De alentador de bombardeos a minero de Bitcoin

Compartir

Por José Luis Méndez Méndez/ Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano

El belicoso Francis Suárez, alcalde de Miami, después de su reelección para el cargo con menos del doce por ciento de los votos emitidos y sin resistencia de otro aspirantes, tiene el camino libre para sus planes de convertirse en el minero de Bitcoin, más ambicioso de Estados Unidos, país que enfrenta problemas energéticos y en algunas de sus localidades ese tipo de minería está prohibida por el impacto negativo que tiene para los recursos de ese tipo, sobre todo usando para minar energía barata.

Este ecosistema cripto-económico divide al mundo, entre los países que lo favorecen y los decididamente declarados como sus enemigos. Esta polarización divide a los agentes socioeconómicos e incluso a la sociedad.

En el bando de los más adversos se sitúan China, Venezuela, o Corea del Sur. A estos se han sumado las restricciones a la minería de Bitcoin en una ciudad del propio Estados Unidos. Se debate sobre la legalidad, ilegalidad o hasta la alegalidad de Bitcoin y su minería. De manera que en la cuna del capitalismo, Estados Unidos, se empiezan a ver casos que restringen el minado de Bitcoin.

Mientras aumenta este debate, Miami pretende ser un lugar ideal para la llamada “criptominería limpia” El alcalde Francis Suárez, propone ofrecer energía nuclear a bajo costo, para impulsar la creación de una zona empresarial única destinada a estas empresas mineras.

Tras las críticas que se vienen realizado en todo el mundo, por el elevado consumo energético del minado de criptomonedas, en especial de Bitcoin, para el cual se emplea en mayor medida energías que no son limpias, como el carbón, gasoil y otras fuentes excesivamente contaminantes, ahora ha comenzado a buscarse alternativas para minar criptomonedas, empleando energías limpias.

A esto se suma el hecho, que en algunos países con enormes operaciones mineras, como China, desde hace algunos meses han comenzado a limitar y retirar los permisos a los grandes centros de minería, por lo que algunas de esas operaciones criptomineras están en peligro de cara al futuro porque lo más probable es que sean definitivamente prohibidas.

Para paliar esa posibilidad, en varias partes del mundo se han realizado invitaciones a esos grandes centros de minería para que muden sus operaciones a estos lugares. Y la ciudad de Miami en Florida, definitivamente está en la carrera por convertirse en una opción para la construcción de este tipo de centros de minado, no exento de riesgos y daños..

El alcalde de Miami, Francis Suárez, puja para lograr sus propósitos ambiciosos de erigirse como un abanderado y pregona una posición clara “pro criptomonedas“, además ejerce presión y trafica influencias para lograr posicionar el territorio bajo su mando como un centro ideal para la minería de Bitcoin y las criptomonedas, pero también para hacer de Miami, un centro de operaciones del mercado financiero para Bitcoin.

Para lograrlo, Suárez ha hecho una invitación abierta a todas esas empresas mineras y a las empresas Blockchain, incluyendo a las chinas, a establecerse en Florida, para atraer a los criptomineros al sur de Florida

El mencionado regente de Miami, ha contactado a mineros de criptomonedas para almibararlos y lograr que instalen sus operaciones cerca de la central nuclear de Turkey Point, en el sur de Florida, para emplear esa energía.

La propuesta forma parte del forcejeo de Suárez, quien añora ver en ruinas ciudades cubanas, anegadas en sangre como resultado de sus exigencias para que Cuba sea invadida por tropas norteamericanas e intentar recuperar la “democracia” made in USA en la Isla, se empeña en atraer a emprendedores de criptomonedas al sur de Florida, y se produce cuando los mineros enfrentan crecientes críticas por el uso extraordinariamente alto de energía, a menudo sucia.

La portavoz del jacobino Suárez, Soledad Cedro, confirmó las conversaciones, que fueron informadas por primera vez por el periódico The Wall Street Journal.

La minería de criptomonedas ha demostrado ser una de las fuentes de demanda de energía de más rápido crecimiento, lo que ha generado críticas de Gobiernos y empresas cada vez más preocupados por el negativo impacto ambiental. Los mineros utilizan grandes cantidades de potencia de cálculo y energía para verificar las transacciones en la cadena de bloques.

Por su parte, Suárez, un republicano ha aprovechado los efectos negativos de la pandemia para promover el sur de Florida como un destino para industrias emergentes, como la tecnológica y la de las criptomonedas. Aunque Turkey Point no está técnicamente en la jurisdicción de Suárez, se ha convertido en una especie de portavoz de facto sobre asuntos similares en la región, tras las poderosas tajadas de las comisiones que se pagan en las licitaciones.

El alcalde Suarez, ha hecho énfasis en que la minería que quiere para la ciudad sea la “limpia y barata” por eso ha hablado de energía nuclear. Además en su intención por atraer parte de este sistema criptográfico a Florida, está dispuesto a reducir el precio y gasto de la energía que se usa para esta actividad criptográfica, como una forma de captar a más empresarios.

De hecho, Suárez aseguró que logrará la reducción del precio de la energía, para ofrecer el kilovatio por hora que exigen los mineros para trasladar sus operaciones a Miami, sin importarle las lesiones al medio ambiente a este depredador ambiental.

Pero Suárez asegura que este no será el único beneficio, pues también las empresas de minería de criptomonedas que se muden para su ciudad, tendrán otros beneficios adicionales específicos `prometidos por el Alcalde, como una zona empresarial única creada especialmente para los proyectos de minería criptográfica.

Incluso, esta zona empresarial, además contará con concesiones fiscales, incentivos en materia de infraestructura y normativas más laxas a fin de promocionar tanto la inversión como el mercado laboral, todo a costa incluso del sacrificio de la naturaleza. Miami va directo a la bitcoinización.

(*) Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate y Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Getty Images

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: