Vacuna obligatoria y cuarentena en Austria

Compartir

Austria impone cuarentena general en todo el país a partir del lunes, incluyendo a las personas ya inmunizadas, y establece la vacuna obligatoria desde el 1 de febrero, para luchar contra la nueva ola de coronavirus.

La cuarentena durará 20 días y luego seguirá para los no vacunados, anunció el gobierno.

Austria se convierte así en el primer país de Europa en establecer medidas semejantes frente al avance de la nueva ola de la pandemia.

La incidencia semanal cada 100.000 personas supera hoy el umbral de los 1.000 casos (1.034). Son en cambio 15.809 los nuevos contagios en las últimas 24 horas.

Cinco de las nueve regiones del país superan la incidencia de 1.000, con Salzburgo rozando los 1.800.

El gobernador de la región del Tirol, Guenther Platter, que actualmente preside la conferencia de los gobernadores austríacos, declaró que «desde el 1 de febrero la vacuna será obligatoria: solo así saldremos del círculo vicioso».

«Pese a meses de empeño no logramos convencer a bastante gente de vacunarse», lamentó el canciller Alexander Schallenberg, afirmando que «hay que mirar a la realidad de frente».

«Hay demasiadas fuerzas políticas que están en contra», agregó, hablando de un «atentado al sistema sanitario» y lamentando la

Platter subrayó la importancia de que el gobierno y las regiones se muevan ahora en la misma dirección. «Solo junto con la población podemos evitar la quinta ola», advirtió.

En las escuelas austríacas la mascarilla vuelve a ser obligatoria. Los niños, de todos modos, podrán quedarse en casa incluso sin certificado médico y recibirán «paquetes de estudio».

Si bien cada vez más países imponen un certificado de vacunación para algunas categorías, como el personal sanitario, son muy pocos en el mundo los que establecieron la vacunación obligatoria para los adultos.

Entre ellos se encuentran Tayikistán y Turkmenistán, dos estados autoritarios de Asia central, en tanto el Vaticano impuso vacuna obligatoria a todos los que trabajen en su territorio.

Asimismo Nueva Caledonia, territorio francés en el Pacífico Sur, impuso la vacunación a partir de fines de diciembre.

El confinamiento general anunciado hoy, que regirá hasta el 13 de diciembre, fue una «decisión difícil» que se volverá a evaluar dentro de diez días.

Ya desde el lunes de esta semana en Austria los dos millones de personas aún sin vacunar no podían dejar sus viviendas salvo para cuidados médicos, deporte o hacer las compras necesarias.

Pero ahora la medida alcanza a los 8,9 millones de habitantes. La tasa de vacunación austríaca es del 66%, algo menos del promedio europeo, pese al pase sanitario que se estableció en la primavera boreal.

Al parecer el confinamiento de los vacunados había dado resultados, ya que se notó una clara suba en el número de inscripciones en los centros de vacunación: sin embargo, los casos siguen en aumento.

Algo que no impide la organización, prevista este sábado, de una manifestación apoyada por el partido de extrema derecha FPO en Viena.

Se espera la asistencia de miles de personas, salvo el jefe del partido, Herbert Kickl, un antivacunas que dio positivo al coronavirus y que ante las nuevas medidas proclama que Austria es ahora «una dictadura».

Tomado de ANSA/ Foto de portada: EPA

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: