Assange: Cuando el crimen es señalar al criminal

Compartir

Por Pascual Serrano

Como nos recuerda el director de la Unión por las Libertades Civiles, Ben Wizner, mientras Assange está en prisión, los medios de comunicación que tuvieron acceso privilegiado y divulgaron los documentos de WikiLeaks fueron premiados por informar y mostrar los crímenes de guerra cometidos por el ejército de Estados Unidos y el Reino Unido en Irak y Afganistán.

El 10 de diciembre, el poder judicial británico aceptó la apelación de Estados Unidos para extraditar a Julian Assange, fundador de WikiLeaks, a Estados Unidos. Estados Unidos quiere juzgarlo por 18 delitos de espionaje e invasión informática por las revelaciones de su portal WikiLeaks, en el que expuso los abusos de ese país en las guerras de Irak y Afganistán.

El Tribunal de Apelaciones de Londres confirmó la apelación de Washington contra una decisión de enero que se había negado a entregar al activista con el argumento de que existía riesgo de suicidio. El caso volverá ahora al Tribunal de Primera Instancia de los Magistrados de Westminster para su remisión al Secretario del Interior, el conservador Priti Patel, quien deberá decidir si se lleva a cabo la extradición.

Encarcelado en una prisión de máxima seguridad de Londres desde su arresto en abril de 2019 en la embajada de Ecuador, donde vivió durante siete años, Assange podría enfrentar 175 años de prisión si es declarado culpable por el sistema judicial de Estados Unidos.

Inicialmente me vienen a la mente dos curiosidades. La primera es que fue precisamente este organismo británico el que, al contrario de lo ocurrido con Assange, negó la extradición del dictador Augusto Pinochet por motivos de salud. Un Pinochet que milagrosamente se alejó cuando descubrió que estaba libre. En el caso de Assange, por otro lado, su delicado estado de salud y depresión se agravó el 27 de octubre por un derrame cerebral. Bajo la dictadura de Pinochet, según la Comisión Nacional que investigó violaciones de derechos humanos, el número de víctimas llegó a 40.000, de las cuales 3.000 fueron asesinadas o desaparecidas. De Assange, el relator de la ONU que examina los casos de tortura y castigo cruel o degradante, Nils Melzer, dijo: «A menos que sea liberado de la presión constante del aislamiento, la arbitrariedad y la persecución, su salud entraría en una espiral descendente que sería fatal. El Reino Unido lo está torturando literalmente hasta la muerte «.

En segundo lugar, la decisión de extraditarlo se tomó precisamente el Día de los Derechos Humanos, día en que, en 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH). No olvidemos que Assange ha estado encarcelado en el Reino Unido durante más de una década, a pesar de que no ha sido condenado por ningún delito. Inicialmente fue arrestado en 2010 a solicitud de Suecia por un caso de presuntos delitos sexuales que fueron cerrados por el sistema judicial sueco en 2015, lo que significa que no hubo delito. Primero estuvo bajo arresto domiciliario, luego fue refugiado en la embajada ecuatoriana de 2012 a 2019 y actualmente se encuentra en prisión esperando el final del juicio actual.

Otra paradoja fue señalada por el director de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, Ben Wizner. Mientras Assange está encarcelado, los medios de comunicación que tuvieron acceso privilegiado y divulgaron los documentos de WikiLeaks fueron recompensados por informar y exponer los crímenes de guerra cometidos por el ejército de EE. UU. Y el Reino Unido en Irak y Afganistán.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) condenó la decisión y dejó en claro que «apoyará cualquier impugnación legal por parte del equipo de Assange». En un comunicado, el caso sería llevado a Naciones Unidas, uniéndose a decenas de grupos que han pedido al gobierno británico que libere al activista.

La decisión del «sistema de justicia» británico es aún más preocupante ya que una investigación periodística reveló en septiembre pasado que la CIA discutió la posibilidad de secuestrar y asesinar a Assange mientras estaba asilado en la embajada ecuatoriana en Londres. Más de 30 ex empleados afirman que el ex director de la CIA Mike Pompeo quería vengarse de WikiLeaks por publicar documentos clasificados de la CIA. El propio Pompeo llegó a reconocer la veracidad de la investigación cuando, entrevistado en el podcast The Megyn Kelly Show, dijo que «las 30 personas que presuntamente hablaron con uno de estos periodistas deberían ser procesadas por hablar de actividades confidenciales dentro de la Agencia Central de Inteligencia» posteriormente. . reconocer que «algunas partes son ciertas» sobre lo revelado en el informe. «Cuando los bandidos roban estos secretos, tenemos la responsabilidad de perseguirlos», dijo Pompeo.

El gran periodista y ganador del premio Pulitzer Chris Hedges lo expresó muy claramente:

«Cometió el mayor pecado del imperio. Lo denunció como una organización criminal. Documentó sus mentiras, su cruel desprecio por la vida humana, su desenfrenada corrupción y sus innumerables crímenes de guerra. Y los imperios siempre matan a quienes infligen heridas profundas y dolorosas «.

De hecho, para los Estados

Tomado de Resumen Latinoamericano/ Publicado originalmente en Comité Carioca de Solidaridad con Cuba

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: