Argentina: Macri se hunde en el barro de la historia

Compartir

Por Gustavo Veiga.

El expresidente está muy enfadado con su presente judicial y se siente acorralado en la causa del espionaje a los familiares de las víctimas del hundimiento del submarino ARA San Juan. Camino al primer procesamiento entre otros que podrían esperarlo, ahora quiere viajar a Arabia Saudita. Lo invitó el príncipe Salmán, sospechado de haber mandado asesinar al periodista Khashoggi en 2018.

El presidente de la Fundación FIFA está muy nervioso. Sabe que sigue cercado en varios frentes. Su margen de maniobra en la legalidad se redujo al diámetro de una pelota. Le queda el fútbol como último salvavidas antes de su naufragio político definitivo. El micrófono de C5N que arrojó al piso es una imagen potente, que lo hunde un poquito más en el barro de la historia. Mauricio Macri, un político tóxico, sin credibilidad, con una mirada utilitaria de las relaciones humanas – para él son mercantiles- , tropieza cada día un poco más por su propia torpeza. Ni la impunidad de la que goza le permite eludir con decoro situaciones pequeñas, sin riesgos, que podría resolver sin despeinarse.

Antes de la agresión al periodista Nicolás Munafó en Dolores, había visitado Rosario, la ciudad más acorralada del país por el narcotráfico. Sentado a la mesa de un bar y ante sus seguidores, dijo: “Nunca tomé café en mi vida. Nunca. Soy un tipo raro. No tomo alcohol, no fumo. Lo mío es solamente la heroína o el crack”. La apología del consumo, una broma que salió mal para los medios que lo arropan con esmero, pasó como uno de sus tantos deslices dialécticos. Pero la lista que tiene es larguísima. Llenaría un enciclopedia.

Tomado de Derribando Muros/ Video: C5N/ Foto de portada: Télam.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: