Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos advierten sobre récord de muertes por sobredosis

Compartir

Más de 100.000 muertes por sobredosis, un récord, registró Estados Unidos en un año durante la pandemia. La cifra ha alarmado a las autoridades de salud, que han advertido sobre una “crisis” sin precedentes provocada mayormente por las ventas ilegales y consumo de fentanilo, un potente opiáceo.

De acuerdo con un reporte divulgado este miércoles por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), entre abril de 2020 y abril de 2021 el país registró 100.306 sobredosis fatales, 28.5% más que en el mismo periodo del año anterior (78 056 muertes).

Por primera vez, se supera la barrera de las 100.000 muertes. La cifra reportada por los CDC implica que estadísticamente hubo un fallecimiento cada cinco minutos.

“El Gobierno está comprometido en hacer todo lo que esté en nuestro poder para atender la adicción y acabar con la epidemia de sobredosis”, afirmó el presidente Joe Biden en un comunicado tras conocerse el informe.

Mientras continuamos progresando para vencer la pandemia de covid-19, no podemos ignorar esta epidemia de muertes, que ha afectado a familias y comunidades alrededor de todo el país”, agregó.

El secretario de Salud, Xavier Becerra, declaró ante la prensa que “es tiempo de hacer frente al hecho de que esta crisis parece estar empeorando. Lo vemos en las caras de las familias de luto y en todos los cuidadores sobrepasados de trabajo. Lo escuchas cada vez que recibes una llamada de pánico al 911”.

Según expertos, la pandemia de covid-19 aceleró un fenómeno que ya venía creciendo, al incrementar el aislamiento de ciertas poblaciones. “Las sobredosis son principalmente ocasionadas por opiáceos sintéticos, sobre todo el fentanilo fabricado ilegalmente”, explicó en una conferencia de prensa Deb Houry, de los CDC. También aumentaron las sobredosis ligadas a la metanfetamina, un estimulante igualmente muy adictivo, y a la cocaína.

“Los traficantes de drogas y sus redes inundan nuestros barrios de fentanilo y metanfetamina bajo la forma de píldoras falsas”, alertó Anne Milgram, jefa de la DEA, la agencia antidrogas de EE.UU.

Según Milgram, este año, la DEA incautó más de 14 millones de píldoras falsas, “una cantidad que no deja de crecer de manera impresionante cada año. Esas drogas mortales se encuentran en todos los estados del país”.

El Gobierno estadounidense anunció especialmente que prevé mejorar la prevención, así como el acceso a la naloxona, un antídoto capaz de contrarrestar una sobredosis. Asimismo, informó que estimulará a los estados para que la naloxona esté disponible en prisiones o establecimientos escolares, o que esté totalmente cubierta por los seguros médicos.

“Creo que nadie debería morir de una sobredosis solo por falta de acceso a la naloxona”, dijo Rahul Gupta, director de la oficina del Gobierno encargada de la estrategia nacional de lucha contra las drogas. “Pero, desafortunadamente, eso pasa actualmente alrededor de todo el país”, añadió.

Tom Wolf, gobernador de Pensilvania, afirmó este miércoles que su administración desea que ciudadanos comunes lleven consigo la medicina, disponible al público general en las farmacias del estado.

En su comunicado, Biden ofreció un estímulo económico aprobado en marzo y dispuso 4 000 millones de dólares para expandir servicios sobre el abuso de sustancias y la salud mental.

Tomado de Cubadebate/ Con información de AFP/ Foto de portada: AP.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: