Sospechoso en asesinato del presidente de Haití es detenido en Panamá

Compartir

Un presunto miembro del grupo involucrado en el asesinato el año pasado del presidente de Haití, Jovenel Moïse, ha sido detenido mientras transitaba por Panamá después de su liberación por un tribunal de Jamaica.

Mario Antonio Palacios, de 43 años, ex miembro del ejército colombiano, es acusado por las autoridades haitianas de formar parte de un grupo mercenario que torturó y mató a Moïse e hirió a su esposa, Martine, durante un ataque a la casa privada de Moïse en julio.

Palacios ha admitido en una entrevista con los medios estar en la habitación de Moïse durante el asalto en el que murió el presidente, pero ha negado estar involucrado en el asesinato.

Palacios entró ilegalmente en Jamaica y fue detenido en prisión después de su arresto en octubre, mientras que los tribunales consideraron una solicitud de extradición de Haití.

Jamaica ordenó su deportación a Colombia, pero mientras transitaba a su país de origen a través de Panamá fue interceptado en el aeropuerto y se cree que fue puesto en un vuelo a los Estados Unidos, que, al igual que Haití, ha emitido un aviso rojo de Interpol solicitando su arresto.

Las autoridades de Panamá no han emitido ningún comentario público sobre el asunto, pero una persona familiarizada con el asunto en Panamá confirmó que Palacios había sido detenido.

Un video compartido con Reuters por la fuente, que se negó a ser identificado, mostró a dos agentes de inmigración escoltando a un hombre, cuyo rostro no se mostró, a través de lo que parecía ser el aeropuerto de Panamá.

El canal de televisión colombiano Noticias RCN también informó de la detención.

Una fuente oficial citada por el sitio de noticias colombiano El Tiempo dijo: Parece muy seguro que Palacios será enviado a los Estados Unidos porque el proceso [legal] allí se impulsó urgentemente y tienen un avión listo para él. Según algunos informes, Palacios estaba siendo llevado a Miami.

La detención de Palacios en Panamá marca el último giro en la saga de la investigación del asesinato de Moisés, que sigue sumido en gran medida en el misterio.

Las autoridades jamaiquinas dictaminaron que la solicitud de extradición de Palacios por Haití no cumplía con sus requisitos legales. Esta solicitud, como cuestión de derecho, no pudo proceder, no pudo procesarse y estaba destinada a fracasar, dijo Paula Llewellyn, directora de enjuiciamientos públicos de Jamaica (DPP), el viernes.

Según los informes, Palacios no había sido nombrado sospechoso del asesinato, sino que estaba siendo buscado por un cargo de robo a mano armada.

El fin de semana pareció que al colombiano se le permitiría viajar a casa después de que lo fotografiaran estrechando la mano del embajador colombiano en Jamaica, Jairo Clopatofsky Ghisays.

Se cree que Palacios es el último del presunto grupo de mercenarios en ser detenido.

En una entrevista concedida mientras todavía estaba escondido, insistió en que no tenía conocimiento de quién mató a Moïse. No sé quién lo mató. Lo digo de corazón por mi familia, por mis hijos, le dijo a la Semana, aunque admitió que había entrado en la casa de Moïse.

Según un informe preparado por la policía haitiana y filtrado a varios medios de comunicación, Palacios, también conocido por su apodo de Floro, está acusado de ser uno de los instigadores del asesinato de Moïse el 7 de julio.

Está acusado de ser uno de los 26 colombianos y dos haitianos estadounidenses que formaron un escuadrón de hits que irrumpió en la residencia privada del presidente en medio de la noche afirmando ser parte de una operación de la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos.

Moïse recibió un disparo una docena de veces y también parecía haber tenido un ojo arrancado durante el asalto.

Ninguno de los colombianos sobrevivientes capturados en Haití ha sido llevado a juicio, y la motivación detrás del asesinato sigue sin estar clara en medio de afirmaciones contradictorias.

El sábado, hombres armados intentaron matar al primer ministro de Haití, Ariel Henry, durante un evento para conmemorar el aniversario de la independencia del país, dicen las autoridades.

El incidente ocurrió en una iglesia en la ciudad norteña de Gonaïves. El video publicado en línea mostró al primer ministro y a su séquito luchando hacia sus coches en medio de intensos disparos.

Tomado de The Guardian/ Foto de portada: Andrés Martínez Casares / Reuters

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: