¿Cómo saldrá el presidente ecuatoriano de la guarida de contrabandistas ?

Compartir

Por Liset García (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano Cuba

La caja de Pandora de la que ha salido un voluminoso pliego de documentos que revela corrupción, es tema de escándalo en varios países de nuestra región. Y es que la bomba encerrada en esas revelaciones ha explotado en la cara de no pocos políticos, entre ellos en lugar destacado aparece el presidente ecuatoriano Guillermo Lasso, quien deberá ser investigado por la Asamblea Nacional tras el veredicto de su Comisión de Garantías Constitucionales.

Este viernes ese ente aprobó un informe no vinculante en el que recomienda al Legislativo que «verifique la inobservancia» por parte de Lasso de las normas que prohíben a candidatos y funcionarios tener inversiones en paraísos fiscales.

Con bombos y platillos había anunciado desde mediados de 2020, según publicó el diario El Universo, que los fondos dedicados a la campaña electoral debían destinarse a salarios de los ecuatorianos más necesitados. «No al fondo de Promoción Electoral» escribió cuando era candidato a la presidencia y anunció que renunciaba a recibir el monto asignado mediante el Consejo Nacional Electoral (CNE), que bordeaba algo más de $42 millones.

«Médicos, posgradistas, enfermeras y pequeños proveedores están impagos. No se justifica que se gasten $43 millones en promoción electoral. Renuncio a recibir dinero que debe ir a pagar sueldos e invito al resto de candidatos a hacer la mismo», afirmó entonces.

Y en su cuenta de la red social Twitter @LassoGuillermo afirmó que “siendo coherente con la ética y mi vocación de servicio, ratifico mi renuncia al sigilo bancario y solicito respetuosamente a la Contraloría General del Estado que disponga un examen de mi declaración patrimonial jurada”.

Claro, si detrás del telón sus arcas estaban llenas, con propiedades y dinero en efectivo a nombre de “otros”, si subdeclaró ingresos, si evadió impuestos… ¿Qué más necesitaba?: Embellecer su imagen, lavarse la cara en público y aparecerse como el protagonista buenito de la película.

Por eso, desde las revelaciones de la investigación periodística que sacó a la luz los trapos sucios de no pocos corruptos, una de las voces que se alzaron fue la del economista y excandidato presidencial Andrés Arauz, quien instó a Lasso a que «renuncie» a su cargo por el escándalo provocado por tales revelaciones, y consideró que el mandatario ha perdido toda «legitimidad interna y externa».

«Creemos que debe renunciar o ser destituido por esto, porque ha incumplido la Ley del Pacto Ético que se aprobó mediante consulta popular en 2017», dijo Arauz en declaraciones a varios medios al referirse a la prohibición expresa de tener propiedades en paraísos fiscales. Al tiempo que exigió que el mandatario desclasifique inmediatamente toda la información para «ahorrar meses» de investigación.

Paola Cabezas, integrante de Comisión de Garantías Constitucionales y líder de la bancada Unión por la Esperanza, que perdió las elecciones frente a Lasso, pero que cuenta con mayoría en el Parlamento, reveló que hay evidencias de que Lasso incumplió el pacto ético sobre paraísos fiscales, que entró en vigor en 2017, durante el gobierno de Rafael Correa.

En un contundente mensaje en su cuenta social de Twitter, la asambleísta @PaolaCabezasC fustigó este viernes a Lasso por haber cometido perjurio, evasión tributaria y mentir al país entero.

La información proporcionada desde Panamá ha arrojado indicios sobre la posibilidad de que el mandatario tenga relación «o sea propietario indirecto» de la firma Banisi, una entidad que absorbió otras que poseía Lasso en ese país centroamericano, considerado un paraíso fiscal, explicó Cabezas.

Además, indicó que, al parecer, «hubo una simulación» de venta de dichas empresas, ya que hay datos que apuntan a que el actual mandatario, más bien, las entregó a familiares, allegados y abogados suyos.

Apuntó también que “no hay ningún registro» de que haya vendido la firma Pietro Overseas, una empresa a su nombre y que entregó a sus hijos. La asambleísta explicó que esa eventual simulación «no se puede corroborar, porque Panamá es paraíso fiscal y no entrega información».

Por su parte, Arauz asegura que los Papeles de Pandora traerán a Lasso serios inconvenientes para imponer sus reformas laborales, tributarias y de privatización. Además, «no va a tener ni tiempo para ejercer su función porque va a estar ocupado defendiendo y coordinando las defensas con sus abogados».

El mandatario, ahora de visita en España, quien sabe si tomando lecciones para continuar sus fechorías, dice que son injustas estas acusaciones porque “se deshizo de todos sus activos en cumplimiento riguroso de la ley”.

Lo cierto es que tendrá que vérselas con el pleno de la Asamblea, que convocará a un debate en relación con el informe de la Comisión de Garantías Constitucionales en un plazo de 30 días. Pero dictaminó que en ocho días Lasso deberá comparecer para entregar la información solicitada.

Con tantas evidencias, cualquiera entendería que no solo debería renunciar a su puesto de mandatario, sino que debería responder ante la justicia por semejantes juego de engaños y haberse metido en guaridas de contrabandistas para “proteger” su dinero, escapar de las reglas y de los impuestos, nada de lo que debería hacer un presidente.

(*) Periodista cubana de la Revista Bohemia.

Foto de portada: Agencia Press Shouth

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: