Miami y la discriminación a los miembros de la LGBTQIA (II)

Compartir

Por José Luis Méndez Méndez (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Otro aspecto que caracteriza a la sociedad en Miami, una de las ciudades más pobladas de Florida, que marca el rumbo en numerosos aspectos de la vida, es la obstinación a la no adaptación a los tiempos modernos, no precisamente a los de Charles Chaplin, en su inmortal film. Con cinco votos a favor y cinco en contra, el Comité Judicial del senado estatal de la Florida llegó a un punto muerto en las discusión y posible aprobación de un proyecto de ley que protege a la comunidad LGTB (lesbianas, gays, transgénero y bisexuales) contra la discriminación, a través de una enmienda que incluiría la orientación sexual y la identidad o expresión de género en la ley de derechos civiles del Estado de 1992.

Se retomará la discusión y se haría una nueva votación. Como sucedió el año pasado con una ordenanza que buscaba también proteger a la comunidad LGTB contra la discriminación, uno de los puntos más sensibles de desacuerdo fue el de los lugares públicos, sobre todo el de la utilización, por parte de las personas transgénero de los baños públicos y de los vistieres que no corresponden al sexo con el que nacieron estos posibles usuarios.

Los grupos religiosos y los sectores conservadores se han opuesto de manera radical a la posibilidad de que el congreso estatal pueda aprobar una ley que incluya los derechos de la comunidad LGTB.  Esta  convertiría en ilegalidad, de manera expresa, la discriminación en áreas como  los préstamos hipotecarios,  el alquiler o venta de vivienda,  las agencias de empleo;  y en lugares públicos, que se hacen extensivos a teatros, gasolineras, estadios y coliseos. También incluye la no discriminación en hoteles y moteles, restaurantes  y cafeterías.

 Que 1 de cada 3 estadounidenses de la comunidad LGBTQ se enfrentó a alguna forma de discriminación en el último año, incluidos más de 3 de cada 5 estadounidenses transgénero. La discriminación contra las personas de esta creciente comunidad es habitual en todos los órdenes de la vida miamense, incluido el lugar de trabajo.

La comentada presencia, en la entrega anterior, de la familia Ros-Lethinen, en un evento contra la discriminación sexual, inspira suspicacia y la presunción de la existencia de una agenda oculta al tratar del tema.

Una mirada a la unión mencionada nos recuerda, que Ileana Ros Adato, conocida en la política estadounidense como Ileana Ros-Lethenin y caracterizada por su accionar furibundo en su escaño congresional y después en cualquier podio, contra el país donde nació, muestra que es natural de La Habana, el 15 de julio de 2022, cumplirá setenta años. Hija de Enrique  Ros Pérez, de origen judío natural de Cienfuegos y dueño de una empresa de transporte en Miami, así como escritor aficionado para recolectar y divulgar sus acciones contrarrevolucionarias en Cuba y de Amanda Adato Meneche, también de origen judío, natural de Sagua la Grande, en la antigua provincia de Las Villas, en el centro de Cuba.

Salió de la Isla en agosto de 1960. Casada con  Dexter Lehtinen, norteamericano de origen escandinavo, con el que tiene 2 hijas nombradas Amanda Michelle, ahora Rodrigo de 35 años y Patricia Marie, quienes vivían con los abuelos maternos en Westchester.

Estudió en Miami Dade Community College y posteriormente se  graduó en la Universidad Internacional de la Florida, donde se especializó en educación. Al graduarse comenzó a ejercer como maestra y directora de la escuela privada Eastern Academy de Hialeah, Miami-Dade. 

Fue durante años la candidata de la reaccionaria Fundación Nacional Cubano Americana, FNCA, que ha utilizado su poder económico y político para apadrinarla, proporcionarle y mantener su victoria en las urnas. Sus  contactos con la organización que dirigido Jorge Lincoln Más Canosa provienen del padre, ya que Enrique Ros lo captó para la sección juvenil de la organización contrarrevolucionaria Movimiento Demócrata Cristiano (MDC) en Santiago de Cuba.

El 2 de noviembre de 1982 resultó  electa  Representante  Estatal por el Distrito No. 110 de Miami y en 1986 Senadora estatal por la Florida. En ese año fue elegida representante federal por el Distrito No. 18 del Estado de Florida. Fue la  primera mujer de origen cubano en llegar a las dos cámaras de la Florida y al Congreso Federal.

Su elección como Representante Federal, agudizó los conflictos raciales y étnicos entre anglos, negros e hispanos en el Distrito No. 18.  Durante la contienda Ileana Ros recibió un fuerte respaldo de  la maquinaria política republicana, cuya línea siguió  fielmente en el Congreso Estatal, así como de figuras del gobierno. El entonces  Presidente George H.W. Bush participó en un acto de apoyo a Ileana, quien también recibió las visitas del entonces vicepresidente Dan Quayle, y  del  presidente  del Comité Nacional Republicano, Lee Atwater. Su equipo de campaña fue presidido por Jeb Bush, hijo del entonces presidente.

En 1985 presidió el Instituto de Raíces Cubanas, creado por la FNCA. En el 1989 la  Fundación  pactó la retirada de Lincoln Díaz-Balart como candidato del Distrito No. 18, a cambio de su apoyo en las elecciones de 1992. Aunque el 8 de septiembre de 1989 declaró a el Nuevo Herald  “las metas de  la  FNCA  son  las mías”, informaciones reiteradas indican que no  sentía simpatías personales por su mentor Mas Canosa.

En 1990 fue reelecta y  en 1992 frente a la candidata de origen cubano Magda Montiel Davis, con una diferencia de  recaudación  de  247 mil dólares frente a 150 mil. La victoria que obtuvo sobre Magda Montiel, fue facilitada por la campaña de terror que la FNCA y los grupos contrarrevolucionarios desataron  sobre Magda Montiel, por haber participado como emigrada en conversaciones con el gobierno cubano, se llegó a la agresión física y verbal contra ella.

Según registros de prensa en su vida legislativa votó por recortes de fondos a programas sociales como el Medicare, investigaciones científicas sobre la salud de los ancianos y programas de construcción de viviendas,  lo que implicaría afectaciones para ancianos y retirados que constituían un grupo importante de la población de su distrito. Representó a los sectores más reaccionarios de la emigración cubana y sus posiciones en política exterior fueron  ultraconservadoras. Se opuso a la devolución del niño cubano secuestrado Elián González a su padre en Cuba.

Su política con el electorado de su Distrito fue bien estudiada, predominó en el mismo las personas de la tercera edad con acentuada tendencia conservadora, de ahí que sustentara en su plataforma electoral una fuerte oposición al aborto, y abogó por el conservadurismo en la mayoría de los temas, no darle espacios a los homosexuales y para los electores de origen cubano reservó su férrea y activa oposición a la Revolución.

Su padre, Enrique Ros, ferviente contrarrevolucionario en Cuba, fue de ideología muy reaccionaria y fascista. Fue su mentor y la convirtió en figura política, le organizó sus campañas electorales y programó  sus intervenciones públicas. Informaciones sostenidas refieren que Ileana Ros tiene dificultades para expresarse, por lo que trata de evitar los debates públicos, por temor a equivocarse y perder terreno ante el  electorado.

Las estrechas relaciones de Enrique Ros, con terroristas en Miami como Orlando Bosch y otros con antecedentes en el llamado Movimiento Demócrata Cristiano, suscitaron críticas hacia Ileana. En 1988 compulsada por su padre, presionó para que el criminal Bosch fuese admitido en Estados Unidos contra la voluntad y opinión de funcionarios de justicia. Esta posición, en un año electoral, le permitió obtener fondos y votos para su campaña y de los electores de origen cubano, pero el solidarizarse con un delincuente como ese le marcó su imagen en otros sectores.

La congresista es veterana en su apoyo al terrorismo contra la Isla, así lo publicó el Nuevo Herald el sábado primero de abril de 1989, hace más de treinta años:  “La senadora estatal Ileana Ros-Lethinen anunció el viernes que extenderá la campaña a favor de la libertad del médico y activista anti-castrista cubano Orlando Bosch”.

En uno de sus textos Ros Pérez, relata una anécdota sobre el accionas terroristas de su esposa Amanda Adato Menache, que aparece en la página 68 del panfleto Girón la Verdadera Historia, prologado por el criminal Bosch Ávila.

Lo relata así; “Hilda Barrios se trasladó a La Habana para transportar a Santiago de Cuba fósforo vivo para producir incendios en esa ciudad”.

Barrios dice “Recuerdo aún como si fuera hoy, la botella de perfume en la que Amanda metió el fósforo vivo y como lo cerró herméticamente. Al llegar a Santiago la botella se había roto y la ropa estaba destrozada por el efecto del explosivo”.

 

Sus críticos califican a Ileana de torpe, simple, prefabricada, mediocre, de poca visión política y muy consecuente con la línea de su partido. Se dice que es muy fanática, manejable y dependiente, mientras la prensa orientada la presenta y cultiva en ella la imagen de persona afable, comprensiva  y muy sociable, que le gusta sentirse rodeada de admiradores, a diferencia  de su marido de carácter osco, que prefiere la soledad y el aislamiento. En los últimos años esto ha provocado celos y más de un conflicto familiar subido de tono. Continuará…

 

Nota: LGBTQIA: Compuesta por las iníciales de las palabras lesbianas, gay, bisexuales o transexuales. Después, se incluyeron a otras comunidades, como a las intersexuales, queer, pansexuales y asexuales, dando origen a la sigla LGBTQIA.

 

(*) Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate y Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: AFP.

 

Vea también

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: