¡Nos queremos vivas! Basta de feminicidios en México

Compartir

Por Patricia María Guerra Soriano/ Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano

A cada minuto, de cada semana / Nos roban amigas, nos matan hermanas / Destrozan sus cuerpos, los desaparecen / No olvide sus nombres, por favor, señor presidente1.

Cuando el 7 de marzo de 2020, en el Zócalo de la Ciudad de México, la cantautora mexicana Vivir Quintana estrenó Canción sin miedo en una colaboración con la chilena Mon Laferte, esas letras se convirtieron en un himno feminista, en un símbolo de lucha y unión para América Latina y el mundo, repitiéndose y adaptándose a cada realidad, a cada contexto, a cada sufrimiento y recordando que en México, la violencia de género, los feminicidios y las desapariciones forzadas de mujeres y niñas se enquistaron dolorosamente en las arterias de la sociedad.

Tal es así que, en 2021, en ese país han sido asesinadas 3 462 mujeres, lo cual representa un promedio de 10 mujeres al día, de acuerdo con datos publicados este domingo por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Ese organismo notifica que, del total de mexicanas asesinadas, 2 540 han sido víctimas de homicidio doloso y 922, de violencia machista, casos que se han incrementado un 3, 25 por ciento frente a las cifras reportadas en los primeros 11 meses del pasado año al registrarse 893 asesinatos por igual causa.

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), el feminicidio es “la muerte violenta de mujeres por razones de género, ya sea que tenga lugar dentro de la familia, unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, en la comunidad, por parte de cualquier persona, o sea perpetrada o tolerada por el Estado y sus agentes, por acción u omisión”.

Desde esta perspectiva, el Código Penal mexicano establece la ocurrencia de un feminicidio cuando median razones de género en alguna de las siguientes circunstancias: La víctima presenta signos de violencia sexual de cualquier tipo; se han infligido lesiones o mutilaciones inflamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia; existen antecedentes, datos o medios de prueba de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima; haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza; se encuentren datos o medios de prueba que establezcan la ocurrencia de amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima; la persona ha sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida y su cuerpo, expuesto o exhibido en un lugar público.

Por todas las compas marchando en Reforma / Por todas las morras peleando en Sonora / Por las comandantas luchando por Chiapas / Por todas las madres buscando en Tijuana

La forma más extrema de violencia contra las mujeres reflejada en este tipo de crímenes se mantuvo en los mismos niveles que en 2020, con una diferencia de apenas 0,3 por ciento con respecto a 2021.

El SNSP señala que en agosto del presente año se ha producido el mayor número de feminicidios en México desde que existe un registro, con 271 víctimas de homicidio doloso y 111 asesinatos por razones de género o violencia machista.

Aministía Internacional reconoció en Juicio a la justicia, un informe que, en septiembre de 2021, expuso las deficiencias en las investigaciones penales de feminicidios precedidos de desaparición en el Estado de México, cómo también los feminicidios evidencian la falta de actuación por parte de las autoridades ya sea por indiferencia, ausencia de voluntad, negligencia o falta de capacidad.

Pese a que las cifras publicadas por el SNSP pueden ser inferiores a las reales, los números estremecen por la angustia que sacude a las familias de las víctimas en cualquier Estado de la nación, principalmente en regiones como Edomex, con la mayor cantidad de feminicidios al reportar 132 asesinatos de enero a noviembre y otras como Jalisco, Veracruz, Ciudad de México y Nuevo León.

Las estadísticas oficiales indican que, de los 2 mil 420 municipios en el país, 420 han informado al menos un feminicidio este año; de esos territorios, Ciudad de Juárez, Chihuahua, Culiacán y Sinaloa acumulan los peores números.

El deber de investigar cada feminicidio es una obligación del Estado, la cual tiene que ser asumida con diligencia para evitar la impunidad y la repetición de los hechos y arraigue de una vez que la violencia de género no puede ser tolerada ni aceptada.

Cantamos sin miedo, pedimos justicia / Gritamos por cada desaparecida / Que resuene fuerte “¡nos queremos vivas!” / Que caiga con fuerza el feminicida

1Fragmentos de “Canción sin miedo”, de la cantautora mexicana Vivir Quintana.

(*) Periodista cubana, escribe en Cubaperiodistas, sitio web de la Unión de Periodistas de Cuba.

Foto de portada: Manuel Velásquez /Agencia Anadolu

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: