Brasil: En el área de defensa, el alineamiento militar con Estados Unidos es cada vez más automático

Compartir

Por Ana Penido* y Lívia Peres Milani**

El alineamiento militar de Brasil con Estados Unidos en el área de Defensa -en clara expansión desde el gobierno de Temer- se elevó a otro nivel durante el gobierno de Bolsonaro. Un nuevo avance en este proceso tuvo lugar en octubre, cuando se autorizó el ingreso de militares estadounidenses para ejercicios conjuntos con el Ejército y la Policía Federal. Estos episodios representan la intensificación, en el área militar, del alineamiento automático Brasil-Estados Unidos, a pesar de la creciente distancia entre Bolsonaro y Joe Biden en las áreas de comercio exterior y medio ambiente.

Tal alineación implica la construcción de una política de defensa brasileña subordinada a los intereses nacionales de los Estados Unidos de América. La narrativa de la distancia con Brasil, impulsada por el gobierno de Biden, no está confirmada por la realidad. Cuatro puntos ayudan a comprender qué hay detrás del discurso:

El papel de los intermediarios de defensa

Hasta el momento no ha habido reuniones presidenciales entre Biden y Bolsonaro, y el diálogo directo entre los presidentes se ha limitado al intercambio de cartas. Sin embargo, esta dinámica es solo una parte de la historia: las relaciones entre Brasil y Estados Unidos continúan intensificándose a través de la acción de ministros y secretarios, en el caso brasileño, muchos ministros militares.

El asesor de seguridad nacional Jake Sullivan visitó Brasil en agosto, donde se reunió con el presidente y los ministros. En septiembre, el ex comandante del Comando Sur de Estados Unidos se encontraba en Brasil, cuando fue condecorado por el Ministerio de Defensa. Durante estas visitas, se llama la atención sobre la constante reafirmación de la necesidad de abordar los temas de defensa y seguridad, que se manifiesta simbólicamente en la propuesta de ingreso de Brasil a un programa de cooperación con la OTAN y se materializa en la realización de ejercicios militares conjuntos. 

Ejercicios militares conjuntos y subordinación de Brasil

Los ejercicios conjuntos realizados en territorio nacional con la presencia de potencias globales fueron raros. En 2017, Estados Unidos participó en un ejercicio militar en la Amazonía por invitación de Brasil, con la justificación de prepararse para actividades humanitarias, como recibir migrantes, y combatir delitos transnacionales, como el narcotráfico.

En 2020, se realizaron nuevos entrenamientos en la región, esta vez estrictamente militares, basados ​​en la hipótesis de guerra entre dos países amazónicos como Brasil y Venezuela. La actividad no contó con tropas estadounidenses, pero generó polémica porque, en el mismo período y en la misma región (frontera con Venezuela), Brasil recibió la visita del entonces secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en medio de Estados Unidos. carrera electoral.

Ahora en 2021, el gobierno federal decidió permitir el ingreso de 240 militares estadounidenses, acompañados de armas y autorizados a permanecer en el país durante tres semanas para realizar ejercicios en la región del Vale do Paraíba. El decreto presidencial no explica el motivo del ejercicio. Según SBTNews, el ejercicio se llevará a cabo en el Sureste para aprovechar las operaciones de aeronaves ya previstas. El ejercicio será la continuación de un entrenamiento bilateral que se llevó a cabo de enero a marzo en Estados Unidos, en el que participaron más de 200 soldados brasileños y que, según un sitio web mantenido por el Comando Sur, fue parte de un programa de intercambio entre los Ejércitos con cinco años de duración (2017-2021).

La convergencia entre los ejercicios y los intereses nacionales de Estados Unidos es clara, ya que contribuyen al mantenimiento del ejército brasileño en una situación de dependencia estratégica, en un momento de disputa geopolítica con China.

Sin embargo, no se puede decir lo mismo con respecto a la participación brasileña en el ejercicio: ¿cuál es la posible ganancia para las Fuerzas Armadas brasileñas en el entrenamiento con un ejército tan superior en términos de equipamiento y tecnología? ¿Qué segmento interno del Ejército brasileño está involucrado y cuánto está comprometido este segmento con el gobierno de Bolsonaro? ¿Por qué Brasil se está entrenando con un ejército que adopta una estrategia ofensiva como resultado de la política exterior expansionista de Estados Unidos? Un ejercicio en el Sureste está dirigido a ¿qué tipo de amenazas? ¿Para qué tipo de misiones desea desarrollar la interoperabilidad con el Ejército de los EEUU? ¿Cómo impacta esta subordinación las relaciones internacionales de Brasil con otros países de América del Sur?

El «intercambio» entre la Policía Federal de Brasil y el Ejército de los Estados Unidos

Otro movimiento similar, igual de grave, fue el decreto que permitió el ingreso de militares estadounidenses para realizar un “intercambio” con la Policía Federal, encargada de la seguridad institucional y de arrestar a políticos de alto rango. Es digno de mención: no es un intercambio con las fuerzas policiales estadounidenses, ¡sino con las fuerzas militares! El decreto autorizó el ingreso de aviones militares, doce soldados y material del Ejército de Estados Unidos. Esta formación pone en tela de juicio la tradicional separación entre la función policial, de protección de la población, y la militar, cuya función principal es garantizar la defensa nacional, si es necesario utilizando la fuerza letal.

Cabe señalar que, en Brasil, esta separación existe mucho más como un ideal que en la realidad, y se mantuvo turbia incluso con el fin del régimen militar, manteniendo prácticas abusivas del uso de la fuerza estatal coercitiva y violaciones de los derechos humanos. Intercambios como el anunciado agravan un problema concreto, estructural e histórico, contribuyendo a la militarización de la policía a través del contacto con material y equipo de una fuerza ofensiva preparada para la guerra.

Además de los propios ejercicios conjuntos, el número de soldados brasileños que recibieron entrenamiento en academias estadounidenses también ha ido creciendo durante el actual gobierno, como es el caso de Whinsec, el reemplazo de la Escola das Américas. Según información obtenida a través de la Ley de Acceso a la Información de Jornal Brasil de Fato, 41 militares brasileños pasaron por el instituto en los tres años del actual gobierno, frente a los 41 enviados en los dieciocho años anteriores.

La Escuela se hizo conocida durante el período de la Guerra Fría por el renombre de sus egresados, muchos de los cuales desempeñaron un papel destacado en los regímenes militares de América del Sur. Del GSI, el general Augusto Heleno, poco después de su etapa al mando de la MINUSTAH. Al mismo tiempo, cuatro exsoldados colombianos que pasaban por la escuela fueron detenidos en relación con el asesinato del entonces presidente de Haití, Jovenel Moïse, y se sugirió un intento de contratar al mismo grupo mercenario para el asesinato de Luis Arce, en Bolivia.

Los cuatro puntos anteriores ayudan a ejemplificar la intensificación de las relaciones militares de Brasil con Estados Unidos. Ante un panorama creciente de inestabilidad hegemónica global, frente a una postura pragmática de distanciamiento entre las dos potencias en disputa, China y Estados Unidos, el ejército brasileño ha ampliado su compromiso subordinado a la estrategia de defensa estadounidense. La llegada de Biden puede haber cambiado el discurso público pero no la acción.

*Ana Penido Es becaria postdoctoral en relaciones internacionales en el Programa San Tiago Dantas (Unesp-Unicamp-PUC / SP), con beca Capes. Investigador del Grupo de Estudio sobre Defensa y Seguridad Internacional (Gedes – Unesp) y del Instituto Tricontinental de Investigaciones Sociales

**Livia Peres Milani Es becaria postdoctoral en relaciones internacionales del Programa “San Tiago Dantas” (Unesp / Unicamp / PUC-SP), con beca Capes-PrInt. Investigador de Gedes y del Instituto Nacional de Estudios Científicos y Tecnológicos de Estados Unidos (INCT-Ineu).

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: