evolucionar. Una ley de igualdad podría estar sujeta a votación pronto en el Senado de Estados Unidos. Los senadores por Florida, Marco Rubio y Rick Scott deberían avalar esta legislación bipartidista y de sentido común, que garantizaría que las personas LGBTQ estadounidenses pudieran vivir, trabajar y acceder a los espacios públicos sin discriminación. La posición de estos políticos, no depende solo de lo que sientan y piensen, están en juegos diversos intereses personales, que deben ser calculados en una relación costo beneficio, ya que de eso se trata la política en el capitalismo.

El apremio sobre los dubitativos senadores Rubio y Scott reclama, que estos deberían escuchar al electorado en este tema y la presión va en aumento. En las últimas encuestas, el 59% de los electores primarios republicanos en Florida, muchos de los cuales se identifican como “muy conservadores”, expresaron su apoyo a las medidas contra la discriminación para la comunidad LGBTQ. Estos senadores deben cumplir, exigen los votantes, con su responsabilidad ante el pueblo de Florida y avalar las medidas de protección clara, integral y segura contra la discriminación de esta comunidad estadounidense que va en aumento en los 50 estados, que integran el país.

Un sector poblacional marcadamente desprotegido lo integran los que llegan a la tercera edad de la comunidad LGBT en Florida, para quienes estas protecciones son urgentes y llevan décadas de demora. Quienes emiten regulaciones a nivel federal y estatal han descrito la explotación financiera de las personas mayores como una crisis de salud pública en aumento, y han destacado que las personas ancianas que se encuentran aisladas corren un mayor riesgo de abuso.

La ley de igualdad puede ser un salvavidas para la comunidad LGBT en Florida, donde hay una gran cantidad de integrantes de esa comunidad en edad de retirarse que han pasado la mayor parte de su vida lidiando con la discriminación generalizada. Las barreras para acceder a la vivienda, a la atención médica y al empleo crean una falta de seguridad financiera que se multiplica con los años. Realidades del quimérico “sueño americano”.

Estas bondades del capitalismo en Miami significan que las personas LGBT ancianas tienen menos posibilidades de poder retirarse, vivir en su propia casa o acceder a la atención médica y otros servicios, como atención médica domiciliaria especializada o seguros complementarios. Esto es particularmente agudo para las personas de color u otras personas LGBT de la tercera edad que tienen varias identidades marginadas. Cuando la discriminación les quita las oportunidades financieras a las personas durante su juventud, su seguridad financiera a largo plazo se ve afectada.

Incluso los integrantes mayores de la comunidad LGBT que alcanzan la seguridad financiera se enfrentan a un riesgo más elevado de explotación, puesto que la mayoría no tiene hijos, quienes son los principales cuidadores de personas ancianas en Estados Unidos y muchos se enfrentan al aislamiento, a la falta de recursos o a la discriminación para acceder a viviendas u otras instalaciones para la tercera edad.

Es incuestionable que las personas de la tercera edad de esta comunidad tienen los mismos anhelos que todos los adultos mayores: poder retirarse con dignidad. Esto incluye gozar de cierta seguridad financiera y vivir en una comunidad que los acepte y respete. Para demasiados de esos mayores, la discriminación ha hecho que este sueño sea inalcanzable, opinan activistas de la comunidad. Continuará…

* LGBTQIA: Compuesta por las iníciales de las palabras lesbianas, gay, bisexuales o transexuales. Después, se incluyeron a otras comunidades, como a las intersexuales, queer, pansexuales y asexuales, dando origen a la sigla LGBTQIA.

(*) Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate y Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: AFP.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: