Pastores por la Paz y el puente de dos vías

Compartir

Por Orlando Oramas León (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Cuando arrecia más el bloqueo contra Cuba, cuando Washington pretende elevar más el muro con el que cerca a la isla caribeña, desde los propios Estados Unidos llegó la Caravana de Pastores por la Paz, un antídoto contra el bloqueo de la potencia norteña.

Fue su ausencia un intervalo impuesto por la Covid-19 pero no resultó una separación silenciosa, sino que la solidaridad de estos representantes de lo mejor del pueblo estadounidenses transitó por  otras vías para mantener el contacto y las banderas.

Con los 75 caravanistas, buena parte de ellos jóvenes que nunca habían pisado suelo cubano, retornó otra vez el espíritu de Lucius Walker, el inspirador y fundador de este puente de amor, firme como el compromiso de su hija Gail y de sus más veteranos compañeros de causa.

Resulta un proyecto hecho realidad alentado por la Fundación Interreligiosa para la Organización Comunitaria (IFCO, por sus siglas en inglés), fundado en respuesta a la política agresiva de la administración del republicano Ronald Reagan contra los países latinoamericanos., en particular de América Central y el Caribe.

Frente a la guerra sucia en Centroamérica  y la desenfrenada hostilidad contra Cuba nació la caravana en 1988, que viaja a Cuba con su carga solidaria desde 1992.

La trigésimo primera de estas expediciones llegó el lunes a Cuba con un mensaje de amor, paz y unidad entre ambos pueblos cuando la política oficial de la Casa Blanca insiste en separarlos y cortar sus nexos históricos y naturales.

Llegó en un momento pico de la agresividad contra la mayor de las Antillas y en medio de una feroz guerra mediática según la cual en Cuba impera el caos y la represión.

Estuvieron aquí el 15 de noviembre, cuando en Miami aseguraban que el pueblo se lanzaría a la calle para derrocar a la Revolución.

Fueron testigos de la paz ciudadana, de la jornada festiva con la cual los habaneros y todos los cubanos celebraron la vuelta a la nueva normalidad tras acorralar a la Covid-19 y dejarla en mínima expresión.

Vivieron el retorno de miles de estudiantes a las escuelas, la reapertura de los aeropuertos a viajeros y turistas de todo el mundo y a las actividades culturales a las que asistió como una más el presidente Miguel Díaz-Canel, que incluso estuvo en la tradicional ceremonia nocturna por el aniversario 502 de San Cristóbal de La Habana.

No es casual que una de las primeras actividades de los caravanistas fuera visitar, hoy,  el Museo de la Denuncia, que en La Habana hace constancia de las variadas y criminales facetas de la guerra no declarada de Estados Unidos contra Cuba.

Sabía de esta guerra, pero no tenía conciencia de que el gobierno de Estados Unidos llegara a tales extremos en su afán de doblegar a los cubanos. Así dijo una integrante de la delegación de los Pastores a la televisión cubana.

“Estamos felices y es un placer para nosotros estar de regreso aquí en Cuba. Traemos caravanistas de 20 estados diferentes y esto es un trabajo que ha estado en proceso por muchos meses. Pero esto no se trata solo de Pastores por la Paz, se trata de toda la comunidad norteamericana que quiere estar aquí con ustedes hoy, que quiere compartir con ustedes esta apertura”, comentó otra expedicionaria.

Gail Walker ante los medios de prensa a su llegada a Cuba el 15 de noviembre. Foto: Yaimi Ravelo.

Antes, a su llegada a la isla, Gail Walker expresaba a la prensa:

«Hemos traído con nosotros este farol porque Cuba es la luz, Cuba alumbra el camino. Cuba es un ejemplo luminoso de la salud, de la educación, en todos estos campos Cuba es la luz que nos ilumina. Cuba no está sola, Cuba tiene amigos. No importa lo que digan los que nos odian, los que dicen que odian a Cuba o no la quieren. Nosotros estamos aquí para seguir esa luz y ayudarla”.

Es una relación ya historia entre IFCO-Pastores por la Paz y agrupaciones vinculadas que hacen realidad proyectos como el que llevó a Estados Unidos a jóvenes de aquel país convertidos en médicos formados en Cuba.

Así ocurre con los puentes cuando en ellos se transita en los dos sentidos.

(*)  Periodista cubano, autor de los libros “Raúl Roa, periodismo y Revolución”, “Pohanohara, cubanos en Paraguay” y “Cuentos del Arañero”.

Ilustración de portada: Adán Iglesia.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Un comentario en «Pastores por la Paz y el puente de dos vías»

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: