Inauguración de la Exposición Memoria y Lucha en Venezuela: Una utopía hecha realidad

Compartir

Gustavo A. Maranges (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano EEUU.

El sábado 18 de diciembre se inauguró en la Sala 5 del Museo de la Estampa y del Diseño Carlos Cruz-Diez (MEDI), en Caracas, la exposición Memoria y Lucha de la comunidad Utopix. 

Cuando pensamos en política, lo primero que nos viene a la cabeza suele estar relacionado con economía, geopolítica o votantes. Sin embargo, a veces nos olvidamos de pensar también o incluso primero en comunicación o imagen. Estos dos factores se han convertido en parte central del funcionamiento de cualquier movimiento político o social, ya que las experiencias han demostrado que las ideas son estériles y perecederas si no somos capaces de comunicarlas adecuadamente y difundirlas lo más lejos posible.

El rápido desarrollo de la conectividad a Internet en todo el mundo ha hecho posible conectar con grandes audiencias en cuestión de segundos. El problema ahora es que existen demasiadas ideas dirigidas a un mismo público y en ocasiones contradictorias, por lo que solo las más atractivas consiguen y mantienen la atención de las audiencias. La publicidad y la propaganda se han convertido en enormes industrias respaldadas principalmente por grandes intereses corporativos cuyas mejores prácticas y herramientas no están al alcance de las pequeñas organizaciones. Por tanto, antes de que cualquier pequeña iniciativa crezca, por muy significativa que sea, debe ser lo sobre todo creativa, y eso es algo que el equipo de UTOPIX ha entendido perfectamente.

Oficialmente, UTOPIX lleva dos años funcionando, pero algunos de sus fundadores han trabajado por casi diez años con movimientos sociales y fomentando la colaboración entre ellos. En la actualidad, son más de 60 colaboradores entre diseñadores, periodistas, investigadores, ilustradores e informáticos, quienes han unido sus esfuerzos para marcar la diferencia en el mundo de la comunicación. Basándose en el anticapitalismo y las ideas contrahegemónicas, UTOPIX ofrece una forma alternativa de comunicar el sentir del tercer mundo y de los movimientos sociales, a través de un potente discurso visual, teniendo siempre presente que una buena imagen vale más que mil palabras.

Su última exposición se abrió al público el 18 de diciembre en Caracas, Venezuela, en el marco del 24º aniversario del Museo de la Estampa y el Diseño (MEDI). Esta es un ejemplo perfecto de cómo utilizar la creatividad y el arte para revindicar la historia de América Latina, que es, probablemente, nuestra arma más poderosa en la lucha por un orden mundial más justo y equitativo.

A propósito de esta iniciativa, tuvimos la oportunidad de entrevistar a Kael Abello, uno de los fundadores del grupo, sobre la exposición y el trabajo de UTOPIX en general.

Gustavo: Kael, antes de preguntarte algo sobre la expo, ¿En un momento mencionaste que parte del equipo de UTOPIX trabaja desde las cárceles de Estados Unidos?

Kael: Sí, es cierto. Tenemos un intercambio muy productivo con una organización estadounidense llamada Imprisoned Abolitionist Collective (IAC). A menudo ilustramos algunos de sus artículos, transformando sus sentimientos e ideas en imágenes. Sin embargo, hemos ido a más y ahora también nos envían verdaderas obras de arte desde las cárceles estadounidenses, las cuales estamos encantados de difundir y reproducir porque muchas de ellas tienen un fuerte significado revolucionario, no sólo para el arte sino también para la lucha de los movimientos sociales. El mundo y los Estados Unidos necesitan saberlo, y estamos encantados de ayudarles a allanar el camino.

Gustavo: Creo que la revolución, entendida como cambios positivos, es una idea permanente en el trabajo de UTOPIX; ¿cómo se refleja eso en su última exposición?

Kael: La expo es revolucionaria desde el principio, no sólo por su contenido sino por la forma en que fue pensada. El título «Memoria y lucha» es de por sí muy sugerente, sobre todo en estos tiempos en los que nuestras raíces son atacadas con el objetivo de borrarlas, ya que esos ejemplos y esa historia es nuestra mejor herramienta para construir un sistema más equitativo.

“Memoria y lucha” está estructurada sobre seis ejes principales:

1- Resistencia: Las luchas de los pueblos indígenas

2- Patria: Luchas de liberación nacional

3- Tierra: Luchas campesinas

4- Mujeres: Luchas por la igualdad

5- El trabajo: Luchas sindicales y obreras

6- Utopía: Los pueblos en el poder

Hemos intentado ser exhaustivos y concretos al mismo tiempo, ya que tenemos muchos ejemplos dignos de estar en esta exposición, por lo que hicimos una selección de forma que nadie quede excluido. Además, invitamos a más de 30 artistas de ocho países a participar en este proyecto, entre los que se encuentran mexicanos, cubanos, venezolanos, peruanos y otros.

La expo permite a los visitantes viajar a través de nuestras luchas históricas siguiendo una base cronológica o un tema específico, por lo que es una aproximación bidimensional. Se puede elegir ver el desarrollo de cada eje desde la colonia hasta el pasado reciente o hacer una radiografía de un periodo concreto y analizar el estado de las diferentes luchas en ese momento. También hemos querido ir más allá y añadimos algunos códigos QR a lo largo de la expo para actualizar con información más reciente el estado actual de las luchas políticas y sociales en la región, por lo cual es instructivo de alguna manera.

En esta expo, reunimos algunas de las mejores piezas que hemos realizado durante estos dos últimos años, los diseños que utilizamos para nuestro calendario 2022 y 24 carteles, que hacen referencia a los personajes de nuestras luchas sociales y políticas a lo largo de la historia. Todo ello se fusiona con otras muestras del museo en un intento por transmitir la mayor cantidad de información y sentimientos posibles, para que la experiencia sea completa y memorable.

Los 24 carteles, especialmente diseñados para esta ocasión, nos recuerdan que todo lo que hemos conseguido hasta ahora en América Latina nos lo debemos a nosotros mismos, al pueblo. Es fundamental contar nuestra historia a través de un relato colectivo, dejando de lado los enfoques centrados en papel de las personalidades en la historia. Nosotros somos los protagonistas de nuestra historia. Por supuesto, el liderazgo es importante, pero el discurso tradicional de que una vez que un líder fallece todo está perdido, es erróneo. Por lo tanto, tenemos que luchar contra esta idea que reduce movimientos enteros a una persona, nos hace débiles, y nuestra fuerza está en la colectividad, la diversidad y la unión.

Este último pilar fue la última intención de «Memoria y lucha». Las piezas de una misma temática estaban unidas líneas de colores diferentes. Estas conjunto de líneas terminó por delinear un mapa de América Latina en el suelo de la sala, lo cual es una hermosa forma de representar la diversidad que representamos y cómo la unidad es la única vía para marcar una diferencia en el mundo actual.

Gustavo: Esta es una experiencia maravillosa para quienes visitan la expo. ¿Cómo lo ha recibido el público? ¿Y existe la posibilidad de hacer una visita virtual?

La inauguración fue impresionante. Vino mucha gente, casi 100, lo cual es notable dada la capacidad de la sala y la situación de COVID-19. Creo que los que fueron disfrutaron de la visita, incluso el ministro de Cultura de Venezuela, Ernesto Villegas, y el presidente de la Fundación de Museos Nacional, Clemente Martínez, asistieron e hicieron buenos comentarios sobre el evento.

En cuanto a la posibilidad de virtualizar la expo, es algo que teníamos en mente desde el principio, y estamos trabajando en ello. Así que esperamos que esté listo para finales de enero o febrero.

Después de la sesión inaugural, también quisimos entrevistar a uno de los artistas participantes en este evento para conocer la experiencia desde otro punto de vista. Por eso nos pusimos en contacto con Kalia Venereo, una diseñadora cubana que ha colaborado estrechamente con UTOPIX.

Gustavo: Kalia, ¿qué te movió a colaborar con UTOPIX, y específicamente en esta expo?

Kalia: Trabajar con UTOPIX es realmente motivador porque pretenden visibilizar las luchas regionales transformándolas en piezas de comunicación visual, teniendo en cuenta una amplia gama de visiones artísticas de diferentes países. Esto hace que UTOPIX sea un proyecto singular y muy fuerte. Participar en algo así me hace sentir orgullosa. Se trata de una exposición muy bien estructurada y equilibrada en todos sus aspectos, desde los participantes hasta la amplitud histórica.

Gustavo: Según tu experiencia, ¿qué utilidad o necesidad tiene el arte en el proceso de transformación política de las sociedades latinoamericanas?

Kalia: El arte y la cultura siempre han acompañado las luchas de los pueblos, y el diseño y la ilustración no se han quedado atrás. En el contexto digital en que vivimos, la comunicación visual está presente todo el tiempo. Y es precisamente el diseño la herramienta perfecta para traducir las ideas en imágenes y debe convertirse en un altavoz de las luchas y reivindicaciones de los pueblos, así como también tiene la misión de inmortalizar nuestra historia visual, para que sirva de referencia a las nuevas generaciones.

Gustavo: En el caso particular de Cuba, ¿cómo es esta relación arte-política?

Kalia: Específicamente la cartelística de las primeras décadas de la Revolución es un ejemplo de cómo eso funcionó. Se puede estudiar la construcción de una nueva sociedad cubana a través de los carteles que acompañaron el proceso de transformación. Cuando no había televisión en toda Cuba, los carteles llegaban a los lugares más alejados para anunciar las buenas nuevas, y cuando la campaña de alfabetización no había beneficiado a todos, los carteles informaron al pueblo de las cosas que debía saber.

Pero, por desgracia, ese vínculo se ha deteriorado a lo largo de los años. Hoy en día, no hay mucha relación entre la política y el arte y el diseño, y ambas partes son responsables de ello. Se han divorciado un poco y eso es grave. Por lo tanto, como país, tenemos que renovar ideas y conceptos, refrescar los códigos de representación, las metáforas y las imágenes que nos representan para poder entendernos comunicar de forma más efectiva.

El desarrollo de esta experiencia es alentador y necesita expandirse para desafiar la hegemonía corporativa en la batalla de las ideas y por la verdad. Proyectos como UTOPIX deben tener más espacio en nuestras estrategias para difundir nuestras ideas y conectar con la gente, sobre todo para los jóvenes, que siempre se sienten atraídos por los productos visuales de buena calidad. A través de su trabajo y de esta exposición, UTOPIX nos ha demostrado que es posible acercarse a la historia y a las tradiciones de una manera moderna. No todo lo que es antiguo tiene que ser tratado de forma anticuada.

 

(*) Cubano, Licenciado en Ciencia Política. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: